Castillo de Torres de Martelo

VIMIANZO III

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Torres de Martelo

Población:

Vimianzo

Provincia:

A Coruña

Estado:

Buen estado

Datos de Interés:

El Castillo de Vimianzo, también conocido como Torres de Martelo, se encuentra en la entrada de la villa de Vimianzo, en el ayuntamiento del mismo nombre. En la actualidad acoge una muestra permanente de artesanía popular.

Los constructores de la fortaleza parece que debieron ser los Mariño de Lobeira, allá por el siglo XII o XIII. El aspecto de este primer edificio apenas se puede intuir, ya que no quedan prácticamente vestigios, sólo los datos obtenidos de las excavaciones realizadas en los años 80 nos revelan la existencia de una gran torre, en lo que hoy es el patio, de la que podemos observar los cimientos, pegado a ella vemos también los restos de un horno, posiblemente para la elaboración de pan. Además, bajo los muros actuales aún se ven restos de la primitiva construcción.

Poco conocemos también, de la historia del linaje de las familias nobiliarias que fueron propietarias de este castillo, conocemos sus iniciadores los Mariño de Lobeira, sabemos que los Moscoso serían los siguientes propietarios, si somos conocedores que estaban emparentados con los Traba, una de las familias nobiliarias más representativa de los años centrales de la Edad Media gallega.

Tras sucesivas compras de tierras y a matrimonios ventajosos, que les permitieron acceder a sustanciosas herencias, fueron creciendo poco a poco, hasta la historia nos indica que acabará bajo la propiedad de los Condes de Altamira, lo que demuestra años de esplendor para este castillo por la proximidad a la coronada esta familia, que llegará a convertirse en una de las familias nobiliarias más poderosas de la Península.

A finales del s. XV se produce un hecho decisivo en la historia de Galicia y del Castillo, lo que se conoce como “As Guerras Irmandiñas”, el pueblo cansado por la presión económica ejercida por los señores feudales y por los abusos y violencia ejercido sobre ellos, decide tomar al asalto las fortalezas. Este acontecimiento va a provocar la huida de toda la grande nobleza gallega hacia Castilla y Portugal, siendo destruidas o seriamente dañadas la mayoría de las fortificaciones existentes. Lo mismo le aconteció al Castillo de Vimianzo, que será tomado al asalto, actualmente, en el mes de julio se celebra una fiesta para recordar este hecho histórico.

La rebelión no duró mucho, los nobles escapados se reorganizan en Castilla y, con la ayuda de la aristocracia local, emprendieron la recuperación de sus posesiones en el año 1469. Con la caída de los “irmandiños” será el Arzobispado de Santiago quien se apodere del Castillo, pero años más tarde uno de los Moscoso, Lope Sánchez de Moscoso, autoproclamado primer Conde de Altamira, recuperará la fortaleza por la fuerza de las armas. El Castillo será reconstruido gracias a la intervención de maestros canteros vascos y el aspecto resultante no debía ser muy diferente del actual.

A finales del s. XV los Condes de Altamira abandonarán Galicia como la mayor parte de la alta nobleza gallega, para residir en la corte y estar más cerca de los reyes. La administración de sus posesiones quedará en manos de figuras que se denominarán alcaides o merinos, esto mismo ocurrirá en Vimianzo. El Conde rara vez volverá a Galicia y serán subordinados nombrados por él los que gobernarán el Castillo, cobrarán las rentas y las remitirán a sus propietarios en la corte.

La última gran reforma fue realizada en el siglo XIX por Evaristo Martelo. Parece ser que en esta época el Castillo estaba en bastante mal estado y acometió una serie de obras para hacerlo habitable, posteriormente su hija, Dolores Martelo de la Maza, soltera y sin descendencia, cedió la fortaleza al Arzobispado de Santiago.

En 1973 fue comprado por la Diputación de A Coruña, que lo acondicionó para su visita. El castillo sólo permanecerá cerrado todos los lunes, el 1 de enero, 22 de mayo y 25 diciembre.

Visitable:

Enlaces Relacionados: