Castillo de San Juan Bautista o Castillo Negro

Castillo de San Juan Bautista o Castillo Negro(Santa Cruz de Tenerife)

Tipología:

Icono_Fuerte
Nombre del Castillo:
Castillo de San Juan Bautista o Castillo Negro
Población:
Santa Cruz de Tenerife
Provincia:
Tenerife
Estado:
Buen estado
Datos de Interés:
El castillo se encuentra en las inmediaciones del Auditorio y del Parque Marítimo “César Manrique”. Esta pequeña fortificación fue una de las 3 principales organizaciones defensivas de la ciudad, siendo la segunda edificación militar costera más importante en la defensa de Santa Cruz de Tenerife y que hoy es el mejor conservado de la isla.

Su construcción fue una estratégica idea inicial del ingeniero militar italiano Torriani, que en 1587 hizo un estudio de las defensas del puerto de Santa Cruz de Tenerife y cayó en la cuenta de que el castillo de San Cristóbal debería estar flanqueado con otros 2 castillos, uno, en la zona de Paso Alto y el otro, en la Caleta de Negros, con el objetivo de evitar futuros desembarcos enemigos.

En 1619 el Cabildo de Tenerife consideró necesario contar con algún reducto defensivo en el extremo Sur de Santa Cruz. Con carácter de urgencia se trató de levantarlo, pero en 1625 las dificultades económicas retrasaron la construcción. Sin embargo, como consecuencia de la amenaza derivada de la guerra contra Portugal, entre 1640 y 1643 se construyó el castillo de San Juan Bautista, también conocido como el “Castillo Negro”, no se sabe si por el tono oscuro de la piedra volcánica con el que fue construido, o porque corresponde al nombre de la ensenada en que fue levantado (Caleta de Negros).

En 1765 tuvo que reconstruirse la fortaleza porque, como sucedió con Paso Alto, sus cimientos habían sido socavados por el mar.

San Juan se declaró inadecuado para uso militar en 1924 y se planeó su demolición para permitir un ensanchamiento de la refinería de petróleos, pero una explosión ocurrida en ella en 1939 llevó a que los trabajos de ampliación, iniciados en 1942, se alejaran de la ciudad. En 1948 se pensó convertirlo en un Museo Militar, y hacia 1950 ya se contaba con presupuesto para ello, sin embargo, el proyecto no prosperó, lo que resultó ser una suerte, pues pronto se habría demostrado que San Juan era demasiado pequeño.

 

Se trata de un fuerte costero artillado construido con sillería volcánica de tonos grises de planta casi circular sobre planta mixtilínea.

Tenía escalera de piedra con puente levadizo. Las dependencias estaban situadas hacia tierra, alojamiento del castellano, almacén de pólvora, repuestos de guerra y vivienda de los soldados).

En la reconstrucción de 1765 a la torre se la adosa sobre la puerta un ático de piedra con las armas reales de mármol.

Visitable:
No
Enlaces Relacionados: