Muralla de Belver de los Montes

MURALLA DE BELVER DE LOS MONTES

Tipología:

Icono_Muralla
Nombre del Castillo:
Muralla de Belver de los Montes
Población:
Belver de los Montes
Provincia:
Zamora
Estado:
Restos
Datos de Interés:
Aunque los orígenes poblacionales del municipio se sitúan mucho antes, la fundación de la actual localidad de Belver de los Montes se remonta a cuando fue fundado por los reyes leoneses, que erigieron una fortaleza en la localidad para defender la frontera oriental frente a los ataques de los castellanos en esta área.

Inicialmente denominado Villa Ceth, en el reinado de Alfonso IX de León ya se habla del “castello de Belveer” y de “Petrus Lupi alcaide de castello de Belveher“.

La construcción de la cerca debió realizarse a comienzos del siglo XIII, según se desprende de la concordia establecida en 1214 entre el monasterio de Sahagún (de quien dependía el cenobio de San Salvador) y el concejo de Villaceth. En el acuerdo, ratificado por Alfonso IX, se recogía que el abad de Sahagún entregaba por 17 años la tercera parte de los diezmos al concejo “ad faciendam cercam vestram de villa vestra ad defensionem personarum et rerum vestrarum”.

La cerca se construía, como refugio o defensa de las personas de la villa en caso de necesidad, pues el caserío o, al menos, sus principales construcciones se ubicaban extramuros, caso de la iglesia de Santa María y el propio monasterio de Salvador.

Las obras de la construcción de la muralla debieron realizarse pocos años después de que el monarca leonés ordenara la edificación del castillo. Se trataría, en todo caso, de complementar o reforzar la fortificación de un núcleo de población en expansión, que había ido prosperando en torno al monasterio de San Salvador, hasta el punto de lograr atraerse el mercado que antes se celebraba en la vecina villa de Bustillo.

Castillo y recinto amurallado cumplirían así una función de acrópolis, a los que se recurriría en caso de necesidad de buscar amparo o refugio, en tanto la actividad cotidiana se extendía extramuros, en la parte baja del cerro y a la vera del río Sequillo y de su fértil vega.

 

El recinto amurallado con panta irregular se realizó con canto rodado unido por mortero de cal y pudo tener una altura cercana a los 6 metros.

La entrada que da acceso al recinto se abría en el extremo sureste de la parte baja. La puerta está formada por dos muros de 6,5 m. de largo por 4 metros de altura que se adosan a la cerca. Sin duda la altura debió ser mayor, pues el actual nivel del suelo es de relleno, fruto del derrumbe y arrastre de sedimentos hacia la parte baja. La cerca tiene, al contacto con los muros, una anchura de 2,10 m., de modo que la longitud de la entrada se prolonga hasta los 8,60 metros. El vano de acceso tiene una anchura de 2,70 m. En el muro más oriental se observan dos líneas de cuatro troneras, situadas en la parte alta, y similares a las del torreón de poniente.

En el interior de este recinto se ven fragmentos de teja y cerámica común, escoria de fundición, así como restos óseos de animales.

Visitable:
Enlaces Relacionados: