Castillo Jadraque o del Cid

Tipología:

Nombre del Castillo:
Castillo Jadraque o del Cid
Población:
Jadraque
Provincia:
Guadalajara
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
El castillo de Jadraque, o castillo del Cid, está a las afueras de la localidad de Jadraque, formando parte de una serie de construcciones defensivas siguiendo la ruta romana, situado en un alto cerro (descrito por Ortega y Gasset como «el más perfecto del mundo»), donde los árabes construirían una primera fortificación (probablemente una atalaya fortificada de finales del siglo VIII) estratégicamente puesta para vigilar los caminos y el paso por el valle, que abre el curso medio del rí­o Henares.

Aunque el castillo de Jadraque data del siglo XV nos remite a los siglos IX y X, por unas menciones del cronista musulmán Áhmad ibn Muhámmad al-Razi quien en el siglo IX cita a esta posición y una fortaleza ya que al parecer sus cimientos del castillo se asientan sobre una fortaleza de origen califal (de este modo Jadraque, formarí­a parte de los emplazamientos defensivos de la marca media califal, entre los que también se encontrarían Atienza o Sigüenza).

El nombre actual de “Jadraque” deriva del árabe “xaradraq” que, de acuerdo con algunas interpretaciones etimológicas, significa «campo verde«, aunque según la RAE, Jadraque proviene del árabe “sadrat” y alude al tratamiento de respeto que se da a los sultanes y prí­ncipes musulmanes.

En algunas interpretaciones, Jadraque serí­a la localidad de Castejón, la que “está junto al Henares”, citada en el Cantar de mí­o Cid frente a la localidad de Castejón de Henares, que se halla frente al rí­o Dulce y en el valle del mismo nombre.

Esta atalaya fortificada, sería conquistada en el año 1085 por Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, durante su destierro. Las crónicas nos cuentan cómo Jadraque pasó, como buena parte de la taifa de Toledo, a manos de Alfonso VI en ese año, pasando a formar parte del Común y Villa de Atienza.

En el año 1434, Juan II, rey de Castilla, donó la villa y sus tierras anexas a doña Marí­a de Castilla (nieta del rey Pedro I el Cruel), en ocasión de su boda con el cortesano castellano Don Gómez Carrillo y debido a este estado señorial así creado fue heredado por Don Alfonso Carrillo de Acuña. En el año 1469 se lo entregó, por cambio de pueblos y bienes, a Don Pedro González de Mendoza, a la sazón obispo de Sigüenza, y luego Gran Canciller con los Reyes Católicos.

Será el cardenal Mendoza quien, a partir del año 1470, una realiza una reforma integral del castillo, atendiendo más a normas residenciales que guerreras, entregando en el momento de su muerte a su hijo mayor y más querido, Don Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, marqués de Zenete y conde del Cid.

A lo largo de los siglos la fortaleza ha conoció pocas guerras, disfrutando de épocas de paz, quizá por ese motivo ha sido morada de diversos reyes castellanos y españoles, como los reyes católicos, Carlos I, Felipe II, Felipe IV o Felipe V, así como de aristócratas o personajes ilustres que pedían asilo durante sus viajes.

El castillo sería propiedad de la casa Mendoza hasta finales del siglo XIX, cuando el Duque del Infantado, que también es Duque de Osuna, saca a subasta pública el castillo en el año 1888-1889, ganándola el Ayuntamiento de Jadraque por 305 pesetas y manteniendo esta propiedad municipal hasta la actualidad.

 

Los muros perimetrales se adaptan perfectamente a la superficie del terreno. El recinto está construido en sillarejo, con piedra escasamente trabajada y con sillares perfectamente elaborados y colocados en hiladas.

En el sistema constructivo del interior es a base de sillería y sillarejo con una estructura simple y planta alargada Sus muros son altos y muy gruesos, sin ventanas, vanos ni saeteras y reforzados a tramos por 6 torres de forma circular y otras 2 de forma cuadrada, adosadas al muro principal.

El patio principal, la de mayor extensión, en el que se ubican 2 aljibes de agua de lluvia, diversas estancias de servicios, 1 torre pentagonal que haría las veces de torre del homenaje, de época cristiana, y el pórtico en forma de “U” que antecede a la parte noble del palacio.

La puerta principal de acceso está situada al sur, está flanqueada por 2 torres, 1 cuadrada y 1 redonda.

A través de una escalera incrustada en el propio muro del norte, se asciende al adarve que puede recorrerse en toda su longitud.

Visitable:
Enlaces Relacionados: