Castillo de Davalillo

SAN ASENSIO

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Davalillo
Población:
San Asensio
Provincia:
La Rioja
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
El castillo de Davalillo se alza en lo alto de un cerro bordeado por el Ebro, defendido por un amplio meandro del río Ebro por sus flancos Norte y Este. Su emplazamiento constituye una magnífica atalaya que vigila las tierras de la Sonsierra y de La Rioja Alta. Este castillo junto con el de Briones tenía la misión de proteger a La Rioja de los posibles ataques navarros, que se podían efectuar con relativa facilidad a través del puente fortificado de San Vicente de la Sonsierra.

En el lugar donde hoy se asienta el castillo (a unos 5 kms de San Asensio) existió una pequeña población de nombre Davalillo, término al que se hace referencia en escrituras de donación de fines del siglo XI. Así, en las donaciones hechas al monasterio de San Millán por el señor Fortún Albaroz y su mujer Toda en 1078 y por Aznar Aznárez en 1096, del monasterio de San Asensio situado cerca de dicho lugar (posiblemente el actual San Asensio), el 1º y de unas fincas en Montalvo (Torremontalbo), el 2º.

En el siglo XII, María López donó a Santa María la Real, de Nájera, el monasterio de San Miguel de ‘Tavaliellos”, 2 monasterios, por tanto, existieron dentro del término de la pequeña población del Davalillo antiguo.

Sin embargo, fue Alfonso X quien transformó Davalillo en un poblado de cierta importancia, al donarle, en fecha imprecisa (hacia el 1253), el lugar de San Asensio para que lo poblasen sus vecinos, una vez que se lo hubo tomado al monasterio de San Millán a cambio de la exención de impuestos en la extracción de sal en Salinas de Añana. Debió concederle también el fuero de Haro.

El castillo se debió de construir con posterioridad al año 1177, ya que no figura a esta fecha, entre los mencionados por Sancho VII en la relación de castillos fronterizos realizada a petición del parlamento inglés. El castillo aparece documentado por primera vez cuando Enrique de Trastamara lo entrega a Carlos “El Malo” de Navarra en el año 1367. Pero también es muy probable que el castillo se construyese durante el reinado de Alfonso VIII para fortalecer la línea defensiva frente a Navarra, en un momento de máxima tensión fronteriza (segunda mitad del siglo XII y comienzos del siglo XIII), al reivindicar los reyes de Navarra, La Bureba,

Tras la guerra entre Pedro I y Enrique II la población decayó al fragmentarse, La Rioja en señoríos, iniciándose la progresiva decadencia de Davalillo. En el año 1389, Juan I, donó la villa a Sancho López de Puelles, mientras el castillo estaba en manos de los Manrique, familia a la que quedó vinculado hasta, al menos, el año 1656.

Davalillo se fue despoblando pasando a ocupar mayor relevancia San Asensio desde mediados del XV.

Bajo su puerta principal y al mediodia se encuentra la ermita de Nuestra Señora de Davalillo, que debió ser la iglesia parroquial del primitivo poblado del mismo nombre del que no quedan más que algunas piedras.

La leyenda cuenta que una plaga de alacranes que aniquiló a la población. Y es común ver en verano ejemplares por la zona.

 

El castillo fue construido a base de sillería con relleno de morrillo, con una estructura compleja y planta poligonal de 7 lados, que consta de un recinto amurallado y de una torre del homenaje.

La muralla tiene torrecillas redondas en los ángulos y el centro de los lienzos, siendo todas macizas, excepto los 2 cubos que defienden la entrada y la torre del ángulo noroeste.

En el exterior del castillo y hacia el este, hay restos de un muro que bien pudiera ser la cerca del poblado que se extendía ladera abajo.

La torre del homenaje está adosada a la cerca en el extremo oriental, es de planta cuadrada y en origen constaba de 4 pisos, con capilla en la planta baja, cubiertos con bóveda de cañón apuntado. En la parte baja se remata en un gran cubo redondo para albergar la capilla románica y consta de un tramo rectangular con bóveda de cañón, coincidente con la torre y una cabecera con tramo recto, cubierto también con cañón apuntado y ábside en hemiciclo que al exterior configura el cubo mayor del castillo. La puerta de ingreso a la capilla, en arco apuntado, se encuentra en el lado meridional.

Se ilumina mediante 3 aspilleras, colocadas 2 en el muro occidental y 1 en el centro del ábside. El acceso a los pisos altos de la torre se verificaba por la 2ª planta, donde hay una pequeña puerta en arco de medio punto en la cara Norte. En la 3ª planta del muro occidental hay una ventana en arco mixtilíneo y en el muro Sur, un amplio vano con ménsulas en la parte inferior. La 4ª planta está muy desmochada.

La puerta principal de la fortaleza está flanqueada por 2 cubos huecos y redondos en los esquinazos, realizado en piedra de sillería con elementos de defensa y precedida por un zaguán de 2 m. de profundidad, cubierto con bóveda de cañón apuntado. La puerta primitiva era en arco apuntado, bajo el cual se colocó posteriormente un dintel.

En el patio interior de la fortaleza y en los muros de la cerca hay varias hiladas de mechinales, ménsulas y rozas que hacen suponer la existencia de construcciones complementarias para habitación de la guarnición, almacenes, cuadras, etc.

En el exterior y hacia el Este, hay restos de un muro que bien pudiera ser la cerca del poblado que se extendía ladera abajo.

Visitable:
Enlaces Relacionados: