Castillo de Palenzuela

PALENZUELA

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Palenzuela

Población:

Palenzuela

Provincia:

Palencia

Estado:

Restos

Datos de Interés:

Algunas documentaciones empiezan a datar la existencia de un castillo en Palenzuela desde el año 850, desgraciadamente, no se citan las fuentes documentales, aunque en el 919 la villa fue saqueada 2 veces por las razias árabes. De todas formas, las ruinas que han llegado hasta nuestros días son posteriores, aunque no es fácil fijar una fecha de construcción del castillo, a causa de la parquedad historiográfica.

Algunos investigadores aproximan la época de su levantamiento a la mitad del siglo XV, cuando la villa y su alfoz formaban ya parte de las posesiones de los Almirantes de Castilla.

Es conocida documentalmente la existencia de un segundo castillo, ya desaparecido en 1218, que se emplazaba en el despoblado de El Moral, en la confluencia de los ríos Arlanza y Arlanzón.

Es posible que el castillo que ahora conocemos sea el que se menciona en la Crónica del Rey Don Pedro, con estas palabras: …e yo tomaré aquel castillo pequeño que es en la dicha villa… Sin embargo, los avatares guerreros que de Palenzuela sufrió durante los siglos XIV y XV hacen pensar que este “castillo pequeño” sufriera frecuentes daños y tuviera que ser parcial o totalmente reconstruido.

El castillo no tuvo funciones señoriales, fue famoso como prisión, esta prisión, se reservaba para grandes delitos o “delitos políticos”. En él fueron encerrados presos de diversa índole, algunos religiosos de alto rango, pero los vecinos de la villa estaban exentos de ese “honor” gracias a los privilegios que otorgaba el Fuero de Palenzuela, en contrapartida, todos los pecheros debían hacer labores de guardia por las noches en la fortaleza.

 

Se construyó de planta rectangular con poco más de 40 metros de longitud por 35 de anchura, fue construido, con gruesos muros de tapial mezclado con restos de cerámica muy antigua y fragmentos óseos, que se levantan sobre fuertes cimientos de sillería en la base.

Lo inusual de la fortaleza son sus materiales, principalmente el barro, en el que se marcan visiblemente los orificios por donde se sujetaron los encofrados, la coronación de los torreones es un calicanto también realizado mediante encofrados, y los diferentes pisos eran de madera, con vigas que se apoyaban en los muros y que aún se conservan en parte dentro de una de las torres.

El esquema del castillo era sencillo: 3 torres rematadas con piedra de sillería que han perdido su revestimiento de piedra y muestran únicamente el relleno de tapial, donde se ven los huecos para el emparrillado y que formaban un triángulo (1 de estas torres estaba desmochada).

La torre más grande es la situada en el extremo Norte, en la parte más expuesta a la población. Tiene gruesos muros y mantiene toda su altura, con fragmentos del revestimiento de piedra en la parte más alta, aunque ha perdido la zona superior de los lienzos Suroeste y Noroeste.

Tuvo varios pisos de madera y se conserva el acceso desde el adarve a la altura del segundo.

Del centro de los lienzos Sudeste y Suroeste parten los muros que le unían con las otras torres, donde también se aprecian restos del mismo. El tramo que la une con la situada en el Este es el más amplio, conserva toda su altura y 2,5 metros de grosor.

La torre Este también conserva toda su altura y revestimiento de piedra en la parte superior.

Asimismo, ha perdido el lienzo Suroeste hasta por encima del primer piso, apreciándose el interior macizo.

La tercera, al Oeste, presenta bastante menos altura, poco más de un piso, y aparece agrietada en su esquina Oeste. En ninguna de las torres se aprecian huecos que pudieran corresponder a ventanas.

Los otros estaban realizados también con barro. Por encima de los paredones, en los adarves, debió de existir un camino de ronda, como demuestran los huecos de la torre del homenaje que permitían la salida.

En el exterior, es posible que existiera otra empalizada que rodease el conjunto, ya que el número de entradas en las paredes de barro y en las torres es más elevado de lo que solía ser habitual, y se conserva un corto trecho de muro arruinado de mampostería en paralelo a uno de los 3 lados del castillo. Lo que parece que no existió es el foso.

Por debajo de la fortaleza, en la base de la muralla, existen varias viviendas rupestres que se adentran en la ladera, aún habitadas, cuyo origen probablemente se remonte a los tiempos de abandono del castillo, aunque las cuevas seguramente sean mucho más antiguas.

Visitable:

Enlaces Relacionados: