Palacio Ducal de Los Zúñiga

PALACIO DUCAL DE BÉJAR I

Tipología:

Icono_Palacio
Icono_Muralla

Nombre del Castillo:

Palacio Ducal de Los Zúñiga

Población:

Béjar

Provincia:

Salamanca

Estado:

Restos

Datos de Interés:

Del que fuera palacio ducal hoy queda muy poco. Hasta nuestros días sólo ha llegado la fachada de este palacio, que hoy día es un instituto de enseñanza secundaria.

El origen del Palacio ducal de Béjar habrá que buscarlo en la propia repoblación de Béjar, llevada a cabo por Alfonso VIII en 1203, pues su nacimiento como castillo (situado al occidente de la población y del sabemos que tenía planta rectangular con torres en los ángulos) iría unido a la construcción de las murallas.

Referencias del mismo se encuentran ya en el Fuero, de fines del siglo XIII. Béjar fue lugar de realengo, pero con Enrique III, en 1396, pasó a señorío de Diego López de Zúñiga o Estúñiga, cuyos sucesores van a ostentar el título de duques de ese lugar, concedido por los Reyes Católicos. 

En la parte posterior del palacio aún se conservan restos, como, la entrada principal de la alcazaba, que nos da una idea de la antigüedad de la vieja fortaleza, dotada de antemuro en el que se abre un arco semicircular timbrado con las ramas de los duques.  

Del palacio permanece la fachada principal que posee un enorme cubo desmochado en el lado suroeste y dos torreones, uno semicircular y poligonal el otro. Estos dos, están guarnecidos, en lo más alto, con azulejos blancos y azules, cornisas y escudos.

En uno de estos torreones, en el llamado Torreón de las Cadenas hay instalada una cámara oscura. La Cámara oscura, fue inaugurado en el año 2011 y consta de una apertura en la parte superior del chapitel de la Torre además de un sistema óptico con espejo y un juego de lentes a través de los cuales se proyectan de manera cenital y sobre una pantalla cóncava, las escenas que tienen lugar en el exterior, permitiendo una visión en el tiempo real de 360 grados sobre el casco histórico de Béjar).

También se conserva la fachada de mediodía, que ofrece varias ventanas bien trazadas, con iguales escudos. Hay, sobre un dintel, una inscripción en letras romanas muy difícil de leer, aunque según se cree tales leyendas son las que reproduce Ventura Lirios en su famoso cuadro.

Por dentro, es digno de verse el patio, con galerías de arcos y columnas semi jónicas en dos alas y en ambos pisos, sobre cuyas enjutas alternan los escudos, algunos con las iniciales “F” y “G”, que corresponden a don Francisco de Zúñiga y doña Guiomar de Mendoza.

En uno de los lienzos se desarrolla la escalera, que recibe entrada y luz desde el patio por una serie de arcos rampantes, muy aplanados, que se sostienen sobre columnitas jónicas muy bellas y sus pedestales.  

El último frente del patio es una pared llana en la que campean enormes escudos de los Zúñiga y Sotomayor y, abajo, tiene una bellísima fuente con taza poligonal y una robusta venera por cubierta. Está decorada por medias columnas corintias, entablamiento y remate de talla, los carteles ostentan las iniciales coronadas D.F.M y el año, que, en el friso, se señala de esta forma: A.D.M.Q.S.N (es decir año 1569).

Visitable:

Sólo por fuera y en horarios lectivos.

Enlaces Relacionados: