Muralla de Madrigal de las Altas Torres

Muralla Madrigal de la Altas Torres

Tipología:

Icono_Muralla
Nombre del Castillo:
Muralla de Madrigal de las Altas Torres
Población:
Madrigal de las Altas Torres
Provincia:
Ávila
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
Su nombre tiene que ver con la palabra árabe magerit o mayrit, de la que deriva también Madrid, que quiere decir arroyo matriz de aguas subterráneas, y hace referencia a las canalizaciones de acuíferos que realizaron los musulmanes.

El origen de Madrigal se encuentra en la repoblación de toda la zona, tras la recuperación de estos territorios por los cristianos en el s. X. El obispo de Burgos le otorgo fueros, confirmados después por Alfonso VIII, en 1.168, desde entonces empezó a destacar como plaza bien amurallada y lugar predilecto de la realeza.

En esta villa se celebraron los esponsales entre el rey Juan II de Castilla e Isabel de Portugal, en 1.447 y en ella nació el 22 de abril de 1.451, la que llegaría a ser la reina Isabel La Católica, uno de los personajes más sobresalientes y decisivos de la Historia de España.

La villa alcanzo su máximo esplendor tras la construcción del palacio veraniego de Juan II, y la fundación del Hospital Real, por su primera esposa María de Aragón, en 1.443.

Tras el matrimonio de Isabel I de Castilla y Fernando V de Aragón. conocidos, más tarde, como los Reyes Católicos, fueron convocadas Cortes en Madrigal, en 1.476, en las que se juró a Isabel como heredera del reino.

A finales del s. XVI se produjo en Madrigal un gran escándalo, protagonizado por el pastelero Gabriel de Espinosa y urdido por algunos nobles, cuando este se hizo pasar por el fallecido rey Sebastián de Portugal. La aventura acabo con el pastelero en la horca.

La muralla es una soberbia construcción románico-mudéjar de carácter militar que parece fue levantada entre los siglos XI y XII una primera cerca ante la amenaza almorávide.

Una segunda cerca se levantaría en tiempos de Sancho III, a mediados del siglo XII, con motivo de las disputas entre los reinos de Castilla y León y la invasión almohade.

Y la actual cerca se inició durante el reinado de Alfonso VIII (1158-1214) que debió continuar durante todo el siglo XIII fundiéndose lo románico, lo gótico inicial y lo mudéjar. Para comienzos del siglo XIV debió estar terminada, pues Fernando IV manda derribarla como castigo por el proceso de emancipación de Madrigal con respecto a Arévalo, acción que obviamente no llegó a realizarse, posiblemente por encontrarse numerosas viviendas adosadas a sus muros.

La muralla de Madrigal de las Altas Torres estaba rodeando la villa en un círculo, casi perfecto, de casi 700 m de diámetro, que llego a tener más 100 torres albarranas.

De estas casi 100 torres cuadradas (aunque algunas de las que protegen las puertas son pentagonales) sobresalientes respecto al lienzo de la muralla sólo sobreviven 23, la mayoría de las torres son huecas a fin de facilitar una defensa activa a través de ventanas y saeteras.

El espesor de estas tiene una media de 1,5 metros. Para mayor refuerzo disponía en medio de un foso, lo que hacía al conjunto inexpugnable (en la actualidad está cegado casi en todas partes).

Su material básico es tapial de tierra apisonada y piedra de río encintado de ladrillo. El amurallamiento, que en origen tenía 5 castillos pentagonales e irregulares para cada puerta, actualmente sólo tiene 4 abiertas en los lienzos en dirección a otras tantas poblaciones importantes con los nombres de Medina del Campo, Cantalapiedra, Peñaranda y Arévalo.

Visitable:
Enlaces Relacionados: