Castillo de Rocha Forte o de los Churruchaos

Castillo de Rocha Forte (S.Compostela) III

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Rocha Forte o de los Churruchaos

Población:

Rocha Vella (Santiago de Compostela)

Provincia:

A Coruña

Estado:

Restos

Datos de Interés:

El castillo de la Rocha Forte, también es conocido como castillo de los Churruchaos en referencia a la familia de los Churruchaos, de los cuales se cuenta que eran asesinos y bandoleros a sueldo, utilizados para el interés del que los contrataba, se cuenta que esta banda de asesinos y ladrones, asaltaban y robaban en toda la región protegidos por el arzobispo.

Los restos de este castillo, se encuentran en un pequeño promontorio al que rodean por sus lados Este y Norte, ambos ríos.

Se encuentra en las cercanías del antiguo camino que unía Santiago con Noia y con el camino de Padrón o camino portugués, que seguían los peregrinos a Santiago desde la zona costera del sur de Galicia.

Los terrenos sobre los que se asienta son propiedad del Arzobispado de Santiago, que cedió su uso por 50 años al Ayuntamiento. Se calcula que el recinto ocupa unos 4.000 metros cuadrados.

El castillo de Rocha Forte fue construido por el arzobispo Juan Arias hacia el año 1240 ya entonces, el castillo era la más grande y la más fuerte fortaleza, de todo el Reino de Galicia.

Además de su valor defensivo, servía de refugio a los arzobispos de Santiago (el lugar donde refugiarse cuando tenían sus más y sus menos con los levantiscos ciudadanos compostelanos).

Este fue el motivo principal de que el castillo, al contrario de lo que era habitual, se construyese a la orilla de un río, en el fondo del valle, y no en una posición predominante en altura (posición ordinaria de los denominados castillos rocosos).

Fue el escenario de destacados hechos de la historia de Compostela y hasta su destrucción, un símbolo del poder señorial del arzobispo de Santiago y la opresión ejercida sobre los habitantes de las tierras pertenecientes al señorío.

 

En la pregunta nº 13 del representante de Tavera, Pedro de Cisneros destaca la importancia estratégica del enclave: “Si saben que la dicha Rocha Fuerte era muy nesçesaria e importante a la dicha dignidad arçobispal de santiago, ansi para poder sojuzgar a dicha çiudad de Santiago quando tubo resabios con los arçobispos como para asegurar los caminos de Portogal e Pontebedra y Padron, Muros, Noya, Finisterra y otras muchas partes y para resistir a las fortalezas de Altamira que se llebanto después de derribada la dicha Rocha y para sojuzgar a los vasallos feudatarios de alderredor y defender las jurisdiçiones y vasallos de la Iglesia questan en la comarca. Digan e declaren lo que saben de la dicha pregunta”.

 

Era el siglo XIII, Galicia vivía una época de enfrentamientos continuos, con una gran inestabilidad política que se prolongaría casi 2 siglos. Son momentos en los que el poderoso clero tiene un enorme peso en la vida cotidiana de todos los gallegos y en este contexto nace un castillo concebido como residencia y refugio arzobispal: Berenguel de Landoira convierte Rocha Forte en una fortaleza desde donde se controlaba el comercio que entraba en Compostela desde una situación estratégica, en un lugar en el que se cruzan los caminos que llegan del mar por Padrón y Rianxo, y por el que entra el camino portugués y a través de él las mercancías del interior.

 

Es uno de los castillos más emblemáticos de la mitra compostelana y en el que se constata un periodo de ocupación que abarca, desde aproximadamente, el año 1240 hasta el año 1467, año en el que fue destruido hasta sus cimientos por los irmandiños en la conocida como Gran Guerra Irmandiña. Esta revuelta se originó por una situación de conflicto social en el que imperaban el hambre, las epidemias y los constantes abusos de poder por parte de la nobleza gallega. A esta situación de conflicto social, se le une el problema político de la guerra civil en Castilla. Surge de esta manera ‘A Santa Irmandade’, que encabeza la revuelta como respuesta al malestar del pueblo producido por los abusos de los nobles de las fortalezas.

Se calcula que los ‘irmandiños’ destrozaron alrededor de 130 castillos y fortalezas durante los 2 años que duró esta revuelta y que finalizó con la derrota de los ‘irmandiños’ por parte de las tropas feudales.

La fortaleza era toda de cantería de piedra de grano, con su mezcla de cal y argamasa. Estaría conformada por lo tanto por 3 recintos amurallados, con 10 metros de altura en algunos tramos, alrededor de una estructura organizativa básica cuyo eje central era la torre del homenaje con sus 4 pisos. Junto a ésta, una capilla (abovedada) con la advocación de Santa Eufemia. Todo el conjunto, dispuesto en 3 niveles o alturas. La cerca más interior que rodearía la torre del homenaje estaría conformada por 9 torreones circulares (todos ellos almenados y de un sobrado), 4 en los extremos, 3 de refuerzo en el medio de los muros Sur-Este, Nor-Este y Sud-Oeste y 2 torres más flanqueando la puerta principal del último recinto (una de estas torres tendría el nombre de Santa Eufemia y la otra la de Torre Nova desconociéndose el nombre de las demás torres).

Entre los diversos recintos defensivos, había al menos uno o 2 fosos (uno de ellos siempre cubierto por agua) Además de otros elementos arquitectónicos y defensivos como puertas, poternas, puentes levadizos y barbacanas que completarían un conjunto que cuenta además con dependencias subterráneas de las que hasta el momento sólo fueron documentados sus accesos escalonados.

En el siglo XX la construcción de la línea del ferrocarril supuso la destrucción de una importante parte del yacimiento.

Visitable:

Enlaces Relacionados: