Castillo de Peña

PEÑA VI

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Peña

Población:

Despoblado de Peña (Javier)

Provincia:

Navarra

Estado:

Restos

Datos de Interés:

El castillo de Peña ya existía en el siglo XI, es uno de los pocos pueblos amurallados de Navarra. El castillo se sitúa a 900 metros de altura en un escarpado cerro de rocas de fuerte pendiente, en una posición privilegiada para la defensa y la vigilancia contra los musulmanes primero y contra el cercano reino de Aragón después.

Las fronteras de Navarra, sufrieron muchos cambios, la mayoría de ellos por conquistas o por enlaces matrimoniales. El caso del castillo de Peña es que en 1134 pasó al reino de Aragón y en 1209 el rey Pedro II de Aragón tuvo que devolvérsela junto con otras fortificaciones al rey de Navarra Sancho el Fuerte, por una deuda que no pudo de pagar de 20.000 maravedíes (aunque también se dice que el castillo fue ganado en una partida de cartas).

En 1434 Juan II dio el señorío del lugar a Beltrán de Ezpeleta, vizconde de Valderro. En 1447 el Príncipe de Viana nombró alcaide del castillo a Jaime Díaz de Aux, con 50 cahíces de trigo más el derecho de las filarzas. A partir de 1461, aparece como señor Juan de Ezpeleta, hijo de mosén Beltrán, que aún consta como tal en 1495.

Es el rey Fernando el Católico el que, en 1512 ordena demoler el castillo de Peña inmediatamente después de la conquista del reino de Navarra, siendo este castillo uno de los primeros castillos mandados derribar.

En la parte inferior del recinto, se conserva en parte la torre mayor de piedra y argamasa, debido a que únicamente fue demolido el cuerpo superior y la parte que mira hacia el pueblo, también se conserva parte de la muralla que defendía el pueblo, así como la iglesia de San Martín.

La iglesia de San Martín formaba parte del recinto defensivo, lo que explica el aire de fortaleza de su exterior, provisto incluso de matacanes. La necesidad de adaptarse a la difícil configuración del terreno explica en que su orientación se haya seguido el eje Norte-Sur, quebrantando así la norma usual según la cual la cabecera de los edificios religiosos se sitúa al Este. Llama la atención la existencia de un pasadizo, situado bajo la construcción de la iglesia, que servía para dar entrada al interior del castillo desde el camino de Aragón, recuerda mucho al paso semejante de la iglesia de San Esteban de Sos del Rey Católico.

Visitable:

Enlaces Relacionados: