Castillo de Villasobroso o de Sobroso

MONDARIZ IV

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Villasobroso o de Sobroso

Población:

Pontevedra

Provincia:

Álava

Estado:

Buen estado

Datos de Interés:

El Castillo está en una ladera del Monte Landín, se encuentra un promontorio donde en su alto se erige la fortaleza. Como otros tantos castillos y fortalezas de Galicia este fue construido sobre un poblado castrexo que al igual que el castillo, eligiera este lugar tan privilegiado. A una altura de 334 m sobre el mar desde donde se divisa un semicírculo de entre 8 y 12 km.

Desde aquí se controlaban las comunicaciones entre las tierras interiores y el mar y la histórica villa de Tui. En la antigüedad la parroquia donde se ubicaba el castillo era llamada San Martiño da Portela (puerta). En 1926 se cambió por el actual topónimo, Vilasobroso. El nombre “Sobroso”, antiguamente “Soberoso”, viene dado por el abundante número de sobreiras (alcornoques) que poblaban el lugar.

Se sabe que existió otra fortaleza más antigua en lo alto del Monte Landín, del cual se conserva hoy en día una fuente de piedra con un muro de mampostería muy antiguo que pertenecía a esta.

Se dice que ya por el siglo IX, Bermudo II se refugió en esta fortaleza (quizás en la más antigua) durante la batalla de Portela Arenaria (Vilasobroso), cuando se enfrentaba a las tropas del rey de León, Ramiro II.

La primera referencia documentada que tenemos del actual castillo de Sobroso data del siglo XII, concretamente del año 1117, cuando según, la “Historia Compostelana”, Doña Urraca es cercada en esta fortaleza por su hermana Doña Teresa, infanta de Portugal, y por los partidarios de su hijo, encabezados por el Conde de Traba.

Recluida esta en sus calabozos, la leyenda cuenta como logró huir por unos pasadizos secretos que conducían a orillas del mismo río Tea. Hoy en día parecen existir restos de estos túneles, de los cuales no vamos a descubrir su localización, pues sus interiores guardan peligros, como pueden ser la formación de gases tóxicos que pueden provocar la falta de oxígeno. En su huída, Doña Urraca fue a Compostela en busca de la ayuda del arzobispo Gelmirez, para retornar y volver a conquistar la fortaleza.

En 1190 aparece en una documentación Pelayo Muniz como ocupante del castillo en nombre del Rey, dado la importancia defensiva que tenía esta fortaleza en el obispado de Tui. Más tarde pasa a manos de los Soboroso hasta que en 1379 Pedro Ruíz de Sarmiento y sus descendientes reciben el señorío de Sobroso, de manos de Juan I. En el siglo XV, Álvaro Pérez de Sotomayor se apodera de las propiedades de un descendiente de los Sarmiento, Don Diego, pero poco le duraría esta posesión porque, doce años después, durante la revuelta Irmandiña (1467-1468) el castillo, como tantos otros en Galicia, fue destruido en gran parte.

Pasa entonces a manos del hermano bastardo de Diego, Pedro Álvarez de Sotomayor, llamado popularmente Pedro Madruga, Conde de Camiña, quién lo reconstruye. Sin embargo, cautivo Pedro en Benavente, García Sarmiento, recupera el castillo. Liberado Pedro Madruga, vuelve a la carga hacia la codiciada fortaleza, y para ello levanta una fortificación en el cercano monte de A Picaraña, desde donde se divisaba el castillo de Sobroso. Llegó incluso a coger preso a Diego, pero sus partidarios nunca se rendirían. Pedro Madruga se retiró ante la llegada de ayuda de nobles gallegos a favor de los Sarmientos. Así Don Diego, pudo terminar la reconstrucción de la fortaleza.

Con la llegada de los Reyes Católicos, la fortaleza pierde el carácter bélico y pasa a ser residencia de múltiples nobles y alcaides nombrados por los Condes de Salvaterra y los marqueses de Sobroso, para el control de la jurisdicción.

En 1835 el castillo queda en abandono, hasta que por herencia pasa a manos de los duques de Hijar. Hacia finales del siglo XIX lo adquiere el conde de Torrecedeira que lo vende a Alejo Carrera Muñoz en 1923. Este lo restaura casi en su totalidad.

Tres zonas conforman la estructura del recinto, una muralla exterior, el cuerpo residencial y la torre del homenaje. La muralla exterior actual data del siglo XV y abarca 140 m de extensión. Para acceder a la entrada principal hay que recorrer un largo camino que se hacía fácil de defender.

Un foso que no tiene carácter defensivo separa la puerta de acceso al recinto. Dentro del recinto veremos una pequeña capilla de planta rectangular y entrada en arco de medio punto.

Su fachada es coronada por un pequeño campanario sin campana y por encima una pequeña cruz. A la puerta del cuerpo residencial se asciende por una escalinata y se entra por debajo de un arco apuntado.

Para entrar en la torre del homenaje de trece metros de altura, lo haremos por el exterior de estas salas residenciales. En la planta baja de la torre podremos bajar a una estancia inferior, donde se encuentra un profundo pozo artificial de sillería que se utilizaba como depósito de agua.

La estructura estaba dispuesta para que el agua de la lluvia fuera recogida en este pozo. No hay más remedio que volver a subir y después de pasar, en el segundo piso, por una representación de una habitación y una cocina de la época, llegaremos a lo alto del torreón. Desde aquí podemos divisar una vasta zona de la comarca del Condado y del Concello de Mondariz.

Por esta situación privilegiada y dominante la fortaleza recibía el nombre de “chave forte” (llave fuerte) del reino de Galicia y por lo tanto su historia está llena de conflictos por el dominio de esta fortaleza.

Visitable:

Enlaces Relacionados: