Castillo de Barcience

BARCIENCE

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Barcience
Población:
Barcience
Provincia:
Toledo
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
Este castillo se alza sobre un cerro dominando “El Caserío”, desde el que domina la localidad de Barcience. Desde su posición se divisa una amplia superficie de terreno cerca de la ruta que, desde Toledo alcanzaba Ávila, tras cruzar los cauces del Guadarraina y el Alberche.

La localidad de Barcience fue una zona fortificada desde los siglos XI-XII. En el siglo XIII pasó a manos de la orden de Santiago, cuyo Maestre, Don Enrique de Castilla, lo cedió al adelantado Don Alfonso Tenorio, cabeza de la familia de los Silva, condes de Cifuentes desde 1454.  Juan de Silva, primer conde de Cifuentes, inició la construcción de la fortaleza en el siglo XIV, que concluiría su nieto, de su mismo nombre. El enorme león rampante, grabado en piedra sobre la torre del homenaje, es el emblema heráldico de los Silva, condes de Cifuentes. El escudo fue esculpido por artesanos de la piedra, navarros, altivo por su esbeltez, de pie en sintonía con la propia torre, ocupa varios metros del lienzo de esa piedra que como gran escudo heráldico le atesora. Sus casi 5 metros de altura por 3 metros de anchura, tallado directamente en la misma piedra sillar de su costado oriental.

Sobre este castillo no existe documentación que indique que el castillo se viese involucrado en alguna acción bélica, por lo que su uso a lo largo de los siglos ha sido principalmente como mansión señorial, aunque si fue dotada de artillería y guarnición en el siglo XVI.

La propiedad del castillo pasó de la familia de los Silva, a las casas ducales del Infantado de Osuna y de Pastrana, siendo estos últimos los que lo donaran al Papa León XIII, quien lo vendió posteriormente a un particular, junto con el término y el pueblo.

 

La fortaleza está formada por 2 recintos separados por una liza. En cuanto al edificio fue construido con una planta rectangular, a base de mampostería mayoritariamente, encontrando el ladrillo en la barbacana, en los mechinales y en algunas trompas. También hay sillares muy bien labrados en las esquinas y el encuadre de los vanos.

Al castillo se accede por una sola puerta abierta en uno de sus lados cortos, el que mira al Este. Debió tener foso y una barrera, de la cual sólo quedan 2 interesantes cubos que protegían la puerta de entrada al recinto.

Por lo que se refiere a las torres, 2 de ellas son de base circular, una 3ª de planta rectangular y la 4ª que hace las veces de torre del homenaje.

La torre rectangular, la del ángulo Sur Este es, sin duda, el elemento más característico de todo el edificio, donde aún figura el emblema del león rampante de los Silva, los constructores de este castillo señorial.

Todas las torres están realizadas con sillares finamente trabajados. Casi al nivel de las ventanas están las puertas de acceso a las torres circulares. En el primer piso, por el contrario, se abre un elevado número de ventanas tan abocinadas, que al exterior parecen más bien aspilleras.

También aquí se abren 3 puertas: 1 que da acceso a una de las torres redondas y 2 en la fachada principal.

Visitable:
Enlaces Relacionados: