Castillo de San Vicente

Tipología:

Nombre del Castillo:
Castillo de San Vicente
Población:
San Vicente de la Sonsierra
Provincia:
La Rioja
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
El castillo de San Vicente se ubica en lo alto del cerro, a modo de espolón, que domina el pueblo y las cercanías del río Ebro. La altura que le proporciona la verticalidad del barranco que hay frente a él, la solidez de sus muros y su posición ventajosa, hacen de esta fortificación casi inexpugnable.

El carácter de frontera de San Vicente de la Sonsierra ubicado mirando al Ebro, y protegido por la Sierra Cantabria, ha configurado su historia desde el siglo IX, en las luchas entre navarros y castellanos.

Del siglo IX data la primera referencia escrita, en la que se citan a los reyes navarros. En el año 1014 el rey Sancho Garcés II donó la villa al monasterio de Leyre y construyó un puente porticado sobre el río Ebro, que fue de gran importancia.

El origen de esta fortificación se remonta hacia el año 1170 cuando, bajo la dirección de Ferrant Moro, el rey Sancho VI el Sabio de Navarra ordena su construcción para formar parte de la línea defensiva desde Laguardia a Labastida, junto al cercano castillo de Davalillo, 2 años después, en el 1172 el rey Sancho VI de Navarra concede el fuero de Laguardia a San Vicente, que era semejante al del Logroño, convirtiéndola en realenga.

No será hasta el año 1194, cuando el rey Sancho VII de Navarra “el fuerte”, hijo de Sancho el Sabio, comenzó a construir el castillo y sus murallas, que será el punto principal del recinto amurallado de la villa.

La villa y su castillo heredaron las cadenas para su escudo del reino de Navarra, del que recibió la influencia. La fortaleza de San Vicente se convirtió en la fortaleza navarra de mayor envergadura construida cerca de este río Ebro, permaneciendo en la corona de Navarra hasta pasada la primera mitad del siglo XV.

En el año 1367 se vio envuelta en la guerra entre Pedro I el Cruel y Enrique de Trastámara.  Las tropas de Enrique, al no poder hacerse con el castillo, mandó incendiar todas las aldeas. En 1373 un nuevo tratado entre Castilla y Navarra, devolvió Logroño a Castilla, y San Vicente se quedó dentro del Reino de Navarra.

El castillo de San Vicente ha sido ocupado con fines bélicos (desde su construcción en el siglo IX hasta el siglo XIX). Cada ocupación supuso alguna modificación, como el baluarte de la época de las guerras Carlistas del siglo XIX (esta estructura aterrazada fue construida sobre la antigua puerta de Salas y debió servir para emplazar las piezas de artillería del ejército liberal). Como la torre Mayor, levantada por Ferrant Moro, teniente en representación de Sancho VI, a sus pies queda la escalera que desciende hacia el ‘Cuarto de los moros’, un aljibe medieval para recoger agua de lluvia. Hacia el año 1305, se hicieron grandes arcas para el trigo y la harina, y también una chimenea y trabajos de cubrimiento en algunas casas. En 1378, con motivo de las hostilidades con Castilla, se emplazó en la barbacana un gran cañón, que costó 100 florines. En el siglo XVI se erigió, la ermita de la Vera Cruz, la iglesia parroquial y la torre del reloj. En el XVIII se hacen modificaciones en el muro exterior. Entre los siglos XIII y XIV se construyeron 2 recintos más que rodean el núcleo original (que es el castillo).

A finales del siglo XV, Enrique IV de Castilla se apoderó del castillo con ayuda de Pedro Girón, maestre de Calatrava, que lo recibió como recompensa. A partir de 1512, con la integración del reino de Navarra en el de Castilla, pierde su interés militar y en 1516 el castillo y su recinto (que había pasado al hijo de Pedro Girón el conde de Ureña, Juan Tellez de Girón), lo venderá a la familia de los Velasco.

Volvió a tener su interés militar en el XIX, al ser utilizado durante la primera guerra carlista (1833-1840), modificando la puerta de acceso al castillo, tal como reza la inscripción de la clave exterior de la misma.

Hacia el año 1899, la antigüedad y la falta de uso provocan el derrumbamiento de parte del conjunto, agravado por la reutilización de sus piedras para la edificación de nuevas estructuras para la población, por lo que, la comisión provincial, mandó al arquitecto D. Francisco de Luis y Tomás que recalzara las zonas más peligrosas de las murallas del conjunto.

 

El castillo construido en el siglo XII, se realizó a base de mampostería y sillería, con una estructura compleja y una planta irregular adaptándose al terreno.

Consta de 3 cinturones de murallas escalonados que configuran 3 recintos que contienen el Albacar, donde estuvieron las viviendas de los pobladores de la antigua villa, el castillo, que está en el cerro y del que perduran las estructuras de la torre del homenaje, en el centro, y de la llamada torre del reloj, al norte, que fue una antigua torre albarrana, independiente de la muralla, la iglesia parroquial, la ermita de San Juan y el Cortijo, que sirvió como cementerio.

El ingreso actual del primer recinto es la puerta de la Primicia, al este. Al segundo recinto o patio de la fortaleza se accede por la puerta de Salas en el norte. Dentro de él se sitúa la iglesia parroquial, la ermita de San Juan y el cortijo, que sirvió como cementerio.

La torre del homenaje, fue diseñada en el siglo XII por el rey Sancho VI, como una torre exenta, que servía de atalaya y refugio para una pequeña guarnición, tiene una planta rectangular de gruesos muros de sillería macizada con morrillo. Su acceso se hacía por el muro norte, al nivel de la planta baja actual que sería la planta primera en su estado primitivo.

En su interior debía de contar con varios pisos holladeros ya que han quedado restos de mechinales, pero es difícil definir el número de plantas que habría en origen. Los vanos conservados son variados, un pequeño hueco rectangular en el muro occidental de la actual planta baja, dos grandes ventanales rectangulares, abiertos con posterioridad, además de una estrecha aspillera en la siguiente planta, y, otro ventanal rectangular y una ventana con arco de medio punto, en la última.

Acompañando a la torre del homenaje, se encuentra acompañada en este espacio por la llamada torre del Reloj, de planta cuadrada.

Visitable:
Si (609 274 488)
Enlaces Relacionados: