Torre de los Condes de Orgaz

FONTECHA

Tipología:

Icono_Torre

Nombre del Castillo:

Torre de los Condes de Orgaz

Población:

Fontecha

Provincia:

Álava

Estado:

Ruinas

Datos de Interés:

La torre se encuentra en un lugar de fácil acceso, dada su posición de primacía en la ruta Pancorbo-Orduña y Miranda de Ebro. Situada en una zona ligeramente elevada, servía de defensa para los posibles ataques causados por las luchas entre los reinos de esta zona.

En el fuero de Miranda de Ebro ya aparecen datos sobre una torre primigenia del siglo XI, aunque la torre que se conserva en la actualidad es del siglo XIV. En esta torre fortaleza o castillo se llegaron a nombrar caballeros. Su evolución va unida a la familia de los Mendoza. El dueño del castillo fue Juan Hurtado de Mendoza, quien perteneció a la marina guipuzcoana en el siglo XV.

El nieto de Mendoza residió en esta torre y le puso el nombre del mayorazgo de Orgaz, que anteriormente había conseguido y que con el tiempo pasó a ser condado. Fortalezas de este tipo proliferan por todo el País Vasco en esta etapa histórica. Sus funciones eran variadas: de vigilancia, de almacenaje, de residencia, etc.

La torre es el elemento dominante en todo el conjunto arquitectónico. Es de gran altura y está rematada en una cornisa y en almenas dobles que dan carácter defensivo al edificio. Junto a esto, el material utilizado y los vanos o ventanas dobles aportan al edificio el aspecto propio que deben de tener este tipo de palacios-fortaleza. La torre del homenaje destaca de forma clara en todo el edificio, su planta es rectangular.

Está compuesta por varios pisos y se encuentra rematada por una cornisa con almenas rectangulares. En el muro de la torre, se abren una serie de vanos de los cuales destaca una ventana de estilo gótico. El acceso principal de la torre presenta un arco apuntado encuadrado en un alfiz. El palacio es de planta rectangular.

Esta estructura arquitectónica va unida a la torre y con ella forma un conjunto férreo y compacto. Consta de tres plantas más la planta baja. En la última, aparecían elementos de tipo defensivo que hoy han desaparecido. En sus muros proliferan los vanos de pequeño tamaño.

El material utilizado es la piedra elaborada en perfectos sillares que dan al edificio un aspecto compacto. La piedra también ha sido trabajada para dar un toque decorativo al edificio. Este material es muy apropiado pues puede resistir los ataques del hombre y las incidencias meteorológicas propias del clima vasco.

El estado de la torre y el castillo es bastante bueno, siendo quizá una de las fortalezas mejor conservadas de las muchas fortalezas que proliferan en la provincia de Álava y en general del País Vasco. Esta zona era una de las que más y mejores edificaciones tenía, aunque los avatares de la historia han dejado huella.

Desde 1999 la Cuadrilla de Añana, la D.F.A. y el I.N.E.M están promoviendo una Ecuela-Taller para formar a jóvenes desempleados, realizando tareas de conservación y reconstrucción éste monumento.

Visitable:

No, al menos hasta que acaben las reformas.

Enlaces Relacionados: