Castillo de San Gabriel

Fort Saint-Joseph (Castillo de San José) à Arrecife à Lanzarote
À gauche : « Mesa con sexo de Santa Acracia » de José Abad (fer forgé, 1992)
À droite : « Grand nu allongé » de Baltasar Lobo (bronze, 1959)

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de San Gabriel

Población:

Arrecife (Lanzarote)

Provincia:

Las Palmas

Estado:

Buen estado

Datos de Interés:

Lanzarote ha sufrido diversos episodios bélicos a lo largo de su Historia. Tras la Conquista normanda, y como fruto de su condición de posesión del Imperio español, la Isla recibió los ataques de portugueses, franceses e ingleses. Moriscos y argelinos también atacarían por la proximidad, el deseo de capturar esclavos y como respuesta a las razzias que los señores de Lanzarote hicieron a las costas africanas en busca de esclavos. En total, entre 1459 y 1762 la Isla sufrió 13 ataques con saqueos, incendios y secuestro de sus habitantes.

Los señores de la Isla, responsables de su protección, comenzaron la edificación de las primeras estructuras de defensa, y a la torre que levantaron los normandos en el Rubicón la siguieron los Castillos de Santa Bárbara y San Gabriel, y posteriormente la Corona asumió la construcción del Castillo o Torre del Águila y el de San José.

El Castillo de San Gabriel fue construido durante el siglo XVI para defender la isla ante estas incursiones norteafricanas. En su origen fue una fortaleza de madera, pero resultó insuficiente para cumplir con las tareas defensivas, siendo finalmente incendiado por piratas berberiscos, más tarde, se reemplazó por un castillo de piedra, que resultó más resolutivo en su papel fundamental en la protección del puerto y la ciudad.

Fue construido con cuatro esquinas en punta de diamante. En 1586 fue quemado tras el ataque del pirata Morato Arráez, aunque posteriormente fue reconstruido por el célebre ingeniero italiano Leonardo Torriani a órdenes del rey Felipe II.

Junto al castillo se encuentra el Puente de Bolas, una de las edificaciones más emblemáticas de la ciudad de Arrecife, el cual es famoso por ser el único puente levadizo de esas características que se conserva en todo canarias.

Alberga en su interior el Museo de Historia de Arrecife, en el que es posible admirar piezas de la antigua cultura de los majos, los aborígenes de Lanzarote, así como facsímiles de documentos relevantes y maquetas sobre la evolución de la capital. Tanto el castillo como el puente son un conjunto histórico declarado Bien de Interés Cultural.

Visitable:

Enlaces Relacionados: