Palacio castillo de Ador

Palacio castillo de Ador, Azlor II

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Palacio castillo de Ador
Población:
Azlor
Provincia:
Huesca
Estado:
Restos
Datos de Interés:
Se halla al sur de la población equidistante entre Azlor y Azara. Se ubica sobre un cerro prominente en la margen izquierda del barranco de la Clamor, en el monte de Alcalá sobre un promontorio rocoso.

El topónimo “Ador” significa ad-dūr (La Casa) lo que soporta tesis de un posible origen árabe.

Su nombre aparece por primera vez en la documentación en tiempos de Pedro I, en 1095, cuando la conquista de Naval. Se desconoce su historia posterior hasta el siglo XV en que pertenecía a Pedro Naya. Tras el siglo XV, perdida su finalidad militar, sufre un proceso de conversión a palacio similar a otros castillos de su entorno. Los sucesores de Pedro Naya, fueron los barones de Alcalá, que abandonaron el lugar en época indeterminada, quedando reducido a ruinas.

El palacio tiene su mayor destello de fama en el siglo XVIII como casa natal de su hijo, el primer barón de Alcalá, Martín Naya y como residencia de su nieto Pedro Naya.

Formaría probablemente parte de una línea defensiva que iría a lo largo de las estribaciones montañosas por Peraltilla, Azara, Azlor, Ador y Fernagüelo.

El palacio castillo de Ador, que en su origen tuvo un carácter defensivo, es en la actualidad un caserío rural.

 

El castillo fabricado a base de sillería con una estructura simple y una planta rectangular, contaba con una cerca de planta rectangular que lo rodeaba, de la que apenas quedan restos.

El castillo es también de planta rectangular, del que quedan los muros exteriores, en los que se abren numerosos vanos de diferente factura y conserva las torres defensivas originales en el perímetro.

Destaca una torre rectangular, con basamento de sillería. El edificio en sí consta de 2 plantas: una original de piedra y un añadido de ladrillo probablemente derivado de su transición a palacio.

Hay numerosos vanos abiertos en sus muros de sillar en los que subsisten dos aspilleras originales en los muros norte y este, diversas puertas con arcos de medio punto y vanos abiertos en los muros.

En el interior del castillo había una ermita dedicada a San Gil, de planta rectangular con bóveda de lunetos realizada en ladrillo, al que se accede por puerta de arco de medio punto.

En la zona este fuera del castillo se halla otra pequeña construcción en la que cobijan cuatro cisternas de tipología cuadrada.

Visitable:
Enlaces Relacionados: