Castillo de Puñonrostro

TORREJON DE VELASCO

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Puñonrostro

Población:

Torrejón de Velasco

Provincia:

Madrid

Estado:

Ruina

Datos de Interés:

El Obispo de Palencia, Gutiérrez Gómez de Toledo fue el que se cree mandó llevar a cabo la construcción del castillo en el siglo XV entre los años 1432 y 1440.

El castillo es de forma rectangular en el que se diferencian claramente los cuerpos, la torre del Homenaje, de tipo Torrejón (Torre pequeña o mal construida) y el recinto anejo con torreones, cilíndricos, Todo el edificado.

En 1460 tuvo una importante remodelación debido a un largo asedio, además de un cambio de manos en la titularidad del señorío y el beneficio de importantes favores reales, ferias y mercados libres de aranceles. Todo ello, se produce en la segunda fase constructiva del castillo, cuando se construye la nueva Torre del Homenaje.

La torre del Homenaje tiene forma cuadrada con restos de haber tenido cuatro plantas más la terraza, hoy inexistente, se encuentra adosada en la cara norte del segundo recinto y en sus esquinas exteriores se levantan dos finos torreones cilíndricos que alcanzan su máxima altura, muy similar a los que tiene el ábside fortificado de la iglesia de Colmenar de Oreja.

En 1522 también sufre deterioros durante la Revolución Comunera contra Juan Arias Dávila, causando pequeños daños en el castillo pero con el saqueo y destrucción de las casas del municipio. En 1523, Arias Dávila alcanza el título de Conde de Puñonrostro y el castillo es su residencia permanente.  En 1526, Carlos V y Francisco I de Francia se alojan con el objetivo de concertar un matrimonio entre el rey francés y Leonor, lo que hizo posible realizar una serie de reformas ofreciéndole al castillo un aire más palaciego.

A lo largo del siglo XVI el castillo fue utilizado como improvisada prisión de personajes ilustres. Hacia el 1775 se instaló en el patio interior una fábrica de jabones y una hilatura de lana. Este cambio de uso provocó la apertura de una gran puerta en el lado NE del Castillo, para facilitar la entrada y salida de carros.

El acceso a la fortaleza se hacía antiguamente por una puerta situada en la planta baja de esta torre y era necesario torcer en recodo para acceder al interior de la fortaleza, la cantidad de escombros acumulados en la planta baja no dejan ver si en su parte inferior hubo algún tipo de sótano o aljibe, siendo probable ya que en otras edificaciones de este tipo existen unos restos.

La puerta es de arco apuntado, claramente gótica y labrada en sillería, no como el resto de la fortaleza y está construido en gruesa y basta mampostería, se aprecia claramente las quicialeras (piedra horadada y empotrada, en la parte inferior y superior de una puerta, para insertar en ellas los extremos del quicio (o eje sobre el que gira la puerta) donde iban alojadas las hojas de la puerta.

En la segunda planta, se aprecian restos de una escalera u estocados lisos, en ellas se abren tres ventanas, dos exteriores y una hacia el patio, bajo la que se encuentra una tronera circular con cruz encima.

El acceso a esta torre bien pudo hacerse por esta planta, ya que existe una puerta, tapiada, a la altura de la segunda planta del resto de la fortaleza, quedando aislada totalmente de la planta bajo la torre que, como ya hemos dicho, serbia de ingreso.

La tercera planta muestra, igualmente, restos de estucado liso, y tres grandes ventanas de la misma forma, una hacia el patio y dos exteriores, todas son exactamente rectangulares y enmarcadas con piedras mejor labradas que el resto de la fortaleza, hecha de gruesa mampostería, sobre la ventana que queda sobre los torreones exteriores, se aprecia la forma de un escudo, no así su contenido.

También en esta planta y en una de sus esquinas se ven los restos de una escalera de caracol que debía esconder desde aquí hasta la torrecilla.

En la cuarta y última planta, aparte de dos ventanas en entre planta, se abren ventanas en las cuatro caras de la torre, debió ser planta principal, ya que, además de ser la que más luz tiene, se encuentra en ella los restos de una chimenea; desde aquí subiría a la terraza totalmente desaparecida, desde donde se dominaría tanto territorio de Madrid como la de la cercana provincia de Toledo, con la que casi hace frontera.

Todo el recinto se encuentra desmochado, solo una cara de la torre del Homenaje se aprecian restos de dos almenas, el resto de los torreones se hayan techados con un vulgar tejado, menos el que se cree fue iglesia.

Las áreas arqueológicas excavadas han servido para comprobar la existencia de un foso defensivo que presumiblemente circunda todo el perímetro del castillo. La zona de los muros delante de la puerta de acceso a esa planta baja presenta una serie de impactos de proyectiles o metralla posiblemente atribuibles al periodo de la Guerra Civil española. Durante esa contienda o en los años inmediatamente posteriores de posguerra debe situarse el derrumbe de las estructuras de las plantas superiores de la crujía Oeste.

Actualmente el Castillo pertenece al ayuntamiento y está prevista próximamente su remodelación.

Visitable:

Si, el exterior, al menos hasta terminar su reconstrucción.

Enlaces Relacionados: