Torre de Cañavete

TORRE DE CAÑAVETE, ALARCÓN II

Tipología:

Icono_Torre
Nombre del Castillo:
Torre de Cañavete
Población:
Alarcón
Provincia:
Cuenca
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
El nombre de “Atalaya” es de origen árabe y significa “lugar alto o torre desde donde se vigila”. La torre de Cañavete, se sitúa al Oeste del castillo, cerrando la península de los Alarconcillos, evitando así que nadie entre por la parte trasera de la villa. La torre de Cañavete, forma parte del conjunto defensivo más avanzado de Alarcón.

Los orígenes de Alarcón se pierden en los tiempos. Íberos y romanos estuvieron aquí, aunque su nombre actual procede de tiempos de la dominación árabe.

En el año 780 se refugió en Alarcón, fingiéndose ciego, Muhamed el Feheri, hijo del depuesto reyezuelo de Toledo. También prestó asilo a Abderramán, y escondite de Omar Ibn Hafsun, azote de los emires cordobeses.

Después de la conquista de Cuenca en 1177, Alfonso VIII dirigió sus tropas hacia la Alarkum musulmana, y en 1184, tras 9 meses de asedio, las tropas formadas por caballeros extremeños y capitaneadas por el asturiano de origen real Martín de Ceballos entraron en la ciudad, después de que, según se cuenta, Martín de Ceballos escalara las paredes de la muralla apoyándose sobre dos dagas vizcaínas.

Más tarde se anexionan a Alarcón todos los territorios conquistados en buena parte de la Mancha conquense y albaceteña, y se le concedió fuero propio. La orden de Santiago construyó en Alarcón un Hospital de Peregrinos.

Alfonso VIII estableció su corte en Alarcón durante casi todo el año de 1211, preparando la decisiva batalla de Navas de Tolosa en 1212, en la que se destacó el Consejo de Alarcón, con su propio ejército.

A principios del XIV las tierras de Alarcón fueron cedidas al infante Juan Manuel, quien escribió al abrigo de sus muros la mayor parte de su obra literaria, y restauró la fortaleza. La torre sería edificada en este siglo XIV para proteger la entrada a la península de los Alarconcillos y la retaguardia de la villa.

Finalmente pasó a ser dominio del marquesado de Villena, con el que los reyes católicos tendrían numerosas disputas en su intento por reducir el poder feudal de la época. En esta época Alarcón fue protagonista de sus últimas batallas, ya que se convierte en el centro de la resistencia del marquesado frente a los monarcas. En el año 1471, el marqués buscó refugio entre los muros de esta fortaleza a causa de su enfrentamiento con las tropas de los reyes católicos. El desenlace de tal pugna terminó con la imposibilidad de los reyes de tomar el castillo, por lo que se firmó un tratado.

Ya en el siglo XIX, sufrió las guerras carlistas. A partir de entonces, comenzó la restauración del castillo.

 

La torre albarrana de Cañavete se levantó a base de mampostería con una estructura simple y una planta cuadrada.

Disponía de puerta a su costado, pero no se conserva y conserva parte de la muralla que la flanqueaba y que servía de protección a la retaguardia del recinto amurallado de Alarcón por el istmo formado por el primer meandro del Júcar, cortando así la posibilidad de acceso a él.

Visitable:
Enlaces Relacionados: