Castillo de Marmionda

PORTEZUELO

Tipología:

Icono_Castillo

Nombre del Castillo:

Castillo de Marmionda

Población:

Portezuelo

Provincia:

Cáceres

Estado:

Ruinas

Datos de Interés:

El Castillo de Marmionda se alza sobre un cerro que se ubica ligeramente apartado de la localidad de Portezuelo, provincia de Cáceres. Se puede llegar desde Cáceres por la carretera N-630 y posteriormente por la EX-109. Al castillo se llega por de un camino de tierra de un kilómetros y medio, no siendo recomendable subir con turismo en época de lluvias.

La construcción del castillo se remonta al siglo XII durante la ocupación almohade de la zona, y durante la Reconquista fue un punto estratégico, ya que desde su altura controla un desfiladero que da acceso a las Tierras de Coria.

Tras ser conquistado por Fernando II, fue entregada a la Orden del Temple y rápidamente recuperado por los musulmanes en el año 1196. En 1213 fue definitivamente reconquistado por Alfonso IX de León que se lo cedió a la Orden de Alcántara. A partir de entonces se sucedieron distintas etapas de reformas y añadidos,  la última pudiera pertenecer al siglo XVI. Sobre una base de pizarra se adapta la planta cuadrangular de la fortaleza.

En su concepción inicial, el castillo carecía de torres y también de antemuro o barbacana. Tras las reformas, quedó divida en tres recintos. El primero, un antemuro incompleto. Desde ahí se accedía al adarve, mucho más fortificado. Cruzando la puerta se accede al recinto interior, el primitivo. A éste se le añadieron dos torres, la del Homenaje y otra con forma de cilíndrico en el noroeste. Esta parte interna o alcázar contaba con un gran aljibe en el interior del patio de armas de 13,5 por 6,8 metros.

El patio de armas tenía una superficie de 140 metros cuadrados. Este alcázar, como es habitual, está en uno de los extremos del recinto, en la parte más elevada.

Su nombre, Marmionda, se debe a una bella doncella mora hija del Señor de la fortaleza, en torno a la que se desarrolla una bonita leyenda.

La leyenda se sitúa tras la muerte de Almanzor, cuando finaliza la grandeza del califato de Córdoba y comienzan los reinos de Taifas y las escaramuzas continúas.

Los vecinos de Portezuelo cuentan que la fortaleza tenía un alcaide famoso en toda la zona, más que por sus éxitos guerreros, por su bella, hija, la hermosa Marmionda, enamorada de un capitán cristiano que guerreaba contra las tropas de su padre.

Correspondida en su amor por el capitán cristiano, los enamorados elucubran la manera de pasar la vida juntos, hasta que un mal día, durante una batalla, Marmionda cree ver, desde sus habitaciones, como su amado cae muerto a los pies del cerro, y no pudiendo soportar el dolor, se arroja por los ventanales de su aposento, con tal fuerza que su cuerpo, rodando, va a caer junto a la roca donde yace su amado.

Pero el caballero no está muerto, solo inconsciente, así que cuando recobra el sentido se encuentra a sus pies el cadáver de la bella Marmionda. Al darse cuenta de la crueldad del destino, el capitán se atraviesa con su propia espada y muere junto a su amada, mezclándose la sangre de ambos en un arroyo carmesí.

Otra leyenda que acompaña al castillo y están en sus paredes, las cuales esconden tesoros legendarios, como aseguran los viejos adagios que aún hoy recitan los más ancianos lugareños:

“Castillo de Marmionda,

si una gallina escarbara,

cuanto oro y platería

en tus muros encontrara…!”

Visitable:

Enlaces Relacionados: