Castillo de Pérez de Guzmán o de los Guzmanes

TREVUJENA

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Pérez de Guzmán o de los Guzmanes

Población:

Trebujena

Provincia:

Cádiz

Estado:

Restos

Datos de Interés:

El Castillo de los Guzmanes, se encuentra en pleno casco urbano de la localidad de Trebujena

De los pocos documentos que se conservan y que se remontan al año 1050, cuando la villa participaba en el comercio de aceite con Oriente Próximo. Se integra en la cora del Califato de Sidona y en el siglo XI, en la taifa de los Banu Jizrun de Arcos, primero y en el extenso reino de los abbasíes sevillanos, después, para pasar en el XIII al reino almohade de Sevilla.

Más tarde fue conquistada por romanos y árabes y ya a mediados del siglo XIII se produce la conquista castellana por Fernando III, perviviendo parte de la población autóctona, incluso a principios del XVII hay una Morería, según Lapeyre, historiador francés.

En cuanto al nombre de la localidad y sus orígenes, hay diversas versiones, dependiendo de los historiadores, se baraja la opción de Trebiclanae romana, es decir, las tierras de un tal Trebicius (alfarero de Asta Regia) como la más fiable. De ahí sobrevendría la variante árabe Tarbissona, y también Tabacana o Tarbuxena. El árabe El Idrisi la recoge como portus Tarbissana. En todo caso, Trebujena ha sido desde siempre un enclave algo apartado de las rutas de navegación habituales, fuera de los caminos de paso más frecuentados en las comunicaciones y el comercio; de ello se deduce una reducida representación monumental, sin perjuicio de su calidad y su valor.

 

Su construcción respondió a motivos eminentemente defensivos, al igual que la práctica totalidad de los castillos medievales, ya que se trataba de defender no sólo la tierra de posibles agresiones, sino también, el mantener el territorio recién conquistado.

Para facilitar el dominio sobre el territorio de la zona, existían una serie de torres vigía repartidas estratégicamente, y que se comunicaban entre sí, para evitar posibles asaltos de los enemigos. Este parece ser el origen del Castillo de Trebujena, que inicialmente fue una de estas torres, comunicada visualmente con las existentes en “Mesas de Asta”

(Antigua Asta Regia Romana), y Gilbalbín, y con los Castillos de Lebrija y Sanlúcar de Barrameda.

De los datos bibliográficos de los que se disponen, se puede deducir que dicha torre sirvió de base para el posterior levantamiento del castillo actual, por parte de Alonso Pérez de Guzmán, “Guzmán el Bueno”, a finales del siglo XIII.

No obstante, de dichos datos no se puede desprender en qué condiciones quedó la torre tras la revuelta mudéjar de 1261-1264 y la posterior conquista de la zona por Alfonso X, que trajo como consecuencia inmediata la expulsión de los andalusíes, y por tanto de las “Alquerías” o pequeños núcleos de población por aquella época habitados alrededor del castillo.

Tras la expulsión de la población musulmana se produjo un vacío poblacional en este término, que se fue paliando poco a poco con el asentamiento de nuevos pobladores, lo harán en los alrededores de un lugar conocido como “Tribuxena”, a la sombra de su castillo.

En 1297, Sancho IV cede estos terrenos y su castillo (junto con Sanlúcar, Rota y Chipiona) a don Alonso Pérez de Guzmán, en compensación de su heroica defensa de Tarifa.

Con la repoblación y en tiempos de Alonso Pérez de Guzmán, en 1494, el duque de Medina Sidona expide una carta puebla que permite el asentamiento en el lugar de numerosos pobladores, que cuentan con privilegios y conforman parte del origen de la actual villa. El señorío se mantendría, como en tantas otras poblaciones reconquistadas, hasta el siglo XIX.

 

El castillo se construyó sobre una planta cuadrangular, cuyos muros se ejecutaron en piedra del lugar y argamasa de tierra prensada, tal y como se hacía desde época medieval hasta prácticamente el siglo XIX, a pesar de lo cual el resultado obtenido era de gran robustez, aunque para ello tuvieran que anchar los muros hasta 1,5 metros.

Es de destacar además que la construcción no cuenta con cimientos propios, sino que sus murallas arrancan directamente del duro firme de caliza que las sostienen (en origen, el castillo debió tener una sola puerta), la que se abre hacia la Plaza del Altozano, flanqueada por dos torres en ambas esquinas que facilitaban su inexpugnabilidad.

En la actualidad el edificio medieval conserva únicamente los 4 lienzos de muralla que definen su perímetro, delimitando un recinto interior de 17 x 16 metros, y los restos de un torreón situado en la esquina suroeste.
El exterior del castillo se encuentra consolidado por la edificación que se adosa a los lienzos de muralla, salvo en pocos casos en que los patios traseros de las casas dejan ver, como fondo de estos patios, un fragmento completo del muro.
Rematando los muros quedan algunos restos ornamentales y defensivos, habiéndose reconstruido sobre los mismos unas almenas en época reciente.

 

El Ayuntamiento de Trebujena está llevando a cabo un proceso de actuación consistente en la rehabilitación del castillo para dedicarlo a sala de Exposición Permanente de Arte, Costumbres Populares y Arqueología.

Visitable:

Enlaces Relacionados: