Castillo de Montsoriu

Tipología:

Nombre del Castillo:
Castillo de Montsoriu
Población:
Arbucias – Sant Feliu de Buixalleu
Provincia:
Girona
Estado:
Deteriorado
Datos de Interés:
Situado sobre una colina al pie del Montseny y junto a Les Guilleries, Montsoriu, a caballo entre los municipios de Arbúcies y Sant Feliu de Buixalleu, en la comarca de la Selva, domina el valle del Tordera y todo el corredor mediterráneo desde Girona a Granollers.

Esta envidiable situación lo llevó a ser lugar elegido por multitud de culturas. A inicios del siglo X, en el Acta de consagración de la iglesia parroquial de Arbucias del 923 aparece el topónimo de Montsoriu, como nombre de unos caseríos situados en el límite de la parroquia. Las primeras referencias escritas datan del año 1002, Montsoriu ya había sido un recinto ocupado por los íberos, y se convirtió en centro defensivo y de estrategia durante más de 500 años. A partir de ese momento, no hay duda de la existencia de una fortificación en la colina de Montsoriu, hecho que queda reafirmado por las secuencias estratigráficas y hallazgos arquitectónicos de la época prerrománica en el recinto soberano del castillo (capilla, torre del homenaje y cisterna), que conformarían este primitivo núcleo fortificado.

A lo largo de los siglos XI y sobre todo XII, el castillo se convirtió en la sede de los Vizcondes de Gerona, que muy pronto acabó entroncado con la casa de Cabrera, pasando a llamarse Vizcondes de Cabrera.

En el año 1033 se produce el casamiento de Ermessenda de Montsoriu con Guerau de Cabrera, fundadores del monasterio benedictino de San Salvador de Breda, centro del vizcondado de Cabrera-Girona, en el año 1038, nombrándose en una donación del año 1053 el castillo de Soriu y cambiando definitivamente el título de vizconde de Girona por el de Cabrera a partir de Guerau III Ponç.

 

Alrededor del año 1240 tuvieron lugar unas graves inundaciones en la zona, siendo estas tan fuertes que el vizconde Guerau creyó que aquel aguacero conseguiría lo que no habían logrado los diferentes asaltos a los que el castillo se había tenido que enfrentar. Un rayo alcanzó la torre más alta de la fortaleza partiéndola por la mitad. El agua había atravesado la muralla exterior y había penetrado en el tercer recinto y en el segundo, donde hacían vida Guerauvizconde de Cabera y su mujer y sus hijos.

El vizconde Guerau V de Cabrera a las órdenes del rey Jaime I está relacionado con la conquista de Mallorca. Refiriéndose el cronista real Bernat Desclot, en el año 1285 sobre el castillo en estos términos: “E en Vallès se tenía lo castell de Montsoriu, qui és un dels bells e dels nobles del món”.

Alrededor del 1360 el vizconde de Cabrera fue el gran Bernardo II de Cabrera, privado del rey Pedro III y tutor del niño Juan, futuro rey Juan I. Destacó su papel dentro de la política exterior de la corona catalano aragonesa como capitán general de la armada, almirante de la flota catalana y consejero de los diputados del brazo militar en las cortes de Cervera de 1359.

En 1354 compiló las ordenanzas sobre el Feyt del Mar, código marítimo en que se organizó la marina catalana. Las intrigas políticas y de corte, finalmente lo condujeron a un juicio injusto acusado de traición, y a la muerte en 1364.

En 1356 el rey Pedro III, para premiar la lealtad de Bernardo II de Cabrera y de su hijo, Bernardo III, creó a su favor el condado de Osona, de este modo las posesiones de los Cabrera se extendían desde el valle de Bas y el de Cabrera hasta el mar.

Durante los siglos XIII y XIV, el castillo de Montsoriu soportó varios ataques y asedios, y también sirvió de residencia o cobijo, como cuando en el año 1285, Felipe el Atrevido de Francia, atacó el condado de Ampurias y la familia vizcondal se refugió en el castillo. Más adelante durante la rebelión del vizcondado contra el rey Pedro III, entre los años 1365 y 1371, el rey puso asedio al castillo de Montsoriu con unos 1200 hombres, pero sin conseguir que se rindiera.

En el castillo de Montsoriu se guardaba buena parte de la documentación escrita del vizcondado (libros, legajos y Cartoral), que contenían los libros de cuentas, de feudos y otros referentes a la veguería y a la historia de la familia Cabrera.

A partir del siglo XV la fortaleza de Montsoriu pierde una de sus funciones más importantes: la de residencia señorial, y paralelamente su función defensiva también queda relegada a un segundo plano debido a las nuevas técnicas piro-balísticas.

El abandono del castillo queda patente en el deterioro de las construcciones, afectadas probablemente también por los terremotos del segundo cuarto del siglo XV.

Entre los años 1462 y 1472, periodo conocido como la guerra civil catalana, el castillo también fue sede de varios episodios bélicos. En 1463 había destacados sólo 10 hombres en el castillo de Montsoriu.

Durante la guerra civil catalana el castillo fue tomado por las tropas del principado, para pasar finalmente a manos reales. Anna I de Cabrera, vizcondesa de Cabrera y de Bas, condesa de Osona y Módica, baronesa de Montclús y de Caccamo y Alcamo siguiendo la voluntad del rey Fernando el católico, en el año 1480 se casó con Fadrique Enríquez, Gran Almirante de Castilla y primo del rey. Las deudas y las continuas ventas a carta de gracia a Francisco de Moncada, conde de Aitona, harán que este último se apodere de los territorios del antiguo vizcondado de Cabrera entre los años 1566 y 1574, por el precio de 273.000 libras.

En 1626 el término o veguería del castillo de Montsoriu pasó por compra a la familia Sarriera, condes de Solterra. A partir de este momento Montsoriu sólo será ocupado en ocasiones puntuales por motivos bélicos. Así, en la guerra de los segadores, en el año 1653 Montsoriu es ocupado por un tercio de irlandeses que, sirviendo al Virrey Juan José de Austria, cambian de bando y pasan al ejército del rey de Francia ayudados por los Miquelets de Arbucias.

Fue ocupado por las tropas francesas durante la guerra de la independencia española en los años 1808 y 1814 y más tarde también lo ocupan los militares en la 1ª guerra carlista.

 

Esta fortaleza cuenta con su leyenda, que es la que cuenta que cada año en la noche de San Juan, al llegar la medianoche, una dama desnuda, conocida como la Dama Roja, aparece sobre la torre del castillo de Montsoriu con una antorcha encendida en la mano izquierda y en la otra un cuerno de caza, y que al hacer sonar el mismo, aparece un caballero sobre un caballo negro, monta a la Dama Roja en su grupa y desaparecen en la negrura de la noche.

 

La construcción se levantó a base de mampostería y sillería con una estructura compleja y planta irregular, compuesta de 3 recintos de murallas con grosores entre los 70 cm hasta los 150 cm, una gran torre circular, y otra de menor tamaño, muros de defensa y patio de armas.

La parte más antigua conservada es la torre del homenaje de la segunda mitad del siglo X, en el primer recinto en la parte norte se encuentra el acceso principal con una torre lateral y una pequeña capilla pre románica con un ábside y restos de haber tenido pinturas murales (se sabe que estaba bajo la advocación de San Pedro).

En el patio de armas y el 2º recinto de forma trapecial se convirtió en el lugar residencial. Al rededor del patio de armas se distribuyen las dependencias adosadas a las murallas y en su parte frontal daban al patio que fue semi cubierto por unos porches haciendo de galería en todo su perímetro, en el centro se dispuso un gran aljibe de 12 metros de largo por 4,5 de ancho y 5 de profundidad, con una completa red de canales para cubrir las necesidades del abastecimiento del agua y se enlosó todo con mármol de Gualba.

Además de la gran cisterna central, en la parte de arriba del castillo el castillo disponía de al menos otras 3 cisternas más distribuidas por todo el conjunto.

Visitable:
Enlaces Relacionados: