Castillo de Sádaba o de los Bañales

SÁDABA V

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Sádaba  o de los Bañales

Población:

Sádaba

Provincia:

Zaragoza

Estado:

Ruinas

Datos de Interés:

En medio de la llanura de las Cinco Villas, se yergue imponente y recio el castillo medieval de Sádaba, como una estampa de otros tiempos.

Lo primero que sorprende de este castillo es la amplitud y altura de su recinto amurallado. Dibuja un rectángulo de 38 × 30 metros, que encierra una superficie superior a 1.000 m2. Los muros, elevados y uniformes, recuerdan el arte cisterciense.

En su perímetro se alzan siete torres también rectangulares, cuatro en los ángulos, que culminan en almenas. Destaca la Torre del Rey, en cuya parte inferior se abre la puerta de acceso al recinto.

Los muros, gruesos y robustos, están construidos con excelentes sillares de piedra perfectamente trabajados y alineados. Contribuye a la impresión de robustez la escasez de ventanas y aperturas. De su interior merecen destacarse la capilla (que perteneció a la Orden de Malta) y el aljibe.

Un documento firmado por Alfonso I en 1125 revela un nuevo castillo en el campo de Sádaba, que, sin embargo, no se corresponde cronológicamente con la construcción del actual. Probablemente fue Sancho VII de Navarra quien lo mando construir hacia 1223, fecha que concuerda con los elementos cistercienses que presenta.

Este monumento castrense de aspecto sobrio, a la vez que majestuoso, se alza sobre un montículo rocoso, dominando toda la villa. Esta levantado en piedra, con sillares bien trabajados en los que se puede apreciar numerosas marcas de cantero y posición.

Abandona la tipología románica de torre Donjón*  (Es una palabra francesa, que significa torre del homenaje. Gran torre con carácter palaciego dotada de elementos defensivos. Aunque similar a una torre del homenaje carece de la sobriedad militar de esta) con recinto amurallado para convertirse en una especie de ciudadela torreada de fácil defensa. Esta característica lo convierte en uno de los castillos más representativos de su época, son solo de Aragón, sino de toda España.

Suplanta rectangular, casi perfecta de unos 1.000m2 de superficie se robustece por sus siete torres almenadas. Una puerta con arco de medio punto da paso recinto con forma de recodo que dificultaba el acceso al castillo.

Esta flanqueado por dos torres, con saeteras  abiertas sobre é, que lo convierten en un espacio de fácil defensa. Tras un pasillo cubierto con bóveda de cañón, una segunda puerta, enmarcada también por arco de medio punto, se abre al patio de armas.

El interior conserva el resto de dos salas, el adarve o camino de ronda y el aljibe. Este, en el centro del patio de armas, sorprende por su gran capacidad. Sus tres arcos fajones sostenían una bóveda conservada hoy parcialmente.

Adosadas a los muros Norte y Oeste había dos salas de planta rectangular, divididas en dos pisos cada una. En el ala Norte todavía se puede apreciar el muro de delimitación con el patio hacia el que se abren las puertas.

Especial interés por el buen estado de conservación merece la capilla, adosada al muro Oeste y abierta al patio de armas. Su bóveda de crucería simple descansa sobre cuatro columnas, situadas en los ángulos de la misma, coronada con capiteles con decoración vegetal de tradición románica. Sobre la puerta de acceso hay un tímpano de una sola pieza, labrado con la cruz de la orden de San Juan.

De sus siete torres almenadas destaca la del muro Suroeste, conocida como torre del Rey. Situada a la izquierda de la puerta de acceso es la de mayor altura y la que conserva más elementos nobles. Dos ventanas geminadas con parte luz de fuste liso y capitel se abren al exterior en dos de sus muros.

Visitable:

Enlaces Relacionados: