Castillo San Telmo o Castillo de los Piratas

HONDARRIBIA III

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo San Telmo o Castillo de los Piratas

Población:

Hondarribia

Provincia:

Guipúzcoa

Estado:

Buen estado

Datos de Interés:

El pequeño castillo de San Telmo, se encuentra a media ladera del monte Jaizkibel, sobre el puerto nuevo y el santuario de Nuestra Señora de Guadalupe y el fuerte de Guadalupe, en la localidad guipuzcoana de Hondarribia.

Fue construido por orden de don Juan Velázquez y bajo el reinado de Felipe II, para la  defensa de las naves que fondeaban en el puerto y eran asaltadas por los piratas y corsarios, para ello, se aprovecharon los restos de una antigua torre.

Aunque Hondarribia era ya importante en tiempos de los romanos, la actual población tiene su origen en época medieval, siendo una de las poblaciones marineras del antiguo reino de Navarra. Pronto pasó a jurisdicción de Castilla, y en el año 1203 recibió del rey Alfonso VIII la carta puebla de San Sebastián. La estratégica situación de esta localidad la convirtió en una plaza relevante y fuertemente amurallada.

A lo largo de su historia tuvo que soportar numerosos asedios, como el ocurrido en el año 1521, cuando Enrique II de Francia ocupó la fortaleza en un intento de recuperar Navarra. Uno de los episodios más curiosos protagonizados en el castillo fue el asedio producido en 1638 por las tropas del príncipe de Condé, los ocupantes abandonaron el castillo dirigiéndose nadando hasta Fuenterrabía.

El castillo tenía planta rectangular, formando los lados orientados hacia el mar una batería con capacidad para cinco cañones. El resto del castillo está constituido por dos construcciones rectangulares perpendiculares entre sí, unidas por uno de sus lados menores a un edificio cuadrangular de mayor altura. Con las guerras carlistas del siglo XIX, se realizaron leves modificaciones.

En 1755 el Rey Fernando VI mandó construir fuera de los muros de la Plaza de Fuenterrabia un almacén sencillo para trasladar a él la pólvora que actualmente se custodia en los que hay en la referida Plaza.

A la estructura ya descrita solamente se añadió un muro cuya misión era aislar del exterior los dos lienzos del torreón que formaban parte del perímetro del castillo. Este muro fue dotado de dos garitas de vigilancia y de un pequeño sector aspillerado.

La entrada, situada en la pared meridional, da acceso a un estrecho pasaje que desembocaba en la puerta primitiva. Grabado en su dintel, bajo las armas reales, puede leerse “PHILIPVS II HISP INDIAR Q REX / AD REPRIMENDA PIRRATARVM I LATROCINIA / HOC SANTERMI CASTELLUM EXTTUERE MANDANIT / ANO DOM -MDXCVIIII / SIENDO DON JVAN VELAZQUEZ CAPN GN DE ESTA PROA“.

La torre es el elemento básico en esta construcción de carácter claramente defensivo. Se encuentra jalonada por una serie de vanos fusileros estrechos orientados al ataque y al contraataque. En ella, también se sitúa una garita desde donde se defendía el acceso que permitía la entrada al interior del castillo. La torre queda rodeada por una barrera defensiva fechada en el siglo XIX.

En el interior de la torre, pueden verse una serie de bóvedas de cañón. Un pozo sirve como aljibe y se alimenta por agua de lluvia. A este pozo se llegaba a través de una escalera hecha en piedra. Otro elemento a destacar es la decoración heráldica colocada a la entrada del núcleo principal.

Este edificio está hecho en piedra. La técnica utilizada es el sillarejo, técnica en la que la piedra se trabaja en pequeños sillares pero de forma muy tosca. La piedra es el elemento más utilizado en estas construcciones defensivas debido a su enorme dureza y resistencia.

Visitable:

No

Enlaces Relacionados: