Castillo de Talamanca

TALAMANCA III

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Talamanca
Población:
Talamanca
Provincia:
Barcelona
Estado:
Buen estado
Datos de Interés:
El castillo de Talamanca está situado en la comarca del Bages. El castillo, formó en la edad media el condado de Manresa, que se caracterizó por los señoríos eclesiásticos de Montserrat, Sant Benet de Bages y L’Estany y los señoríos civiles, como Cardona.

La primera referencia documental del castillo de Talamanca se remonta al año 967, cuando aparece citado en los textos documentales la donación de tierras y de casas del término de Talamanca, por parte del conde de Sala para la fundación del monasterio de Sant Benet de Bages.

En el año 1086 en el testamento de Ramón Folc, vizconde de Cardona, aparece nombrado el castillo de Talamanca como propiedad familiar.

Desde el siglo XII se viene nombrando el nombre de la familia Talamanca en varios documentos (Guillermo de Talamanca, Berenguer de Talamanca, Ramón de Talamanca, Andrea de Talamanca.

En el siglo XV, por un enlace matrimonial, el castillo pasó a los barones de Rubinat. En 1668 María Francisca se casó con Juan de Amat y Despalau, señor de Castellbell.  Fruto de este matrimonio nació el que se convertiría en el primer marqués de Castellbell, y señor de entre otras: la baronía de Calders, Granera y Talamanca y también del castillo fronterizo de Castellnou de la Plana, en Moyà.

En el año 1714 las tropas de la casa de Austria del ejército catalán del interior que estaban capitaneadas por el Marqués de Poal. El comandante militar austracista dirigió a las tropas que participaron en la última victoria militar catalana contra los borbones,

El 13 de agosto de ese año, se libró una batalla en las cercanías de la población de Talamanca, esta batalla constituyó la última victoria del ejército catalán, dirigido por el Marqués del Poal, ante las tropas borbónicas, pues poco después, el 11 de septiembre de 1714 se libró la batalla que supuso las capitulaciones de Barcelona y Cardona.

Por todo ello una vez finalizada la guerra con victoria borbónica, en 1717 el castillo sería desmantelado casi por completo como castigo a la población por haber apoyado a Carlos de Austria, en cumplimiento de la orden dada por Felipe V, según la cual, todos los castillos y casas fortificadas debían ser destruidas, como represalia por la Guerra de Sucesión. 50 años más tarde la familia de los Castellvell serán sus nuevos propietarios, siendo estos, quienes convierten las ruinas del castillo en un gran casal (partes de sus piedras sirvieron para la construcción de la conocida como el castillo del Marques). Aún pueden verse un trozo de torre redonda, restaurada y modificada, y restos de muros de defensa.

 

Del antiguo castillo construido en el siglo X a base de sillería y con planta irregular, sólo queda un trozo de torre, muy restaurada y modificada y algunos restos de muros agarrados al peñasco donde se alza la torre. Esta torre, presenta planta circular y está coronada por almenas sobrepuestos, respondiendo a la estructura antigua. Bajo la torre y el peñasco, se levanta a mediodía del edificio del Casal, conocido como castillo, fuertemente amurallado.

La cubierta es a 2 vertientes, con el caballete paralelo a la fachada principal. Presenta planta baja, primer piso donde, destacan en la fachada principal una antigua ventana reconvertida en balcón (pues así se entiende por el hecho de que los sillares laterales sólo llegan a media altura) y segundo piso, donde se puede ver, alguna aspillera a la altura de esta planta baja y se intuye alguna otra en el segundo piso (hoy tapiada).

El paramento es hecho mediante bloques de piedra bastante irregulares relacionados con mortero de cal o cemento dependiendo del lugar. Las esquinas están reforzadas con sillares rectangulares bien tallados. Algunos trozos de fachada conservan el enlucido de cal original, mientras que la mayor parte de los muros dejan a la vista los bloques de piedra.

La entrada principal presenta un portal con arco de medio punto adovelado que se apoya sobre jambas formados por sillares rectangulares fuerza desgastados.

El castillo queda protegido por unos muros de piedra que lo recorren perimetralmente en este lado, formando un espacio interior para patios.

Visitable:
Enlaces Relacionados: