Castillo de Narboneta

NARBONETA I

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Narboneta

Población:

Narboneta

Provincia:

Cuenca

Estado:

Restos

Datos de Interés:

La historia de Narboneta va inmersa en la historia del propio marquesado de Moya. Su creación como núcleo urbano nace de la época repoblacional a comienzos del siglo XIII.

No hay duda que, por la existencia de su fortaleza, fuese un punto estratégico en la raya fronteriza del periodo de la reconquista castellana, formando línea defensiva junto a los fuertes de Serralla, Mira y Aliaguilla, en esas grandes disputas entre los reinos de Albarracín y Requena.

Buscar la raíz etimológica de su término nos hace indagar en el carácter semántico de la palabra Narboneta y nos conduce hasta la Gascueña francesa, región situada al suroeste de Francia que estaba muy vinculada al rey Alfonso VIII. La rivalidad entre el monarca castellano y Ricardo Corazón de León por las posesiones francesas, las cuales formaban parte de la dote de su esposa Doña Leonor, determinó que numerosos soldados gascones se enrolasen en las tropas castellanas y participasen activamente en la reconquista cristiana.

En la dura conquista de Cuenca, el rey Alfonso VIII, recompensó con donadíos y repartos de tierras a aquellos soldados franceses que habían participado en ella, comenzando así la repoblación de los mismos. Después de tomar las fortalezas de Moya, Sierra, Serrezuela y Mira, castillos que fueron donados por el Arzobispo de Toledo, D. Diego Jiménez de Rada, el rey concedió a un grupo de soldados gascones la fortaleza de Narboneta con todos sus predios baldíos y tierras de pan llevar, dando origen a la población de la villa allá por el 1223 En los sucesos de 1473, cuando la villa de Moya y su tierra paso por ciertas vicisitudes, al ser perseguida por muchos nobles que querían usurpar un rico y floreciente Señorío, hubo duros enfrentamientos.

En aquellos difíciles momentos, el Maestre de Santiago y D. Diego López Pacheco, su hijo y marques de Villena, obligaron a los moyanos a seguir fieles a la obediencia de la princesa castellana. Por otro lado, Juan Fernández de Feredia, señor de Moya se ofreció a los moyanos en ayuda si estos permanecían fieles a la corona:

…..

… sucedió entonces que después de haber prometido Andres de Cabrera, de guardar lo que trataba con la Princesa, el Rey de Castilla y el Maestre de Santiago, y el Marques de Villena, su hijo, hicieron saber a los de Moya, que por importunidad los había dado el rey a su mayordomo Andrés de Cabrera, y un hijo del gobernador Alonso Tellez fue el mismo tiempo con cierta gente, cercando y hurtando una fortaleza de aquella villa o Marquesado que se decía Narboneta, la cual se encontraba medio derribada y yerma y quisola fortalecer.

…..

Tal acontecimiento va determinar que la fortaleza de Narboneta sea derruida totalmente como consecuencia de este suceso. Ante tales acontecimientos, Juan Fernández con poderes de la Princesa, entro en la villa de Moya con doscientos hombres a caballo y quinientos soldados de a pie, para guardarla y a su vez, dirigirse hacia Narboneta a la que ataco con caballería y varias piezas de artillería, sucumbiendo ante este duro ataque. Derruida la Fortaleza y arrasado el caserío, la población huyo despavorida hacia la sierra de Mira para refugiarse en la fortaleza existente en un elevado picacho.

…..

… desde el momento, la villa de Moya, su señorío, incluyendo Narboneta, se dio a la Reina de Sicilia, que fue jurada sucesora del reino de Castilla, en la Fiesta de la Asunción de Nuestra Señora del presente año de 1473.

…..

Durante las revueltas del Marquesado y después de su intervención en las contiendas de 1820, entre constitucionalistas y realistas, Narboneta apenas tendrá intervención, excepto en las duras guerras carlistas, sobre todo en el periodo comprendido entre 1869 y 1876, como consecuencia de su situación estratégica fronteriza con la zona levantina.

El general carlista Santes, el 3 de septiembre de 1873, iniciara desde Utiel una expedición para abastecerse de racionamiento y soldados por el territorio conquense, llegando el día 5 con 1500 hombres a la localidad de Narboneta, provocando un duro altercado en la plaza contra un grupo de vecinos que decidieron negarse a tal acto y se refugiaron en la Iglesia. Unos días después, próximo a la población, el brigadier liberal Calleja consiguió alcanzar a un grupo de Santes que se había quedado rezagados en los restos de la fortaleza de Narboneta después de haber llevado a cabo una serie de acciones entre el vecindario.

La Fortaleza está enclavada sobre el tajo de una elevada risca o picacho, dominando todo el valle.

La fortaleza constaba de un segundo recinto de entrada y otro primero interno con acceso retranqueado en la muralla del mediodía, y bajo esta entrada un foso aljibe.

Su construcción es de sillarejo con piedra fuerte de las canteras de Cardenete y su estructura formaba un rectángulo de unos 27 por 17 metros quedando restos de un cubo al noreste. Actualmente la fortaleza se encuentra debido a su punto estratégico en malas condiciones y su deterioro va en aumento.

 

Hace varios años el ayuntamiento coloco en lo más alto del enclave una cruz.

Visitable:

Enlaces Relacionados:

No hemos encontrado más información.