Castillo de Trujillo

TRUJILLO I

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Trujillo
Población:
Trujillo
Provincia:
Cáceres
Estado:
Deteriorado
Datos de Interés:
El castillo de Trujillo se alza sobre la cota superior del berrocal trujillano, en un cerro llamado «Cabeza de Zorro». El castillo formaba parte del gran recinto que rodeaba a la ciudad y que tenía 7 puertas.

El origen de Trujillo se remonta a la época romana. Pero su fama es debida, sobre todo, a que es la cuna de muchos conquistadores importantes del país, entre los que destacan Pizarro, García de Paredes, Orellana o Nuño de Chaves.

Durante la época romana, este castro del imperio, llamado Turgalium, era una prefectura emeritense por su interés estratégico. Se entregó a las tropas islámicas de Musa ibn Nusair en el año 713. Según el “Codex Calixtinus” antes de finalizar el siglo VIII Carlomagno tomó esta fortaleza.

De hecho, aún se conservan inscripciones romanas embutidas en la pared formando parte del paramento. Tal es el caso de un cipo de granito con la transcripción: M(arcus) L(ucius) CATVL(us), lo que traducido sería “Marco Lucio Catulo…”; o el cipo sepulcral de granito que presenta la transcripción: CA (ecili VS IA / CRVSTENI F(ilius) / SEVERUS / AN(forum) XXV. H(ic) S(itus) E(st) / FRATRES/ F(aciendum) C(uraverunt), lo que traducido sería: “Caecilio Severo, hijo de Iacrusteno, de 25 años, aquí yace. Sus hermanos procuraron hacerlo”.

Durante la denominación árabe se convierte en centro de gran actividad militar, convirtiéndose en el siglo X en una plaza fuerte musulmana (su emplazamiento en el camino de Mérida a Toledo acentuó su importancia estratégica).

Las fuentes árabes existentes sobre Trujillo son importantes, se sabe que en el 881 hay una incursión de Alfonso III contra los Nafza, que ocupaban la zona.

En el 929-30 Abd al-Rahman III nombra gobernador militar en Torjala a Ahmad Ibn Sakan, siendo este gobernador, el que fortifica especialmente la fortaleza de Trujillo y el río Tajo, tan fácilmente atravesado por los cristianos hasta este momento. Estos y otros datos históricos avalan una fecha de construcción del castillo en la segunda mitad del siglo IX.

En el año 1186, Alfonso VIII logró dominar la ciudad, aunque solo pudo mantener 10 años, pues en el 1196, pasó nuevamente a manos almohades. Pero sería recuperado el 25 de enero de 1232 por las tropas del obispo de Plasencia don Domingo y de las Ordenes Militares incluyendo el castillo definitivamente a la corona.

En tiempos de Pedro I, e l castillo de Trujillo fue elegido para que el tesorero del rey, el judío Samuel Leví, guardase las riquezas de la Corona, porque se la consideraba una de las fortalezas más seguras del reino.

En 1446 don Álvaro de Luna, condestable de Castilla y maestre de Santiago será nombrado primer duque de Trujillo y señor del castillo, esta será la primera vez que un maestre de Santiago es amo de Trujillo, aunque sería por poco tiempo pues a la muerte de Álvaro de Luna, Trujillo vuelve a pasar a la corona. Entonces don Enrique IV concede la fortaleza a Álvaro de Zúñiga que llega con el rey a Trujillo en 1469 para hacerse cargo, pero el alcaide del castillo don Gracián de Sese, se niega a ello ante el mismo rey diciendo que no lo entrega porque “ni cumple a su servicio ni al bien de vuestros reinos…“.

A la muerte de Enrique IV el marqués de Villena se hace fuerte en el castillo contra Isabel y Fernando apoyando la causa de la Beltraneja que estuvo refugiada en la fortaleza en su disputa con la reina Isabel I en una época de agitación familiar y social aunque lo estuvo poco tiempo pues no había seguridad ante la actitud de Luis de Chaves y los Monroy. Una vez entregado el castillo a la reina Católica, Juana tuvo que salir huyendo hacia Plasencia, donde se casó con Alfonso V de Portugal.

El rey Fernando el católico se interesó por las obras que se estaban llevando a cabo en el castillo cuando pasó por aquí de camino a Guadalupe hallando su muerte el 23 de enero de 1516 en Madrigalejo.

En el año 1547 se acuerda construir en el interior de la fortaleza la ermita del castillo dedicada a Santa María de la Victoria como patrona de la ciudad, la obra se encargó a Sancho de Cabrera por 100 ducados, así lo estableció el concejo. El 21 de abril de 1531 se construyó una bóveda para colocar una imagen de granito realizada por Diego Durán que representara la Virgen de la Victoria y que retocó Juanes de la Fuente en el año 1583.

Fue este castillo de Trujillo, un edificio defensivo y no residencial, pues no posee estancias residenciales, ni torre destacada en altura de acorde con el hecho de que esta ciudad fue casi siempre realenga, por eso, no tiene torre del homenaje ni escudos de familias nobles en tiempos de los reyes católicos.

Entre las muchas curiosidades de esta fortaleza destacamos que fue empeñada por Fernando II para obtener dinero. Alfonso XI la donó a su esposa, doña María de Portugal. Fue en este castillo donde por primera vez se izarán en España, las armas de Castilla y Aragón a la muerte de don Juan II, pues los reyes católicos estaban en la ciudad cuando les llegó la noticia el 15 de Enero de 1479. En 1591 estuvieron presos en el castillo Gómez Solís y el comendador Luis de Carvajal.

 

El castillo construido por los árabes en la segunda mitad del siglo IX, sobre los restos de una antigua alcazaba, se realizó a base de mampostería y sillería reaprovechados deconstrucciones romanas mampostería, con una estructura compleja y una planta irregular con proliferación de torres en sus estructuras.

Sus muros de sillería despiezados en grandes bloques que encierran un núcleo interior de hormigón, conforman un recinto regular de 40 metros de lado jalonado de torres, todo el trazado en codos rassasi (unidad de medida característica del Califato de Córdoba).

El recinto hermético, está rodeado por la cerca de murallas en un perímetro de 900 metros.

La fortaleza consta de 2 recintos

-El antemuro con torres albarranas, semicilíndricas, cuadradas, almenas, aljibes, arco de herradura, adarve y coracha. En el XVI se añade un baluarte para la artillería. En el interior hay un doble recinto:

-El castillo que a su vez consta de 2 grandes recintos geométricos adyacentes: el Patio de Armas y la Albacar.

El patio de armas es un recinto cuadrado levemente irregular de 52 m, con 20 torres prismáticas.

*En el rincón NorEste del patio de armas se encuentran 2 aljibes, sobre elevados respecto al suelo actual. Uno de ellos es una obra es de ladrillo y piedra y tiene planta regular y es geminado, con las claraboyas superiores como único modo de acceso. Está cubierto por bóveda de medio cañón, comunicándose de un lado al otro por 2 arcos de medio punto apoyados en una columna. La longitud es de 9 m. y la anchura de cada nave es de 2,40 y 2,20m.

El otro aljibe es de planta irregular, aprovechando el espacio que hay entre el exterior del aljibe citado y los muros Norte y Oeste del interior del recinto principal. Tiene escalera de acceso desde el exterior, que da a un andén. Está dividido en 8 cámaras distribuidas en forma de “L”, siendo las 2 últimas de planta cuadrangular irregular.

*Tras del recinto principal, se sitúa la Albacara, (del ár. Al-baqqara, la vaquería, define a un recinto murado en la parte exterior de una fortaleza, con entrada en la plaza y salida al campo y en el cual se solía guardar ganado vacuno). Se trata de un recinto poligonal levantado inmediatamente después que la fortaleza, al que se añade en época almohade una coracha. La Albacara está rodeada, en parte, por una barbacana de época cristiana. La Albacara, forma en planta un hexágono de 92 x 90,40 m.

En su interior se encuentra una pequeña ermita del siglo XVI dedicada a San Pablo, para conmemorar el día que se reconquistó Trujillo, el 25 de enero de 1232, día de la conversión del santo, se trata de una sencilla edificación de cabecera poligonal y nave única compartimentada en 3 espacios por arcos apuntados y cubierta con bóvedas de cañón con lunetos. Junto a la ermita hay un pozo con brocal de piedra, para suministrar agua a los animales.

El acceso al primer recinto se realiza por una puerta que se abre en arco de herradura al mediodía, defendida por dos torres albarranas, esta puerta fue reformada en el siglo XVI, el concejo ordenó que entre las torres de la fortaleza se construyera una bóveda para colocar una imagen de granito que representara la Virgen de la Victoria.

Las torres albarranas son posteriores, estuvieron unidas con los cubos del castillo mediante arcos de los cuales quedan hoy restos del lugar de sus enjarjes que se corresponden de lado a lado, y que son exactos a los existentes en la Alcazaba de Mérida, no solo en obra sino también en similitud de dimensiones y de aparejo a base de grandes sillares romanos, reutilizados, fundamentalmente para establecer la cimentación a cota militar, dispuestos en hiladas calzadas de trozos de ladrillos y de lajas fragmentadas de pizarra.

Para comunicar las torres albarranas con el resto del edificio se colocó un puente de hierro y madera. La piedra se combina con el ladrillo, sobre todo, como elemento decorativo.

Visitable:
Enlaces Relacionados: