Castillo de Vejer de la Frontera

VEJER DE LA FRONTERA I

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Vejer de la Frontera
Población:
Vejer de la Frontera
Provincia:
Cádiz
Estado:
Deteriorado
Datos de Interés:
Vejer, gracias a su singular posición, fue enclave de las más antiguas civilizaciones habidas en el sur de Europa (fenicios, cartagineses y romanos) y constituyó un núcleo defensivo frente a los íberos del interior y para la defensa de las factorías comerciales y almadraberas que en las costas desarrollaron aquellos colonizadores.

Al nombre de Vejer se le podría atribuir varios orígenes, en función de la época y de, a qué documento y autor hagamos caso. Según esto, Vejer se llamó en lo antiguo Beka (según Adolfo de Castro), Bekkeh (según Romero de Torres), o Baesarum, ciudad documentada por Plinio (Los romanos fundaron en este lugar la famosa Besipo). Pero lo que es cierto es que esta población por mucho tiempo ostentó el nombre de Vejer de la Miel, por la abundancia de colmenas de su término.

En el año 711, Vejer cayó en manos musulmanas tras la batalla de Guadalete, en la cual los musulmanes, comandados por Táriq ibn Ziyad, derrotaron a Don Rodrigo. La población permaneció bajo dominio árabe durante 539 años, denominándose Bashir. De esta época quedan vestigios como la puerta del castillo, del siglo XI, parte de las murallas y el entramado de sus calles.

 

Vejer volvió a manos cristianas en 2 ocasiones.

-La primera, en el año 1250, bajo el reinado del rey Fernando III “El Santo” gana la ciudad para Castilla y su población y su castillo quedan como frontera (de ahí su apelativo frente al poderío musulmán). Pero regresó al dominio árabe en junio de 1264, tras una revuelta en la que tomaron por fuerza el castillo.

-La segunda y definitiva se inició en agosto de 1264, expulsando a los mudéjares, y terminó en 1285. Ese mismo año, Sancho IV concedió a la orden de Santiago el señorío sobre Vejer para consolidar el territorio de manera más rápida, aunque dicha orden nunca tomó posesión de Vejer.

 

Hizo el rey Fernando III, privilegio de Vejer de la Frontera a Don Alonso Pérez de Guzmán, fundador de la casa ducal de Medina Sidonia, obligándole a respetar los derechos de los vejeriegos que por decisión del monarca estaban “francos de labranza, de crianza”, permitiéndole el goce común de “todas las tierras, aguas, montes y bosques de la villa”. Estos privilegios fueron respetados por los sucesores de la casa ducal hasta el siglo XVI, en que los duques los asumieron, lo que llevó a los vecinos a demandar a los de Medina Sidonia ante el rey, y hubieron de devolverles sus derechos y el aprovechamiento de los terrenos del Común, que hoy se conocen con el nombre de “Hazas de suerte”, vigentes aún en la actualidad.

En los siglos posteriores Vejer fue atalaya decisiva para la defensa de las pesquerías que los duques de Medina tenían en Zahara, El Palmar y Conil. Prácticamente, hasta mediados del siglo XIX todas las tierras cercanas a la costa estaban a merced de corsarios berberiscos, que en continuas rafias asaltaban y robaban al vecindario.

La red de torres costeras tenía un nudo de comunicaciones con Vejer (Buenavista y Torre de la Corredera), que permitían asistir y protegen en cualquier caso de peligro.

Nuestras costas fueron escenario de la célebre Batalla de Trafalgar, donde la escuadra franco-española fue vencida por la inglesa.

En el siglo XV se emancipó de este municipio de Conil de la Frontera, llevándose un tercio de su término.

En el año 1912 el Ayuntamiento de Vejer adquiere de uno de los herederos de Muñoz de Arenillas un tercio de la propiedad las otras dos terceras partes del castillo, está destinado a vivienda plurifamiliar.

 

El castillo que se encuentra situado en la parte más elevada, y posiblemente la zona habitada más antigua de Vejer, data de los siglos X y XI, en época de Abderramán I y sucesores. Presenta una fábrica de mampostería, con una estructura simple y planta rectangular de unos 74 por 22 metros. Posee 3 torres, también rectangulares, 2 en el lado norte y 1 en el centro del lado sur (la torre de la Corredera, orientada hacia Medina Sidonia, la torre de San Juan y la torre del Mayorazgo, orientada hacia la costa de Barbate), de forma cuadrada con una espadaña en lo alto.

La puerta de entrada es del siglo XI y da paso al patio principal y al patio de armas, está dispuesto mediante un arco de herradura enmarcada en un alfiz ornamentado con hojas de palma.

Consta de 2 patios: El patio principal donde se encuentra el antiguo aljibe, que recogía el agua de la lluvia, a través de un canal. El patio de armas, la zona destinada a vivienda.

El recinto amurallado data del siglo XV tiene un trazado irregular como consecuencia de su adaptación a la topografía del lugar y está flanqueado por cuatro puertas y tres torres. El grosor es de 1,5 a 2 metros, el cual aumenta considerablemente a medida que se acerca a las puertas de acceso a la ciudad, las cuales se conservan en su estado original: El arco de la Segur (de los siglos X-XII), labrado en piedra de cantera, que está blasonada y distinguida con la hachuela de carnicero, emblema del segundo duque de Medina Sidonia, estaba defendida por saeteras. El arco de la Villa (puerta principal de acceso), que tiene su origen en los siglos X-XII. El arco de Sancho IV (siglos X-XII), con arco de medio punto labrado en piedra de cantera y con escudo nobiliario barroco y el arco de Puerta Cerrada.

Visitable:
Enlaces Relacionados: