Castillo de Miravet

MIRAVET I

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:

Castillo de Miravet

Población:

Miravet

Provincia:

Tarragona

Estado:

Deteriorado

Datos de Interés:
El castillo de origen árabe y más tarde propiedad de la Orden del Temple, aprovecha una elevación del terreno utilizada como nudo geoestratégico ya desde tiempos de los íberos, de los cuales sabemos que tenían un castrum, los almorávides, en su afán por purificar la por ellos considerada decadente Al-Alndalus, invadieron la Península para hostigar a los reinos cristianos (que avanzaban lenta pero inexorablemente), edificaron una fortaleza en Miravet en el siglo IX.

En 1153, las tropas del conde de Barcelona Ramon Berenguer IV toman el castillo, el cual es otorgado como dación en pago por la ayuda a la Orden del Temple, un grupo de monjes-guerreros de la probablemente más conocida de las órdenes militares que florecieron en la edad media en tiempos de las luchas contra los musulmanes buscando no solo la propagación del cristianismo sino también una paz espiritual que les permitiera acceder al Paraíso, de ahí que Miravet fuera readaptado a las nuevas necesidades bélico-espirituales y sea aún hoy un buen ejemplo de la arquitectura templaria y fuera tomado como modelo para otras fortificaciones como Peñíscola.

Construido por maestros venidos del Rosellón e impregnado de la austeridad del románico cisterciense, pues se cree que los artífices de Miravet lo fueron también de Poblet, Santes Creus y Vallbona de les Monges, debía ser la imagen de la casa y castillo de Dios en la tierra, cosa que explica la sencillez ornamental y que sus formas nos retrotraigan al templo sagrado por excelencia, el de Salomón en Jerusalén.

Miravet fue terminado en 1167 por Arnau de Torroja, que llegaría a gran maestre antes de partir para Tierra Santa para preparar la Tercera Cruzada.

En la obra participaron cerca de 2000 obreros que utilizaron 200.000 toneladas de piedra, 60.000 kg de piedra y 15.000 de cal para levantar una fortificación capaz de albergar una guarnición de entre 20 y 30 caballeros, 60 escuderos y 20 sirvientes, suficientes para controlar la zona que se domina desde el meandro del Ebro.

El esplendor terminó cuando en 1307 el Papado, en connivencia con el rey Felipe IV de Francia, disolvió a los templarios. Miravet, que se había convertido en sede de la Orden en la Corona de Aragón, cayó tras un año de asedio en 1308, terminando así el poder del Temple en Cataluña.

La fortaleza consta de un doble recinto fortificado, separado por un corredor interno entre 2 murallas. El perímetro de la exterior es de unos 600 m y el de la interior de 290 m.

-El recinto interior consta del patio de armas y el cuerpo de guardia, rodeados de diversas dependencias (dormitorio, caballerizas, refectorio, almacén, granero y bodega). Entre ellas destacan el salón, al que se accede por una puerta con arco de herradura, y la iglesia, dedicada a Sant Martí, románica (siglo XIII), de una sola nave con bóveda de cañón ligeramente apuntada y ábside semicircular con bóveda de horno.

-El recinto exterior contaba también con unas caballerizas, una cisterna y la capilla de Sant Miquel.

Visitable:
Enlaces Relacionados: