Castillo de Alcaine

ALCAINE

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Alcaine

Población:

Alcaine

Provincia:

Teruel

Estado:

Restos

Datos de Interés:

Las raíces históricas de esta localidad turolense se remontan a la Prehistoria, pero la verdadera historia del lugar se inicia en la Edad Media.

La historia de los castillos aragoneses arranca en los siglos IX-X con la Reconquista cristiana y decrece a partir del siglo XVI con la unión de los reinos hispánicos. Las motivaciones que llevaron a levantarlos fueron: de control, para tener sujeto el territorio conquistado, de defensa, para parar los ataques de los reinos enemigos, o de prestigio de las clases privilegiadas.

El Castillo de Arcaine fue construido por los musulmanes en el siglo XI para controlar la ruta del río Martín entre Híjar y Montalbán.

Alcaine fue reconquistada en el siglo XIII, provocando una encarnizada lucha entre los señores de los alrededores por controlar la fortaleza. A finales de la centuria, el rey pone fin al conflicto, al convertir la villa en realengo. Esta situación sólo dura hasta los primeros años del siglo XV, cuando la familia Sesse se adueñe de las tierras de Alcaine, situación temporal, ya que Fernando I de Aragón recuperará la población para la corona.

Será Alfonso V quien entregue la villa de Alcaine definitivamente a don Berenguer de Bardaxí, quedando como propiedad de esta familia hasta el siglo XIX.

 

Se trata de un sistema defensivo formado originalmente por 11 torres y conserva parte de la estructura de un castillo triangular de planta irregular, con 3 torres anexas que convirtió a la villa en una de las más difíciles de conquistar de la zona en el periodo medieval.

De las 11 torres de su origen hoy día quedan restos de 7 de ellas, levantadas sobre 2 crestas rocosas que dominan el pueblo situado en el valle.

Estas son similares y están construidas en mampostería y tapial, aunque en diferente estado de conservación. Algunas apenas alcanzan ya los 4 metros de altura y otras se han reutilizado como palomares.

Sobre una de las crestas, la situada más al norte, se sitúan cinco torres bastante arruinadas, excepto una.

En la otra, aparecen las otras 2, una de las cuales parece ser más grande y es de planta pentagonal, la otra es de planta cuadrada y conserva cierta altura.

Existía otra torre más, sobre el desfiladero del río y que era conocida como El Alcázar, pero que hoy día no ha logrado sobrevivir.

Entre las torres que aún quedan en pie, o restos de ellas, se encuentran el Torreón de los Moros, la Torre de la Solana, la Torre de los Cristos, la Torre del Puntal, la Torre de las Moras o la Torre de San Ramón.

Visitable:

Enlaces Relacionados: