Castillo de Zagra

ZAGRA II

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Zagra

Población:

Zagra

Provincia:

Granada

Estado:

Restos

Datos de Interés:

La población de Zagra ha pertenecido históricamente al territorio de Loja. El territorio de Loja en general, y Zagra en particular, por su posición de avanzadilla en la frontera que el reino nazarí tiene con Castilla, sufrirán cambios significativos.

A lo largo del siglo XV los avances cristianos se convierten en definitivos, se ganan una serie de plazas importantes (Antequera, Archidona) y el territorio que nos ocupa se sitúa en una posición cada vez más vanguardista. La defensa de este territorio frontero se organizará en torno a los castillos de Cesna y Zagra.

Durante el emirato, el territorio de Loja quedará adscrito a la Cora de Elvira, con capitalidad en madinat Ilbira.

En la etapa nazarí, el territorio de Loja constituye una división político-administrativa del reino nazarí y englobaba los actuales términos de Zagra, Algarinejo, Loja, Huétor Tajar, y Salar, con una extensión total de 675 km2.

En la ciudad de Loja se centralizan las funciones militares, fiscales y judiciales. Un arraez o cabecera es el representante del poder del sultán, este poder político local nombraría a los alcaides de las fortalezas del distrito.

La peña donde se emplaza el castillo proporciona una defensa natural, además de una amplia visibilidad, motivo este, por el que se eligió para erigir sobre ella el castillo.

Los flancos Sur y Este están definidos por sendos tajos, que imposibilitan el acceso por esas zonas, por lo que las defensas ahí son mínimas, en las caras Oeste y Norte existe una pronunciada pendiente, encontrándose éstas fuertemente fortificadas. La fortaleza de Zagra, se encuentra estructurada en dos espacios bien diferenciados.

Los restos que se conservan en la actualidad permiten reconocer dos recintos: uno exterior, que denominaremos villa, y un recinto superior e interno, la alcazaba. Al exterior de la fortaleza, frente a la torre, encontramos un foso excavado en la roca, en la actualidad relleno parcialmente para la construcción de bancales destinados al cultivo. Se aprecian las huellas de los instrumentos de trabajo utilizados para su construcción.

En el interior se aprecian numerosas estructuras realizadas en la roca, entre las que destacan algunos escalones y un aljibe, situado en el recinto inferior de la alcazaba. Así mismo gran cantidad de tejas y cerámica se reparten por el interior de la fortaleza. El estado de conservación del castillo es malo. Las torres se encuentran derruidas y los tapiales al perder la costra corren riesgo de un rápido deterioro. Numerosos edificios, la mayoría abandonados y en ruina, se adosan a los muros.

El castillo ha sido una estructura defensiva para refugio de los habitantes de la zona, un medio de protegerse de las incursiones que realizaba el enemigo, el sistema defensivo se completaba con la construcción de un foso externo. Es lógico, pues que se trate de una estructura de época nazarí, momento histórico en el que esta zona se constituye como fronteriza. Su forma, dimensiones y técnica constructiva tienen paralelos en torres de alquería del reino nazarí.

Las fuentes escritas nos hablan de la presencia de una cierta población en la zona, dedicada a la actividad agrícola. En el libro del repartimiento de Loja se hace mención a tierras puestas en cultivo en esta zona, aunque la ganadería constituía, a buen seguro, una actividad económica fundamental en un lugar montañoso como éste.

El estado de conservación del castillo es malo, no hallándose restos de torres ni de lienzos. En algunas zonas estos han desaparecido por completo, las torres se encuentran derruidas.

Visitable:

Enlaces Relacionados: