Castillo de Peñaflor

VALTIERRA

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Peñaflor

Población:

Valtierra

Provincia:

Navarra

Estado:

Restos

Datos de Interés:

Desde los siglos IX y X, hay noticias de castillos navarros con motivo de campañas y expediciones musulmanas. Originariamente fueron torres aisladas, concebidas más para la vigilancia que para la defensa. En los núcleos del dominio musulmán, los castillos o atalayas estaban emplazados en la parte más alta, y al pie del mismo, excavadas en la peña.

El castillo de Peñaflor está casi desaparecido y sólo quedan algunos vestigios, el castillo se alza sobre un erosionado cabezo situado en el corazón de las Bárdenas Reales, pero en territorio municipal perteneciente a Valtierra, provincia de Navarra, dentro de una finca particular llamada El llamado Vedado de Eguaras.

Según la leyenda, en este castillo medieval estuvo prisionera la princesa Doña Blanca de Navarra, quien era visitada durante su encierro por su enamorado Sanchicorrota, un famoso bandolero que confundía a la justicia colocando las herraduras de su caballo en sentido contrario, evitando a sus perseguidores cuando visitaba a la princesa.

Sanchicorrota existió realmente dominando con su pillaje en estos parajes. Juan II lo intento apresar y Sancho se suicido antes de que lo lograse, a pesar de ello, el cadáver fue exhibido en público en Tudela. Debido a los abusos de Juan II, Sanchicorrota siempre fue considerado por el pueblo como un héroe.

Este castillo fue edificado por el Rey Sancho El Fuerte en el S.XIII para guardar la frontera con Aragón y poner freno al bandolerismo que asolaba la Bardena. Su construcción contaba con una pequeña torre central que servía a la vez de atalaya y de alojamiento a una reducida guarnición y un recinto amurallado en torno a ella. Hoy solo queda la ruina de su torre que se adivina medieval. Su pequeño bosque en el que se criaba abundante caza de perdices, jabalíes, conejos y liebres, era escenario de múltiples cacerías reales. En el siglo XV era propiedad de los Peraltas junto con Valtierra y ya en 1530 pasa a manos de Juan de Eguarás.

Visitable:

Sí, pero el acceso es complicado.

Enlaces Relacionados: