Castillo de Lopera

Tipología:

Nombre del Castillo:
Castillo de Lopera
Población:
Lopera
Provincia:
Jaén
Estado:
Deteriorado
Datos de Interés:
Lejos queda el actual emplazamiento del castillo de Lopera del primitivo asentamiento romano del cerro San Cristóbal. Tras la conquista musulmana en el siglo VIII, la población quedó englobado en el iqlin de Bulkuna (Porcuna) que a su vez dependía de la cora de Yayyan. El término sufrirá abandono paulatino a partir del siglo IX a favor de una red de pequeñas alquerías en zonas prósperas para el cultivo y estratégicamente ubicadas para defensa de las huestes enemigas.

Es en una estas alquerías, concretamente la más próxima al arroyo Salado, donde se irá conformando un núcleo urbano medieval entorno a una primitiva fortaleza, que algunas fuentes apuntan que tuvo origen islámico y sobre la que se irá configurando a lo largo de más de 10 siglos la actual fisionomía del municipio de Lopera.

El castillo de Lopera, es un castillo de la época de la conquista castellana, cuando el Pacto de Jaén, acuerdo firmado en el año 1246, entre el rey de Castilla Fernando III el Santo y el primer rey nazary de Granada, Alhamar, por el que se fijaba la frontera entre ambos reinos. El rey castellano entregaría Lopera y su vecina Porcuna a la orden militar de Calatrava, quienes construirán el castillo (que en origen fue solo una iglesia que luego se fortificó) en el extremo sur del antiguo recinto amurallado islámico, asegurando a la orden Calatrava que Martos tuviera una segura salida al Guadalquivir y constituyendo a la vez, la encomienda de Lopera.

En 1369 la iglesia sufre un gran incendio dentro de los enfrentamientos entre Pedro I y su hermano Enrique II de Trastamara.

Tras la destrucción de la primera iglesia se levanta una nueva, esta vez fortificada. Aunque se respetan la planta anterior intentan rectificar el giro de la cabecera. La iglesia ocuparía toda la parte baja y en la parte alta, o piso superior, estaban los elementos defensivos.

Será durante los siglos XIV y XV que este castillo y esta encomienda tendrán una relevancia bajo la jurisdicción de los Calatravos. Aunque en el año 1492, figura una visita de los caballeros de la orden de Calatrava a la fortaleza, siendo comendador de Lopera, Fray Luis de Leiva. En ella se describe la situación en la que se encontraba el castillo que no era muy buena y recoge asimismo un inventario de los bienes, rentas y posesiones que pertenecían a la encomienda de Lopera.

En el año 1535, el comendador de Lopera, Juan Pacheco y Torres, mandó edificar en la torre de Santa María una capilla gótica que fuese oratorio de los calatravos y para que en ella hubiese culto. El patio interior queda realzado por la presencia en su lado oeste de una triple arcada soportada por columnas. En el centro del arco principal se sitúa el escudo de Juan Pacheco. Los documentos del siglo XV hacen referencia: … 2 escudos el de los Pachecos e las armas del rei nuestro señor. De estas reformas es la inscripción que existe en la capilla. Pero las transformaciones que él realiza no serían de tanto calado ya que la iglesia paulatinamente había perdido su función como tal quedando reducida a la cabecera actuando ésta como oratorio; el resto se había convertido en vivienda años atrás.

El 23 de mayo de 1853 el castillo de Lopera, fue adquirido por Alonso Valenzuela en una subasta pública en Madrid tras la desamortización de Madoz, permaneciendo en poder de la familia hasta el año 2002 cuando es adquirido por el pueblo.

A largo de los años, sirvió también de residencia e, incluso, a mediados del pasado siglo, se crea en el interior de la fortaleza una bodega de vino, lo que alteró de forma notable la fisionomía original de la fortaleza. Entre otras, por ejemplo, se derrumba la poterna o puerta falsa que existía, se desmantela el cuerpo de campanas de la torre de Santa María, se sustituye por almenas y se construye una gran nave y una tolva de recogida de la uva.

Como muchos castillos, éste también tiene su leyenda que nace allá por el siglo XV y que cuenta la historia de un tesoro que a día de hoy todavía no ha sido recuperado.

 

La fortaleza está constituida, por 2 recintos, uno externo formado por lienzos de muralla y protegido por 5 torres y otro interno, en el que se alzan 2 torres, la torre de San Miguel y la torre de Santa María. Ambas torres son de planta rectangular se encuentran rodeadas por una extensa muralla almenada, que a su vez es perímetro del conjunto, formando un pentágono irregular.

-La torre de San Miguel o del homenaje, esta, desmochada, y con el acceso en la primera planta. La torre se utilizaba para controlar el acceso al alcázar. Actualmente, en la planta baja de la torre se encuentra un museo dedicado a la batalla de Lopera.

-La torre de Santa María está almenada y se accede por una entrada de arco apuntado, a nivel del patio de armas, contaba con 2 estancias superpuestas, la de abajo fue transformada en capilla gótica durante las obras realizadas en el siglo XVI para convertir el castillo en residencia nobiliaria y, ya en el siglo XX, volvió a ser reformada con el fin de acondicionarla como sala de estar por parte de la familia propietaria.

La puerta principal se haya situada frente a la plaza mayor de la población y sus esquinas están protegidas por 2 torreones cilíndricos, un poco más altos que el muro. La puerta, tiene jambas construidas con fustes* (*parte de la columna que se encuentra entre el capitel y la basa) de columnas romanas reutilizadas, y arco de medio punto.

El castillo propiamente dicho, está realizado todo en mampostería con mortero de cal, y el acceso principal al mismo, protegido por 2 matacanes de ladrillo, se abre en su lado menor, que mira hacia el oeste. Dicho lienzo, que dispone de adarve con parapeto almenado (posiblemente muy posterior al propio muro), está flanqueado por 2 torres cilíndricas, con una estructura simple y planta de pentágono irregular.

Visitable:
Enlaces Relacionados: