Castillo de San Vicente

HINOJOSA DE SAN VICENTE

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de San Vicente
Población:
Hinojosa de San Vicente
Provincia:
Toledo
Estado:
Restos
Datos de Interés:
El castillo templario de San Vicente, está situado en la cumbre del Cerro de San Vicente, en una de las dos elevaciones que la forma. Su ubicación estratégica es inmejorable, pues desde él se dominan perfectamente, en un arco que abarca desde el nordeste al suroeste, los valles de los ríos Alberche y Tajo (paso natural desde antiguo hacia la zona centro peninsular).

Aunque hay referencias de restos romanos y prerromanos en el cerro, las primeras referencias que tenemos de él aparecen en las relaciones de Felipe II de Bayuela, en las que se dice que es de origen templario, no sabemos si por confusión con el hecho de que en esta sierra se encontraba una abadía de canónigos regulares procedentes de San Rufo en Avignon, que incluso tenía silla en el cabildo de la catedral de Toledo y a quien pudo habérselo donado Alfonso VII Aunque es más que dudoso que los templarios estuvieran por aquí por cuestiones cronológicas, también el padre Mariana hace alusión a la orden templaria como primera pobladora del castillo, pero en todo caso sería posterior a la ocupación musulmana que al menos la torre oriental fueron quienes la construyeron, una torre emiral en torno a la que se construiría el castillo en época califal.

Aunque el aparejo de los muros de la torre también sugeriría esa cronología, a falta de estudios rigurosos o documentación esclarecedora de la época, para datar este castillo se podría hacer basándose en los escritos antiguos que atribuyen a la Orden del Temple la posesión del castillo.

-En las relaciones de Felipe II, en 1578, a la pregunta de que si había restos de edificios antiguos en la comarca de castillo de Bayuela (aún Hinojosa y sus tierras no se habían independizado de esta villa), respondieron que ‘el castillo de San Vicente fue monesterio de Templarios, está en parte y lugar que a estar fortificados fuera cosa inexpugnable, tiene a los lados dos torreones caídos‘.

-En 1590, el padre Juan de Mariana visitaría sus ruinas.

-Pascual Madoz atribuye la construcción a los musulmanes, expresándolo en su diccionario de la siguiente manera: ‘el cerro o sierra de San Vicente, al norte de la villa, en cuyo punto más encumbrado existen las ruinas de un fuerte castillo de los moros’.

En el siglo XVI (1576) ya se encontraba en ruinas debido a la perdida la función eminentemente defensiva para la que fue concebido.

 

El castillo de San Vicente, que inicialmente fue una atalaya musulmana del siglo X y posteriormente se transformaría en castillo, fue construido a base de mampostería aparejada, con fuerte argamasa, con una planta irregular y con unos muros de un grosor aproximado de 1,25 metros

La planta de la construcción, en su perímetro exterior, prácticamente se puede inscribir en un cuadrado de 40 metros de lado, aunque su traza es irregular. La entrada se sitúa en el muro noroeste, cuya puerta debió estar flanqueada por 2 torreones avanzados, de los cuales el mejor conservado es el del extremo Oeste.

Este torreón Oeste tiene planta trapezoidal al interior y, al exterior, su muro corto, forma semicircular; de este modo, el muro se hizo de mayor grosor que el resto y de frente curvo, previendo posibles ataques. También tiene 2 ventanas, una, abocinada, en su esquina norte, y otra en el muro oeste, cerrada con arco de medio punto hecho con lajas de piedra. Junto al torreón yace un gran bloque de la bóveda de medio cañón que lo cubría, armada con lajas de piedra y argamasa.

Los muros del extremo Sur Oeste del castillo se asientan sobre la roca madre, en pronunciada pendiente, y seguramente por este motivo es el más derruido del conjunto. El muro Sur Este estaba jalonado por torreones, algunos de ellos apenas perceptibles hoy día.

Este torreón de planta circular es el mejor conservado del conjunto. Tiene unos 6 metros de diámetro, un metro y medio de grosor de muro, y su construcción es algo distinta a la del resto, las hiladas del muro aparecen diferenciadas en alternancia y la argamasa es de color más blanquecino (posiblemente por contener mayor proporción de cal). Presenta un vano de acceso adintelado y orientado hacia el Oeste, en él aún se observan los huecos para encajar los quicios de sendas puertas.

En el interior, y a más de 2 metros de altura del suelo, hay un escalón que recorre todo su perímetro, en este escalón se apoyaron los rollizos usados como vigas para el suelo del primer piso, quedando en el muro, por encima del escalón, los huecos donde se encastraron a la vez que se construía el muro.

Visitable:
Enlaces Relacionados: