Cerco de Artajona

ARTAJONA VI

Tipología:

Icono_Muralla
Nombre del Castillo:
Cerco de Artajona
Población:
Artajona
Provincia:
Navarra
Estado:
Deteriorado
Datos de Interés:
El Cerco forma un conjunto fortificado perfectamente adaptado sobre el cerro el que se asienta y es la fortificación más importante y mejor conservada del antiguo reino de Navarra.

El origen de esta fabulosa fortificación, conocida como “El Cerco”, se remonta al año 1085, cuando Hugo de Conques inició los trabajos encargados por los canónigos de Saint Sernin, de Toulouse, cuando Pedro de Roda, obispo de Pamplona, les donó Artajona. La construcción se terminaría en el año1109, según confirman las cartas de Pascual II al arzobispo de Toledo don Bernardo y del propósito de Saint Sernín de Toulouse al rey Alfonso I el Batallador.

El cerco de Artajona ha sido, a lo largo de los siglos, anhelado por reyes, señores y clérigos, lo que provocó numerosas luchas que hicieron necesarias varias reconstrucciones de la fortaleza, especialmente durante el reinado de Carlos II el Malo, monarca que, en el año 1381, dispensó de ciertos tributos a los artajoneses para que pudiesen hacer frente a los gastos ocasionados en tales obras.

Artajona presume de ser el único lugar del mundo dónde las campanas se bandean al revés. La más antigua de las que se conservan data de 1735 y la más grande pesa 1801 kg.

Al recinto se puede acceder por cualquiera de los 2 primitivos portales que se conservan, el portal de San Miguel y el portal de Remagua.

Dentro del recinto también formaban parte de la defensa la propia iglesia de San Saturnino con su torre y el llamado castillo del Rey, un torreón de planta circular, hoy desaparecido, que se emplazaba en el ángulo Oeste de la fortaleza, muy cerca de la línea de muralla. Esta torre pasó a ser la nevera de la villa en el siglo XVI, según confirmaba la inscripción existente en el dintel de la puerta: HIC SERVATUR HYEMS UT SIT MODERATIOR AES(TAS), lo que podría a venir a decir “Aquí se guarda el invierno para moderar el estío”.

La iglesia fue construida en el siglo XIII con robustos muros y contrafuertes, sobre las ruinas de un templo románico y esta, formó parte de la defensa del conjunto.

En el interior de la iglesia se encuentra un retablo gótico realizado entre 1505 y 1515 que alberga una talla sedente de San Saturnino, una talla gótica de la Virgen con el Niño y un calvario de estilo gótico hispano-flamenco que se completa con pinturas y abundantes oros.

El paso de ronda sobre la bóveda de la nave que sirvió de calabozo, el pozo de agua, el uso que hicieron de la sacristía como cárcel y la torre prismática del siglo XIV utilizada como puesto de guardia en el siglo XV.

El conjunto tiene unos 700 metros de perímetro amurallado con robustos lienzos de sillería, originariamente tuvo 14 torreones cúbicos y almenados intercalados (sólo quedan 9), unidos por el camino de ronda.

El modelo de torre empleada en el Cerco de Artajona, denominado bestorre, desempeñaba la doble función de actuar como refuerzo de los paramentos de la muralla y como punto de vigilancia y defensa.

Las bestorres, quedan abiertas hacia el interior del recinto y eran las más aptas para flanquear murallas urbanas. Tenían al menos 3 niveles de ocupación: el primero era un almacén de víveres y municiones, un segundo a la altura del paseo de ronda que se empleaba como sala del cuerpo de guardia y un tercero donde se realizaban las funciones de vigilancia.

En un extremo del recinto restan los cimientos de un espectacular donjón de planta circular, de 11 metros de diámetro y de 3 de espesor en el muro, que pudo llegar a tener 30 metros de altura y que fue la primitiva torre del homenaje.

El aljibe, está situado en el lado Norte de la iglesia, tiene una superficie de 7 x 4 metros, así como 3 metros de profundidad.

Visitable:
Enlaces Relacionados: