Castillo de Oria

ORIA II

Tipología:

Icono_Alcazar

Nombre del Castillo:

Castillo de Oria

Población:

Oria

Provincia:

Almería

Estado:

Restos

Datos de Interés:

La población de Oria ha conocido pobladores desde antes de la era del cobre, en este lugar siempre ha habido moradores. En esta población situada entre la población y el cerro Roel, existían desde tiempos antiguos unas mezquitas, que centraban la devoción de los musulmanes de la comarca y a las que les hacían donaciones de haciendas y otros bienes.

La rebelión morisca de finales del siglo XVI también tuvo como escenario la Cuenca del Almanzora, así en Oria el Maleh formó una cuadrilla de 150 hombres, bajo el mando de Sebastián Elquagaci y la mandó para provocar el levantamiento de los pueblos cercanos. Tras la recuperación del Almanzora por don Juan de Austria, El Quagaci fue conducido al obispado de Cuenca (se presentó a la Inquisición) y le fueron confiscados sus bienes y le condenaron a sambenito perpetuo y 6 años de galera.

Se dice que fue en Oria donde se construyó el primer templo parroquial de la zona, correspondiendo éste a la iglesia de San Gregorio Ostiense.

A finales del siglo XV, en junio de 1492, los Reyes Católicos cedieron los territorios de Oria y sus derechos a don Juan Chacón, yerno que fue del adelantado don Pedro Fajardo de Quesada. Tras la muerte de don Juan en 1503, Oria pasó a su segunda esposa, Doña Inés Manrique, quien la vendió en 1515 a Pedro Fajardo, primer marqués de los Vélez.

 

Del castillo de Oria poco se sabe de su historia, más allá de que fue construido por los musulmanes.

Esta curiosa fortaleza, de rasgos comunes con otros campamentos de la zona, presenta planta rectangular topográfica (muros de 5,5 metros de altura, con almenado simple, pero sin adarve y ausencia de torres), excepto un pequeño torreón macizo y rectangular en el ángulo. De él parte un segundo recinto más bajo, también de planta rectangular y levantado en tapial de mampostería. Los importantes restos del perímetro de cerramiento del castillo de Oria están compuestos por grandes muros de tabilla, con abundantes fragmentos cerámicos como elemento consolidante, de 1,70 metros de grosor sobre zócalo de mampostería de 1,80 de ancho x 0,90 metros de alto.

El acceso al primer espacio se realiza por una poterna defendida por saetera, mientras que al segundo se entra por un ángulo de la muralla con un corredor formado por muros paralelos (variante del ingreso en “cañón”, típico del periodo). No hay señales de habitación y la cerámica es muy escasa. En conjunto alcanza los 3100 m2 de superficie.

La torre del norte también penetra en el caserío con una altura considerable realizada en mampostería y tabilla y recubierta por un enlucido blanco de mortero de cal con decoración de líneas en espiga.

En el interior del castillo de Oria quedan muros de casas y en el muro norte del recinto quedan los restos muy deteriorados de un panel pintado en rojo y blanco.

 

En el año 2.008 se realizaron obras para iluminar las ruinas y facilitar el acceso a su recorrido interior.

Visitable:

Enlaces Relacionados: