Torre de las Palomas

Torre del Monasterio de la Murta (Alzira) V

Tipología:

Icono_Torre

Nombre del Castillo:

Torre de las Palomas

Población:

Alzira

Provincia:

Valencia

Estado:

Ruinas

Datos de Interés:

Según la leyenda, San Donato fundó en el siglo VI en este valle un pequeño convento que fue arrasado durante la invasión musulmana.

En 1357 el noble alcireño Arnau de Serra, señor del lugar, hizo entrega del Valle de Miralles a un grupo de ermitaños que se encontraban dispersos por el valle a condición que se agruparan y formaran un monasterio.

Estos ermitaños que habitaban este valle, se desplazaron al monasterio de San Jerónimo de la Plana en Xàbia (Jávea) para profesar como monjes de la Orden de San Jerónimo y luego poder volver a su valle para fundar su monasterio. El monasterio de San Jerónimo de la Plana fundado en 1374 sería el primer monasterio de esta orden, fundado en el Reino de Valencia.

Un ataque de los piratas norteafricanos ocurrido en 1386 sobre el monasterio de la Plana de Xàbia hizo que los monjes fueran llevados cautivos a Argelia. Años después fueron rescatados por Alfonso El Vell, duque de Gandia que los volvió a alojar en 1389 en el convento jerónimo de Sant Jeroni de Cotalba fundado por él mismo en 1388 y que sería la segunda fundación jerónima del Reino de valencia. De este monasterio partirán los primeros seis monjes que ocupen el monasterio de La Murta en Alzira en 1401.

Las obras comenzadas en 1376 son retomadas el 11 de febrero de 1401 bajo la dirección de fray Domingo LLoret del Monasterio de San Jerónimo de Cotalba de quien dependió el monasterio en un primer momento por ser de este lugar sus primeros pobladores.

El monasterio adoptó la típica configuración de iglesia y claustro, siendo alrededor de este último donde giraban las distintas dependencias del monasterio. En esta etapa constructiva (siglos XV y XVI) grandes familias valencianas ayudan al sostenimiento y construcción del monasterio.

Una segunda etapa constructiva se desarrolla durante el siglo XVII con el patronazgo muy especial de la familia de los Vich. El linaje de los Vich y su relación con el monasterio se inicia en 1477 cuando el I señor de Llaurí, don Luis Vich Corbera “mestre racional” de la ciudad de Valencia es enterrado en el claustro del monasterio donde había dispuesto su panteón familiar.

Las obras de la nueva iglesia fueron comenzadas como hemos comentado por el Embajador Vich, pero serían sus sucesores quienes llevaran a la práctica la construcción del templo y su engrandecimiento. Las obras fueron realizadas por Juan de Alicante y supervisadas por Agustín Muñoz.

En 1410 el monasterio recibió la visita de San Vicente Ferrer, y en 1586 del rey Felipe II en compañía del príncipe Felipe y la infanta Isabel Clara Eugenia, inaugurando un puente de acceso al recinto monacal.

En 1838 pasó a manos privadas y entró en estado de ruina hasta solo quedar lo que hoy vemos, de estas ruinas lo que mejor se conserva es la Torre de las Palomas, esta torre  se levantó entre 1547 y 1601, lo que dota al monasterio de una perspectiva de fortaleza, con sus almenas y sus matacanes. La construcción de la torre obedece a una época convulsa en que las costas mediterráneas eran frecuentes los ataques de piratas, así como de bandoleros y moriscos habitantes de la zona siempre descontentos con los abusos a los que eran sometidos. En dos de sus lados podemos apreciar perfectamente los matacanes con sus buhederas de defensa y en otro de los lados sólo quedan las ménsulas donde se apoyaba el matacán. Tal vez sea la Torre de las Palomas el elemento más característico del monasterio en la actualidad.

En la parte alta de la torre podemos ver una pequeña espadaña de un solo vano, donde parece ser se alojaba un reloj. La torre construida en mampostería se encontraba reforzada en sus esquinas por sillares. La puerta de acceso a la torre se encontraba en alto y para llegar a ella había que hacerlo mediante una escalera que en caso de necesidad era retirada hasta pasado el peligro.

Junto con la Torre de las Palomas, el monasterio disponía de dos torres más, una de ellas era conocida como las de las campanas y se situaba a los pies de la iglesia y en su base quedaba la puerta de entrada el templo. En la actualidad sólo queda un mínimo resto de su estructura.

La otra torre conocida como de la Portería, tenía en su base la puerta habitual de entrada al monasterio de donde tomaba su nombre. En la actualidad nada se conserva de ella.

Para reforzar aún más la seguridad del monasterio, este se encontraba rodeado por un muro almenado.

Visitable:

Enlaces Relacionados: