Castillo y recinto amurallado del Desolado De Rada

MURILLO EL CUENDE II

Tipología:

Icono_Castillo
Icono_Muralla

Nombre del Castillo:

Castillo y recinto amurallado del Desolado De Rada

Población:

Despoblado de Rada (Murillo El Cuende)

Provincia:

Navarra

Estado:

Restos

Datos de Interés:

A 4 kilómetros de Caparroso, en la Ribera de Navarra, estratégicamente emplazado en lo alto de un cabezo se halla el Despoblado de Rada, un recinto amurallado de gran importancia defensiva en el Medievo que alberga restos de un castillo del siglo XII, un viejo torreón, y la iglesia de San Nicolás, de finales del siglo XII.

Una abrupta ladera laminada por un meandro del río Aragón precede a los restos de la aldea medieval construida en lo alto del cabezo (436 metros) al que se accede en coche. Una vez allí, una puerta franquea las viejas murallas dando paso a un interior que conserva las ruinas de una villa en la que en 1366 vivieron 38 vecinos, 21 hidalgos y 17 labradores y que fue arrasada en 1455 durante la guerra civil que se libró en Navarra.

Consta documentalmente en 1222, cuando Bartolomé Ximénez de Rada prestó homenaje al rey Sancho el Fuerte por este señorío. En 1297, castillo y villa fueron agregados al patrimonio real. En 1307 el rey Luis Hutin permutó con Ojer de Mauleón este señorío por el castillo de Mauleón. En tiempos de Juan II, durante las guerras, el castillo y la villa fueron arrasados.

El Despoblado permaneció abandonado hasta 1981, cuando su propietario, el duque de Miranda, Luis de Silva, lo donó al Gobierno de Navarra. Esto permitió el inicio de campañas arqueológicas que han permitido rescatar el pasado de este lugar y ha potenciado su atractivo turístico para los amantes de la historia y de quienes disfrutan contemplando bellos paisajes.

En el lugar se conserva un lienzo de la muralla (XII) de unos 100 metros de longitud con restos de dos torres prismáticas de carácter defensivo y las ruinas del castillo de la estirpe nobiliaria de los Rada (XII-XIII).

El recinto cuenta con un torreón circular perteneciente a un románico temprano, el aljibe, que recogía el agua de lluvia, la necrópolis, en la ladera del cerro, con estelas discoideas y lajas verticales y la iglesia de San Nicolás, lo único que se respetó cuando se arrasó el poblado.

Visitable:

Enlaces Relacionados: