Castillo de Ulver o de Cornatel

Priaranza del Bierzo(VILLAVIEJA) II

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Ulver o de Cornatel
Población:
Priaranza del Bierzo (Villavieja)
Provincia:
León
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:

El castillo de Ulver se alza sobre un altozano de los Montes Aquilanos. Se sitúa en al borde mismo del precipicio en 3 de sus costados, y sólo es accesible por el lado de la carretera. La función primordial de castillo será principalmente defensiva, por su situación estratégica sobre el valle del Sil, que podía rechazar cualquier intromisión procedente de los estados gallegos del condado de Lemos.

 

El origen del castillo podría ser un “castrum” romano abandonado tras haberse agotado los yacimientos de oro de la comarca de Las Médulas.

 

Tras el paso por aquí de los romanos, pierde importancia la zona en tiempos de los visigodos, ni en tiempos de los árabes, a excepción de las “razzias” con las que suelen incomodar a los cristianos cada cierto tiempo.

 

En el siglo XI, el castillo ya figura documentado como un punto fortificado importante en la reconquista y desde el año 1093 hasta el año 1108, aparece Jimena Muñiz como tenente de dicha fortaleza, la cual mantuvo una relación con el rey Alfonso VI de León y Castilla, con el que tuvo 2 hijas (Teresa y Elvira).

 

En el año 1178 llagarían los templarios a Ponferrada, ellos van a ejercer el control y la vigilancia del territorio desde su convento-fortaleza asentado en las proximidades del puente denominado “Ponsferrata”, construido a finales del siglo XI por el obispo de Astorga, don Osmundo, para facilitar a los peregrinos el paso del río Sil. Al poco tiempo ya estarían presentes en el castillo de Ulver, según cuenta una documentación del año 1228 que prueban la pertenencia del castillo de Ulver a la orden del Temple, acreditado en una escritura del cartulario de San Pedro de Montes que textualmente dice: “Tenente Ulver Freyres del Templo”. La fortaleza seguirá perteneciendo al Temple hasta su extinción en torno al año 1312.

 

En 1327 Alfonso XI lo dona en la persona de Alvar Núñez Osorio, quien es mandado asesinar este mismo año por el Rey. En 1340 el castillo le es entregado por el mismo rey a su Mayordomo Mayor, Pedro Fernández de Castro, quien fallece 3 años más tarde durante el cerco a la ciudad musulmana de Algeciras. El castillo es heredado por Pedro Álvarez Osorio, I Conde de Lemos.

 

Sería en el año 1378 cuando el castillo de Ulver se le cita por primera vez como Castillo de Cornatel.

 

Como muchos castillos de la reconquista, este castillo también paso por muchas manos al pasar del tiempo, siendo algunos de ellos, Pedro Alvárez Osorio (1388), Rodrigo Alvárez Osorio, Pedro Alvárez Osorio I Conde de Lemos (1430).

 

En 1467, se produce la segunda Revuelta Irmandiñ, asolando muchas de las fortalezas de la nobleza gallega y el Bierzo, cayendo finalmente sobre Ponferrada, donde el conde de Lemos, refugiado en él junto a otros nobles gallegos, conseguirá derrotarlos, aunque el castillo queda bastante dañado. En 1469, Pedro Álvarez Osorio manda reconstruir sus castillos, entre ellos este de Cornatel, el cual lo convierte en su residencia y en uno de los puntos fuertes de sus estados.

 

En 1486, los Reyes católicos actúan en el conflicto sucesorio entre, María de Bazán, viuda de Pedro Álvarez Osorio y su hija Juana Osorio y el nuevo conde de Lemos Rodrigo de Castro Osorio, solventándolo creando el marquesado de Villafranca del Bierzo, al que se vincula el castillo de Cornatel, para Juana y su marido Luis Pimentel.

 

En 1823 con la supresión de los señoríos nobiliarios el marquesado de Villafranca perdió su jurisdicción definitivamente, pasando a pertenecer al municipio de Ponferrada.

 

 

El conjunto de la fortaleza tiene una estructura simple y una planta irregular por necesidad de adaptación al terreno en que se halla asentada, construido a base de hormigón de cal, mampostería, sillería y en menor proporción la teja.

 

Un estrecho sendero exterior al abrigo de la muralla norte nos conduce a la entrada principal retranqueada entre 2 lienzos del grueso muro donde se observan a cada lado 2 saeteras para defensa y vigilancia. Franqueando el arco de entrada semiderruido se penetra en el interior donde se encuentra el amplio patio de armas, con forma de polígono irregular. Está protegido por una sola muralla recorrida por un paseo de ronda defensivo, totalmente almenado al que se accedía por medio de escaleras voladas de madera y piedra de pizarra.

 

La obra se caracteriza por presentar todas sus torres abiertas por la gola (por el muro que da al interior de la fortaleza), para que no se pudiera ofender desde ellas al castillo viejo, lo que indica que éste seguía siendo la fortaleza principal de Ponferrada.

 

La torre del homenaje también es de mampostería y de planta cuadrada, está segmentada en 2 pisos.

 

Diversas construcciones hay en el interior del castillo, como puede ser la casa palacial, la casa doméstica, almacenes, calabozos, cuadras, silos, aljibe, vestigios de lo que fue (posiblemente), la capilla y torre del comendador franqueado por muralla almenada, rematada con torrecilla semicircular.

Visitable:
Enlaces Relacionados: