Castillo de San Felipe

CASTILLO DE SAN FELIPE, MENORCA III

Tipología:

Icono_Fuerte
Nombre del Castillo:
Castillo de San Felipe
Población:
Es Castell
Provincia:
Menorca
Estado:
Restos
Datos de Interés:
El castillo de San Felipe, está situado en la orilla sur de la bocana del puerto de Mahón para convertirse en un eslabón estratégico de las comunicaciones españolas con Italia durante los siglos XVI y XVII.

El castillo se levantó, al final del puerto de Mahón, a mediados del siglo XVI por orden del monarca Carlos I, en el año 1554, siguiendo la traza del ingeniero italiano Juan Bautista Calvi y construido por el ingeniero italiano Hugo de Cessane, para defender el puerto de los ataques periódicos ataques de la escuadra turca en el mediterráneo occidental, que atacó Menorca 2 veces en poco más de 20 años. Este castillo sería, uno de los primeros castillos que España construyó con bastiones.

Aunque el hecho que motivó la intención de construir una fortaleza defensiva, sería el ataque protagonizado por el pirata turco Hızır bin Yakup “Barbarroja” a la ciudad de Mahón en el año 1535, que arrasó la ciudad y esclavizó a más de 3.000 mahoneses. La fortaleza justificaría su construcción poco tiempo después de terminarla, ya que, en el año 1558, permitió vencer a otro pirata turco, Piyale Pasha.

La guerra de Sucesión española (1701-1714) trajo una verdadera guerra civil a Menorca, que estuvo al principio de lado de Felipe V, hasta que al declararse Mallorca por el Archiduque de Austria (llamado Carlos III) se levantaron también sus partidarios. Estos se concentraron en Es Mercadal, bajo la dirección del noble Juan Miguel Saura Morell y con el apoyo de la Universidad General se organizó un ejército de mil quinientos hombres, que ocupó el castillo de Fornells y sitió el de San Felipe, en el cual resistieron los partidarios de los Borbones bajo las órdenes del Gobernador de la isla Don Diego Leonardo Dávila. Al cabo de 3 meses los sitiados recibieron ayuda de Francia, con 5 navíos que fondearon en el puerto de Mahón y así pudieron obligar a los otros a levantar el sitio y se adueñaron de toda la isla, firmándose la capitulación en Ferreries y entrando triunfalmente en Ciutadella el 12 de Enero, de 1707.

Poco duró la victoria borbónica pues en septiembre de 1708 una escuadra anglo holandesa se apoderó de la isla para restituirla al Archiduque, pero si bien al principio fue reconocida la soberanía de los Austrias, pronto se convirtió la ocupación en un verdadero dominio inglés, situación que se confirmó el 14 de Abril, de 1713 por el tratado de Utrecht, en que España se vio obligada a ceder a Inglaterra el Peñón de Gibraltar y la isla de Menorca. Para Gran Bretaña Menorca representaba un valioso enclave en el Mediterráneo, que aseguraba su constante expansión. El primer y el más notable gobernador fue sir Richard Kane, que residió en el castillo de San Felipe.

Antes de la firma del tratado de Utrecht, se inició la ampliación de la fortaleza, situando contraguardias envolviendo a los baluartes, y frente a las cortinas ampliaron los revellines, españoles. Tanto contraguardias, como revellines, tenían sus respectivos fosos que enlazaban con los originales, a distintos niveles. Este conjunto central estrellado, se rodeó aun de una guirnalda de lunetas que desde el puerto de Mahón alcanzaba la Cala de San Esteban.

En febrero de 1722, disgustado por la oposición que hallaba en el pueblo de Ciutadella, influenciado por la nobleza y el clero, contra los británicos, trasladó la capitalidad insular a Mahón. Este cambio encerró en sí misma a la antigua ciudad, viviendo de las pasadas glorias. En cambió Mahón que era mucho más pequeña, fue agrandándose rápidamente, sobre todo a causa de su gran puerto, y se vino bien con los dominadores.

El 18 de abril de 1756 (día de Pascua) desembarcaron en Ciutadella 12.000 soldados franceses al mando del Duque de Richelieu. Aquel mismo día los 300 soldados ingleses de la guarnición de Ciutadella se habían retirado hacia Mahón, y los jurados de la antigua capital no ofrecieron resistencia a ocupar la ciudad. Las tropas francesas, atravesando la isla, se dirigieron a sitiar el castillo de San Felipe. El 20 de mayo se entabló combate naval entre una escuadra francesa dirigida por el almirante La Galissonnière y la inglesa del almirante Byng, frente a la bocana del puerto de Mahón. Después de un arduo combate que duró toda la tarde, la victoria favoreció a los franceses.

Los británicos sitiados en el castillo de San Felipe eran tan sólo 2.500 hombres, mandados por el gobernador sir William Blakeney. Se defendieron heroicamente, pero no pudieron resistir ante el número muy superior de los franceses. La capitulación de los británicos era firmada el 29 de junio.

Por la paz de París de 1763 Francia devolvió a Inglaterra la posesión de Menorca. Los ingleses también dejaron su imprenta construyendo otro núcleo de población junto a la ribera del puerto de Mahón. Éste fue trazado a cordel con amplia visión de futuro y recibió el nombre de Georgetown en memoria del soberano inglés.

El 19 de agosto una escuadra franco española, compuesta por 52 buques al mando del Duque de Crillón desembarcó por las calas de Sa Mesquida y Alcaufar. El castillo de San Felipe fue sitiado durante 6 meses, hasta que se rindieron los ingleses el 4 de febrero de 1782.

Tras la recuperación de la soberanía por el Tratado de Amiens en 1802, el monarca Carlos III, ordenó la demolición del castillo de San Felipe, dejando solo las torres y las baterías necesarias para defender el puerto, juzgando que así sería más difícil que las potencias extranjeras codiciaran la isla y que en caso de apoderarse de ella se les desalojaría más fácilmente. También se sustituyó el nombre de Georgetown por el de Real Villa de San Carlos, en honra del monarca Carlos III.

Las piedras del castillo de San Felipe, serían utilizadas para levantar “La Mola”, Fortaleza de Isabel II situada al norte de la Bahía. Al artillar la Mola, se montaron 2 baterías una en la punta de San Carlos y la del Príncipe hacia el interior del puerto.

Todavía pasaría Menorca otra dominación inglesa, aunque sólo duró de 1798 a 1802, periodo en que los ingleses, llevaron a cabo obras para su reparación y reconstrucción. La alianza de España con la primera república francesa, hecha en tiempos de Carlos IV por imperativos de paz, provocó la ruptura con Inglaterra y la consiguiente conquista de Menorca.

En 1802, por el tratado de Amiens, Menorca vuelve definitivamente a manos españolas. En el momento que se entregaba la isla, asomaba por el puerto de Mahón un buque portando un despacho urgente de Londres, que ordenaba al gobernador británico no entregar la isla. Su retraso impidió que cambiara la historia.

 

La fortaleza en sí, se trataba de un recinto construido a base de sillería con una estructura compleja y una planta cuadrada, con un baluarte en cada ángulo, con 4 baluartes orientados a los puntos cardinales, unidos por 4 cortinas y rodeados por un estrecho y profundo foso seco, excavado en la piedra, de casi 15 metros de ancho.

En cada uno de estos 4 baluartes, había un espacio para que se colocase allí la artillería. Debajo de estas terrazas estaban las casamatas, que daban al patio interior y en un rincón del patio, la capilla de la que aún queda algún resto en pie.

Se conservan también, varios niveles de galerías subterráneas realizadas por españoles e ingleses en sus distintas ocupaciones. En estos extensos laberintos de galerías subterráneas estuvieron 3.000 ingleses, soldados y civiles, bajo tierra durante 6 meses, en la conquista española de 1782.

Visitable:
Enlaces Relacionados: