Castillo del Barranco del Secano o de La Reina

Imprimir

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo del Barranco del Secano o de La Reina
Población:
Lanteira
Provincia:
Granada
Estado:
Restos
Datos de Interés:
El castillo está ubicado en el cerro del castillo, entre los barrancos del pueblo y de los Molinillos, construido directamente sobre los esquistos aflorantes, adaptándose a la orografía. Se trata de un castillo de pequeñas proporciones, situado sobre un espolón rocoso del cerro, desde el cual, gracias a su altura y su posición, se podía divisar y vigilar una gran parte del Cenete, desde Jerez hasta La Calahorra y la Hoya de Guadix.

El origen de Lanteira (Alyantayra), era una alquería que formaba parte del actual Marquesado del Cenete (Sanad Wadi As).

Fue fundada durante la etapa del Imperio romano, donde se explotaban minas de plata. Debido a la gran cantidad de este metal que se encontraba en las proximidades del pueblo, se llamó a este emplazamiento Argenteira (ciudad de la plata). Posteriormente, durante la edad media, se conoció como Aryantayra, topónimo que se transformó, tras la conquista castellana, en Lanteira.

En las crónicas musulmanas este castillo, junto al castillo del Barrio y una gran torre de alquería, conocida como El Fuerte, aparece relacionado con una disputa de tierras respecto al uso de pastos y monte con el castillo de Jeres (Jerez del Marquesado). De acuerdo con los materiales cerámicos encontrados en el año 2007, se documentan 2 fases de ocupación uno altomedieval, entre los siglos VIII-X y otro almohade y de comienzos de época nazarí (entre los siglos XII y XIII). Para el segundo momento de ocupación se ha propuesto la identificación de este lugar con la alquería de Alcázar (Jerez), que habría podido buscar un lugar más alto y defendible tras la campaña de Alfonso el Batallador de 1125-1126. Su abandono también coincide con la aparición del barrio de Alcázar de nuevo en la zona llana, frente al pueblo de Jerez. Tras la conquista castellana de la zona, el castillo pasó a formar en el año 1490, parte del señorío de Pedro González de Mendoza, cardenal de España.

 

La construcción es de mampostería de lajas (aunque también hay algunas cuarcitas blancas que contrastan con el tono oscuro de los esquistos), a piedra seca o tomada con tierra. La planta es topográfica

Conserva prácticamente todo su perímetro, aunque es en la zona oeste y sur donde se encuentran los vestigios más importantes.

Los lados norte y este los forman pequeños muros irregulares adaptados al terreno sin necesidad de mayor defensa. En el sur se encuentran 3 torres, la de en medio de grandes proporciones, también en el sur se encuebntra la entrada en recodo. Entre esta, y la situada en el extremo más occidental hay una doble muralla, seguramente un acceso en recodo al recinto. El lado oeste, más corto, conserva 2 torres en las esquinas y la muralla que las une, todas con sus respectivas zarpas.

Junto a esta muralla se encuentra el aljibe, de una sola nave, excavado en la roca y revestido con muros de hormigón de 52 y 60 centímetros de grosor. La cubierta era una bóveda de cañón de mampostería de lajas que sólo conserva los arranques. Las medidas son 5,7 por 2,9 metros y su interior está prácticamente relleno por el derrumbe de la bóveda. Aún pueden apreciarse grafitos incisos en el enlucido interior, se trata, de cruces con peana realizadas tras la conquista igual que en los aljibes de otras muchas fortificaciones del reino de Granada.

Justo debajo de la roca, al este, podría haber existido otro pequeño recinto amurallado. Allí hay con toda seguridad otro aljibe del que sólo es visible una pequeña parte de sus muros de hormigón.

Visitable:
Enlaces Relacionados:
No hemos encontrado más información.