Castillo de Ribelles

VILANOVA DE LA AGUDA

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Ribelles

Población:

Vilanova de l’Aguda

Provincia:

Lleida

Estado:

Buen estado

Datos de Interés:

La situación privilegiada del castillo en lo alto de la colina, las murallas que lo rodean, el foso que las defiende y la altura de la torre del homenaje son buena muestra de su importancia estratégica.

El castillo Junto con la iglesia y el cementerio, forman un curioso conjunto. En el cementerio se encuentra una capilla y un gran panteón para sus varones.

Según la tradición de las llamadas “Baronías de la Fama”, su origen se remonta al siglo VIII, aunque documentalmente solo puede probarse que existía ya a finales del siglo X.

El castillo de Ribelles, de probable origen islámico (algunos precisan que hacia la mitad del siglo XI la frontera sarracena discurría por Montsec, la comarca de Meiá y los castillos de Puentes, Sanaüja, la Aguda, Ribelles y Solsona), una de las primeras menciones documentales de la frontera esta datada entre los años 1042 y 1075 en una sentencia por los límites de los términos entre los castillos de Guissona y Ribelles. En el año 1067 se encuentra una mención a castro Ribelles.

Los varones de Ribelles se encuentran ampliamente documentados a partir del siglo XI y tienen un papel relevante en la política de conquista y repoblación de los condes de Urgell.

El recinto de la fortaleza se construyó adaptado a las rocas inmensas del terreno que han pasado a formar parte de la construcción.

Según la leyenda, el año 734 entró en Cataluña el caballero Otger Gotland, “El Catalon”, con los nueve Barones de la Fama. Estos Nueve Varones de la Fama, también conocidos como Los Nueve Caballeros de la Tierra, eran los más esforzados barones de Cataluña, que mantenían el anhelo de reconquistar los territorios ocupados entonces por los sarracenos. Estos Nueve caballeros eran los señores de: Ribelles (Gisbert de Ribelles), Cervelló, Erill. Montcada, Cervera, Pinós, Anglesona, Alemany y Mataplana. Otger Cataló, el padre de la patria, los conjuró a luchar hasta la muerte por la tierra que los había visto nacer hasta liberarla del poder de la “media luna” sarracena, que les había impuesto una cultura diferente de la que era su fe originaria. Los nueve caballeros unieron sus espadas, jurando ante el altar de la virgen negra de Montgrony cumplir su palabra con lealtad. Parece que hacia la mitad del siglo XI la frontera sarracena discurría ya por el Montsec, la comarca de Meià y los castillos de Ponts, Sanaüja, la Agulla y Ribelles.

El cerro sobre el que se asienta el castillo forma dos alturas: la más occidental está ocupada por el castillo y el pueblo, la segunda por la antiquísima ermita de Sant Miquel.

El conjunto lo forman un conjunto amurallado sobre la colina, que albergan dos cuerpos de murallas bien conservadas: en el primero, la muralla rodea el castillo, el patio de armas y el jardín. El edificio del castillo propiamente dicho está formado por cuatro cuerpos mayores: la torre del homenaje, el castillo viejo, la iglesia románica y el llamado castillo nuevo. En el segundo recinto se halla el pequeño cementerio y una capilla. Toda la construcción descansa sobre grandes rocas que sobresalen del cerro.

El edificio del castillo tiene una planta de 1100 m, más el patio de armas en la entrada y el jardín posterior.

El conjunto muestra claramente varias fases del proceso constructivo. A la primera fase  en el siglo X corresponde la torre del homenaje de planta cuadrada de 72 m2, la torre fue transformada en campanario, del que cuelgan dos campanas, durante la Guerras Carlistas con el propósito de salvarla, ya que los edificios militares eran sistemáticamente destruidos en esta época. Posteriormente, según una escritura del año 1010, al pie de torre se construyó la capilla, de un depurado estilo románico.

Visitable:

No

Enlaces Relacionados: