Castillo de Calentín

CASTILLO DE LA MAJADA MAZARRON I

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Calentín
Población:
La Majada (Mazarrón)
Provincia:
Murcia
Estado:
Restos
Datos de Interés:
La posible fortificación musulmana se encuentra cerca del caserío de La Majada (Mazarrón), en lo alto de un cerro que, enclavado en el llamado campo de Calentín, domina la cañada de La Majada, un manantial de agua cercano y el camino que conecta Las Gañuelas con Morata.

La fortaleza de Calentín es posible que tenga su origen en un momento tardío de la ocupación islámica, quizá en torno al siglo XII, cuando un considerable número de explotaciones rurales, de Alquerías, se situaron en la marina murciana.

Con la incorporación del reino de Murcia a la corona de Castilla en el año 1243, comenzó un proceso de despoblación del territorio, que concentró a los habitantes que no quisieron o no pudieron irse en unos pocos núcleos urbanos sólidamente amurallados.

Alonso Navarro identifica esta fortificación con el castrum Calentinum citado por Plinio y Vitrubio. Pero es durante la baja edad media cuando encontramos algunas referencias documentales a Calentín, parcas, aunque conocidas en los siglos XIV y XV, relacionadas siempre con un peligroso entorno asolado periódicamente por incursiones de corsarios berberiscos. Sin embargo, la concentración poblacional que se fue produciendo en el actual núcleo de Mazarrón a partir de la puesta en explotación de las minas de alumbre (en la segunda mitad del siglo XV), fue relegando progresivamente las tareas defensivas de Calentín en favor del nuevo castillo que el marqués de “Los Vélez” construyó sobre el cerro de San Cristóbal, en las antiguas casas de los Alumbres de Almazarrón, germen de la actual villa de Mazarrón.

 

El edificio se construyó adaptándose a la cima del cerro, levantado con mampostería ordinaria trabada con cal, sirvió de base para los muros de tapial de tierra o de calicanto (dependiendo del lugar).

Los restos actuales de la fortaleza se resumen en 2 grandes torreones que flanquean un muro. En su interior también se distingue un aljibe de planta rectangular que un día estuvo cubierto por una bóveda de medio cañón. Habría tenido una puerta en recodo con su rampa de acceso.

Los paramentos exteriores, fueron construidos mediante tapiales, aunque en algún momento de su historia se recubrieron de mampostería ordinaria trabada con cal o yeso.

Visitable:
Enlaces Relacionados: