Castillo de San Pedro o Castillos de Los Enanos

Ribes de Freser I

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de San Pedro o Castillos de Los Enanos

Población:

Ribes de Freser

Provincia:

Girona

Estado:

Ruinas

Datos de Interés:

El castillo de San Pedro es una fortaleza del siglo XI, que inicialmente constaba sólo de una pequeña torre donde residía un “castlà” y su familia.

La villa de Ribes de Freser nació al amparo del castillo de San Pedro y al entorno de la iglesia parroquial de Santa María, en la época medieval perteneció al condado de la Cerdanya.

La existencia de dos castillos cerca de la villa hace difícil precisar la época de aparición y discernir su historia. El castillo primitivo parece haber sido el que se encontraba al Norte de la villa, sobre la sierra del Castillo, entre los valles del Freser y del Rigard, se hallaba a una altitud de 1.142m.

El nombre de Castillo de Segura aparece muy poco en la documentación, pero ya es citado con este nombre entre los años 1207 y 1473. En cambio, el Castillo de Ribes “Castillo de San Pedro” aparece citado a menudo a partir del año 1069. Probablemente, dicho castillo de Segura fue el primitivo castillo de Ribes, que cambió de nombre en el siglo XIII, cuando fue construido un nuevo castillo de defensa, cerca de la villa de Ribes, que tomó de una capilla cercana el nombre de Castillo de San Pedro.

De este segundo castillo, situado en la parte alta de la villa, entre el Freser y el Segadell, quedan los restos de una torre medio en ruinas, unos robustos lienzos de muros con arcos de descarga y algunas naves enterradas.

El castillo de Ribes es un hito importante en la historia de estas tierras, sobre todo desde que el 1276 cuando pasó a pertenecer, con el condado de Cerdanya, al Reino de Mallorca, y se convirtió por tanto en un punto fronterizo con los Estados del rey de la corona aragonesa.

El 1344 fue acosado, sin éxito, por el rey de Mallorca. Posteriormente, y durante más de doscientos años, estuvo bajo la custodia de una familia de caballeros apellidados Ribes, que residían en el castillo de San Pedro. En el siglo XVII fue reestructurado y consolidado, su destrucción comenzó con la invasión napoleónica y continua hasta nuestros días. Actualmente sólo se conserva la torre.

En el siglo XV la fortaleza sufrió importantes desperfectos durante los terremotos que afectaron Cataluña en los años 1427 y 1428. Durante la guerra del 1462-72 encontramos alguna información escasa que hace referencia al castillo y se vuelven a hacer obras en el siglo XVII cuando se crea la nueva frontera con la monarquía francesa, debido a la pérdida de los condados del Rosellón y Cerdaña por el llamado Tratado de los Pirineos (1659).

La monarquía hispánica trató de crear una nueva red de fortificaciones basándose en castillos y fortalezas preexistentes para prevenir posibles ataques mientras que los franceses destruyeron sistemáticamente el castillo de San Pedro. Finalmente, con posterioridad a este hecho, sólo se detecta una ocupación puntual de la colina a mediados del siglo XIX, cuando es utilizado como cementerio. En torno al castillo, y mucho más reciente, existe la leyenda de los enanos de Ribes.

Tiene una planta irregular, de forma semicircular, que recuerda una estructura semicircular de unos 25 metros de diámetro, esta edificación en forma de torre de 3 plantas con ventanas aún conserva sus aspilleras, además de otros muros. Se conserva la torre del homenaje rectangular. En 1374 el castillo tomó su fisonomía actual, con varias terrazas superpuestas, una superior donde se levantaba un gran edificio de planta rectangular (que todavía se conserva parcialmente) que hacía las funciones de torre del homenaje y recinto superior y dos inferiores, donde se encontraban la capilla castral (puesta al descubierto por las últimas intervenciones arqueológicas) y de otras dependencias de vivienda y almacenamiento, que funcionaban como recinto inferior.

La provisión de agua se aseguraba mediante una pequeña cisterna cubierta con bóveda de piedra, ubicada en el ángulo nordeste.

Asimismo, en el norte se excavó un profundo foso que permitía mejorar enormemente las posibilidades defensivas del conjunto en aislarlo del resto de la colina donde se encuentra situado.

Visitable:

Enlaces Relacionados: