Palacio de Les Pallargues

PALACIO DE LES PALLARGUES (PLANS DE SIÓ) III

Tipología:

Icono_Palacio
Nombre del Castillo:
Palacio de Les Pallargues
Población:
Les Pallargues (Plans de Sió)
Provincia:
Lleida
Estado:
Buen estado
Datos de Interés:
El castillo de Les Pallargues se construyó en el siglo XI, en un emplazamiento aislado y en el punto más alto al lado del río Sió, cuando caballeros cristianos, que acababan de expulsar a los sarracenos, de una zona de contacto entre las comarcas catalanas de la Segarra y l’Urgell, erigieron un castillo encima de un profundo pozo. En su origen el castillo constaba con una torre de vigilancia y defensa.

La primera referencia de esta fortaleza se remonta al 1040 con motivo de la 2ª consagración de la Seu d’Urgell en el que se hace mención de la posesión, por parte de la iglesia del castillo de Guissona, del «castellum Espalargi», que formaba parte de su territorio. Otras documentaciones hablan de que a esta construcción se la denominó “de Espallargues” (en referencia a los pallers, pajares, que tanto abundaban por estos lares).

En el año 1061 Bernardo obispo de Urgell, dio a la canónica de Solsona y sus canónigos los alodios que tenía al término del castillo de Les Pallargues.

El castillo experimentó una ampliación muy importante en época gótica (siglo XV), dándole un aspecto de gran casal señorial. También tuvo que ser restaurada hasta adquirir el aspecto actual como consecuencia de los bombardeos de la guerra civil y la ocupación militar que tuvo que sufrir. Durante la guerra civil, parte del palacio se convirtió en improvisado hospital.

El castillo palacio ha tenido desde su construcción diversas familias propietarias, durante el año 1315 su propietario era Don Berenguer de Rajadell y un año más tarde lo sería el señor de Concabella, quienes lo conservarían durante parte del siglo XIV y parte del XV. A finales del siglo XVI pertenecía a la familia Argençola, que emparentó en el siglo siguiente con los Rocabertí. En el año 1705, el señor del castillo, Jeroni de Rocabertí, tuvo que huir temporalmente a Madrid por su fidelidad a Felipe V durante la Guerra de Sucesión. Después de diversos cambios de titularidad, el castillo fue adquirido por la familia Rovira, la actual propietaria.

 

La fortaleza fue levantada con una fábrica de sillería con una planta irregular formada por 3 polígonos que se fueron aumentando de tamaño según las ampliaciones por las necesidades de cada época.

En la fachada principal destaca un arco gótico de 13 metros de altura y los restos de un torreón cilíndrico en una esquina, que fue amortizada al construir el edificio actual allá por el siglo XVI.

El castillo distribuye su interior en planta baja donde se encuentran las dependencias destinadas a los servicios (cuadras, utensilios tradicionales y la antigua sala de guardia). Siguiendo por una escalera de piedra se llega a la planta noble, presidida por la sala capitular, estancia sobria y elegante de amplias dimensiones, rematada con una colosal cúpula. La sala capitular está comunicada con la capilla de Sant Miquel, pudiendo admirarse un escudo de piedra de los Rocaberti, una de las antiguas familias propietarias del castillo. Coinciden con esta sala el antiguo dormitorio y la terraza.

En el patio una escalera de caracol conduce a los calabozos. También posee un pozo de hielo, una bodega con viejas botas y una curiosa fuente de donde salía el vino fermentado en una gran tina anexa, y el sistema de canalización empotrado en la piedra para recoger las aguas pluviales.

Visitable:
Enlaces Relacionados: