Castillo de Onda o castillo de las 300 torres

Tipología:

Nombre del Castillo:
Castillo de Onda o castillo de las 300 torres
Población:
Onda
Provincia:
Castellón
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
El castillo de Onda, ocupa una superficie aproximada de 25.500 metros cuadrados y se localiza sobre un montículo entre la llanura de La Plana y la sierra de Espadán, ha sido lugar de asentamiento desde la prehistoria, en una inmejorable situación estratégica, lo que ha posibilitado el asentamiento desde la prehistoria en la zona. Íberos, romanos, musulmanes, cristianos…  fueron construyendo y mejorando la fortaleza.

Durante estas épocas además dieron a la localidad de Onda un nombre, por ejemplo, los griegos la llamaron Sepelaco, o los romanos Sepelaci, aunque también es probable que el nombre de Onda durante su época romana sea Fundus o Funda.

Será a partir de la época de dominio musulmán cuando se pueda hablar realmente de un núcleo urbano consolidado. Durante este dominio musulmán, el castillo pasa por diversos avatares, pasando alternativamente a manos de las taifas de Valencia, Zaragoza y Lérida-Tortosa.

Tras la finalización de la construcción del castillo a lo largo del siglo X, en época califal de Abderraman III, califa de Cordoba, que estuvo supervisando las obras del castillo, se amuralló la villa en el siglo XI.

 

Previa a la construcción del amurallamiento sería la conquista de las tropas del Cid Campeador, quienes conquistaron la villa en el año 1090 (tras la batalla del Pinar de Tévar). Este relato no tiene fundamento histórico contrastado, ya que no se tiene constancia de que el Cid conquistara este poderoso castillo. Probablemente sea una simple licencia del poeta anónimo que lo escribió o bien se trate de una confusión fonética con el castillo de Ondara, este en Alicante, que sí fue conquistado por el Cid, dicha cita de la conquista de Onda, dice así, en el poema del Mio Cid «Myo Cid gano a Valencia e a Onda e Almenar«.

En el año 1102 es conquistado por los almorávides y en el año 1150 pasa a dominio almohade, es en ese momento en el que el castillo se amplia y se construye la albacara exterior con la torre vigía, llamada «campanar dels moros«.

Después de la reconquista mora, entre los siglos XII y XIII, la localidad se convertirá en el enclave más importante al norte de la Valencia islámica, pero será durante el reinado de Zayyan ibn Mardanish (del 1229 al 1238), el último rey musulmán de la ciudad de Valencia, quien la rindiera al rey cristiano Jaime I en el año 1242, implantándose el símbolo de la cruz desde ese momento. De igual modo a como sucedió en gran parte de la comarca, la población musulmana continuó residiendo en ella, pero tras la revuelta de Al-Azraq, serían expulsados y sustituidos por cristianos viejos mediante carta de población fechada el 3 de abril del año 1248 y con ella llegó la convivencia de las 3 culturas en la ciudad medieval (la cristiana, la musulmana y la judía).

En el año 1249 y hasta 1258 el castillo pasa a poder de la orden del temple y en el año 1280 Jaume II permuta Onda y su castillo por Amposta a la orden del hospital y más tarde en el año 1320 Jaume II entrega el castillo, en esta ocasión, a la Orden de Montesa y estos construyen un claustro (que hoy ya no existe) en el lugar donde se encontraba el palacio del gobernador en la alcazaba.

A principios del siglo XIV la ciudad-fortaleza todavía era impresionante, así el cronista Muntaner en uno de sus versos, se refería a esta fortaleza como “el castillo de las 300 torres”, para describirla de forma metafórica, como que tenía tantas torres como días tiene el año.

En adelante del siglo VX, muchas fueron las contiendas debido a su envidiable ubicación, el castillo fue testigo y participó en numerosos conflictos bélicos como, la guerra de Castilla (1357-1365).

También fue utilizado durante la guerra de las Germanías (1519-1524), en la que fue cuartel general del Duque de Segorbe en la represión mudéjar de la Sierra de Espadán, permaneciendo fiel al emperador Carlos V.

En la guerra de Sucesión en el siglo XVIII en la que se mantuvo fiel a la causa borbónica de Felipe V. También fue ocupado por las tropas napoleónicas, en el año 1812.

Posteriormente en el año 1839, durante las guerras Carlistas, la fortaleza fue rehabilitada. En agosto de 1835, Cabrera acampó en Onda, invadiendo Castellón en el año 1836. En 1838 los carlistas trataron de destruir el castillo.

En 1938 durante la guerra civil española, la alcazaba es bombardeada quedando completamente destruida.

 

La fortificación musulmana, fue construida a base de tapial, mampostería y sillería, con una estructura compleja y una planta irregular.

Constaba de 4 recintos escalonados, el más externo se correspondía con las murallas que rodeaban a la población, era la llamada «nadina» o ciudad, mientras que los 3 restantes corresponden al castillo propiamente dicho.

-El primer recinto amurallado de los que constaba el castillo, era el al-bagar exterior (la albacara).

-El segundo era el al-bagar interior y la al-kassaba o celoquía (la alcazaba) que era donde residía el al-caid (alcaide), el comendador de Montesa y de los sucesivos gobernadores, defendido por la tercera línea de muralla y espacio de uso eminentemente militar. El perímetro del palacio aparece rodeado de una fuerte estructura defensiva de muros y torres en perfecta simetría con un total de 12 torres, 4 de ellas en las esquinas, 3 en sus lados mayores y 1 en los menores.

-El tercer recinto amurallado. La albacara es un gran espacio que queda entre la primera línea de murallas y la segunda, y que servía para que en tiempos de conflicto la población pudiera guarecerse en el interior del castillo junto con el ganado. Esta parte de la fortificación musulmana era la antesala de la alcazaba y en ella se ubicaban el cuartel, los pabellones de los oficiales, el cuerpo de guardia, el horno, el aljibe, el depósito de comestibles y cuatro torres avanzadas.

Los 3 recintos amurallados se encuentran a distintos niveles, siendo la alcazaba la que se encuentra en la parte más alta del cerro, y por lo tanto la parte más fácil de defender.

Alrededor del patio, con el eje mayor orientado norte-sur, se disponen todas las estancias y aposentos: salones rectangulares precedidos de pórtico en los lados mayores (norte y sur) y dependencias de servicio en los lados menores (este y oeste).

El acceso actual al castillo se realiza a través de un portal flanqueado por 2 torreones de época reciente que abre paso a la albacara interior (el exterior está deteriorado y poco reconocible), un amplio espacio cerrado que se extiende por toda la superficie del montículo.

El verdadero acceso al palacio lo encontramos en el lado sureste. La zona exterior a dicho acceso aparece cercada por muros y torres salvo en el flanco sur (este espacio posteriormente fue remodelado y cubierto en el siglo XVI, cambiando la configuración de la alcazaba a un recinto poligonal). Es en esta zona donde se han producido los últimos y más importantes hallazgos: la puerta principal, un aljibe de grandes dimensiones y una serie de dependencias que debieron funcionar como caballerizas.

El aljibe abastecía de agua al palacio, abasteciéndose de agua de lluvia, pues su elevado emplazamiento hacía muy difícil y costoso cualquier otro sistema de suministro. Sus dimensiones son muy grandes, 13 metros de largo por 4,50 de ancho por 7 metros de alto y esto sólo se explica por el hecho de que se encontrara en el interior de un palacio donde la demanda de agua era mayor de lo habitual y debido también a la existencia de una alberca y al riego frecuente del jardín.

Visitable:
Enlaces Relacionados: