Castillo y muralla de Andújar

Andújar

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo y muralla de Andújar
Población:
Andújar
Provincia:
Jaén
Estado:
Castillo desaparecido y restos de la Muralla
Datos de Interés:
Andújar fue una zona poblada desde época temprana. Es en la época romana cuando se construyen las primeras fortificaciones en Andújar, vinculadas al control del puente que permitía vadear el río Guadalquivir, y cuando comienza a adquirir gran relevancia gracias a la producción de cerámica terra sigillata que, incluso, llegó a exportarse por todo el imperio.

En la segunda mitad del siglo VIII, Anduyar como lo llamaron los árabes comenzó a crecer en detrimento de la antigua Isturgi (hoy Los Villares de Andújar). En el año 888 el emir Abd Alláh llevó a cabo, el proyecto de repoblar y fortificar la ciudadela. En la época de Abderraman III la ciudad aumento la guarnición militar, aumentando aún más su industria y comercio, sumándose a su prospera economía agrícola.

La fortificación definitiva del poblado será obra de los almohades a partir de 1116, convirtiéndose en el centro de la comarca y los ricos cultivos de secano, cambiaron y crecieron por el regadío, construyendo a crear un amplio abanico de patrimonio hidráulico como presas, acequias, norias y pozos. Años después, la fortificación de la ciudadela, tuvo que ser reparada debido a los daños causados por un terremoto que asoló la población.

A partir del año 1148 comenzará, un asedio a la ciudad que sería efímeramente conquistada por Alfonso VII.

A partir de la batalla de las Navas de Tolosa (1212), los castellanos convirtieron la fortaleza en un instrumento estratégico para avanzar líneas, desde Vilches, que favorecieran el control de la ruta del Guadalquivir y la contención de Córdoba. Finalmente, la ciudadela se rindió a Fernando III, en el año 1219, tras el pacto de las Navas de Tolosa, por el que la ciudad fue entregada pacíficamente junto a la Villa de Martos y ambas ciudades fueron entregadas a la orden de Calatrava, avanzando líneas por el Valle del Guadalquivir y conteniendo las ofensivas que procedían de Córdoba.

En el año 1297 el castillo fue asaltado por Muhammad II sin que el Infante Don Enrique maestre de Calatrava y Don Alonso Pérez de Guzmán pudieran defenderlo.

Los reyes católicos autorizaron un desmantelamiento parcial en pago de prestaciones. Con la visita de Isabel II se derribó la puerta del Peso de la harina (que comunicaba la ciudad con la Sierra) y después los Arcos Grande y Chico, y poco a poco cayeron las puertas del Alcázar, del Sol, de Santa Clara, de Córdoba, de la Merced y la puerta Barrera.

Con la guerra de la independencia las tropas de Dupont y Blondeau en vísperas de la Batalla de Bailén, destrozaron muchas de las murallas que aún quedaban y tras la desamortización de Mendizabal el castillo se transfirió a la tutela privada, reservándose el derecho de la ciudad a su utilización cuando existiera peligro, pasando a casa de vecinos, casino.

El 5 de Enero de 1932, se aprobó por unanimidad de todas las fuerzas políticas el derribo del castillo (el castillo ocupaba la manzana en la que hoy se encuentra la Sala Tívoli).

 

Sobre la antigua cerca romana, los almohades construyeron el castillo cuyas murallas cercaron aproximadamente 15000 metros, con una fortísima muralla de 48 torres, 4 puertas ochavadas, 7 puertas que, con el tiempo, pasaron a ser 12, junto al alcázar, terraplenes, antemuros y fosos. El castillo se encontraba rodeado de murallas y aislado respecto de la población.

Esta muralla sería realizada a base de tapial y sillería con una estructura simple y una planta cuadrada. De ella únicamente conserva varios torreones del recinto, de planta cuadrada y un fragmento de muralla.

Visitable:
La muralla si, el castillo está desaparecido
Enlaces Relacionados: