Castillo de Nuestra Señora de la Palma

CASTILLO DE LA PALMA, MUGARDOS I

Tipología:

Icono_Fuerte

Nombre del Castillo:

Castillo de Nuestra Señora de la Palma

Población:

Mugardos

Provincia:

A Coruña

Estado:

Deteriorado

Datos de Interés:

La fortaleza se encuentra situada en la entrada de la ría de Ferrol frente al Castillo de San Felipe, siendo ambas una defensa estratégica militar de la ría que da acceso a ciudad de Ferrol.

El castillo de La Palma fue construido en el 1597 (siglo XVI) por Martín de Padilla, aunque fue reformado en varias actuaciones a lo largo de los siguientes 2 siglos. En el siglo XVIII comenzó su transformación hacia un gran baluarte defensivo y estratégico para la defensa de la ría. Comienza su reconstrucción en el año 1731 bajo la dirección del ingeniero militar La Ferriere y después de su sucesor Juan Vergel. Posteriormente hubo varios proyectos de ampliación y reforma en los años 1775 y 1792., el actual edificio data de 1869 (desde este momento se encuentra abandonado).

Su función primordial fue la de prisión militar para oficiales del ejército, el último militar “famoso” en vivir encerrado fue el Teniente-Coronel Antonio Tejero tras el golpe de Estado del 23 de febrero de 1981.

El castillo de las Palma junto con el de San Felipe le ponían cerco a la ría de Ferrol en los ataques que sufría sobre todo de la armada inglesa para tener la hegemonía en el océano atlántico. En el siglo XIX (1809) la ría de Ferrol sufrió el ataque de las tropas francesas con el motivo de “limpiar la zona” y tomar los castillos que defendían la ría.

 

La puerta principal de entrada destaca por la estructura del antiguo puente levadizo que ya no existe por desgracia y podemos ver el foso seco de cuatro metros como primera medida defensiva.

Llama la atención las 2 pequeñas torres que franquean el paso y que son el símbolo del cuerpo de ingenieros que en 1893 le dio el aspecto que tiene hoy.

La fortaleza se asemeja mucho a los bastiones centro europeos que fueron destruidos durante la 1ª Guerra Mundial construidos a finales del XIX.

A la derecha de la entrada se encuentra un saliente, aquí encontramos a la caponera, con diversas aspilleras para controlar y defender con fuego de mosquete a quien osase entrar sin permiso. Vistas desde fuera e interior.

Tras acceder al interior se puede ver el contrapeso del puente levadizo. A la derecha se encuentra la capilla, muy pequeña y en la que prácticamente cabía el capellán y sus monaguillos obligando a los soldados a oír misa a la intemperie.

A través de la sacristía (mucho mayor que la capilla), accedemos a través de una escalera de caracol a las cubiertas por la que se puede ver la ría y a su castillo hermano. Sobre la capilla estaba la torre del reloj que con 3 campanas con nombres de reinas marcaba los tiempos en castillo (la maquinaria está expuesta en el museo militar de Coruña), también veremos los patios y el muelle a través del cual llegaban los pertrechos a la fortaleza y que mediante un ingenioso sistema de vagonetas con raíles facilitaban el transporte de las pesadas cargas de artillería pro todo el complejo.

El polvorín tenia diversas estancias en las que se fabricaban los cartuchos de fusil o se almacenaba la pólvora, en esas mismas piedras del suelo, había un suelo flotante de madera que por un lado evitaba el contacto con la humedad del suelo y aireaba la pólvora. Las ventanas del polvorín eran grandes y sin rejas y tenían unos peldaños para poder escalarlos ante una evacuación.

En las casamatas se encontraban los cañones, que se disparaban a través de las troneras. Cada cañón estaba en su casamata correspondiente y protegido con gruesos muros de su vecino para minimizar los efectos de una explosión bien accidental o el impacto de un atacante.

Como leyenda de este castillo de La Palma, es que, aunque no exactamente dentro del mismo castillo, pero cerca, existe una gran roca redonda conocida como “cú da raiña” (culo de la reina), como recordatorio del desembarco de Mariana de Neoburgo, cuando viajaba para reunirse con su futuro esposo el rey Carlos II, que dice que se sentó sobre esta roca para adaptarse a tierra firme después de la larga travesía por mar.

Visitable:

Enlaces Relacionados: