Castillo de Los Fajardo o de Vélez-Blanco

VELEZ-BLANCO

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Los Fajardo o de Vélez-Blanco
Población:
Vélez-Blanco
Provincia:
Almería
Estado:
Deteriorado
Datos de Interés:
El castillo de los Fajardo se sitúa en lo alto del cerro que domina el pueblo a casi 1.200 metros de altitud, en la Sierra María de Almería.

Con la unificación de los reinos de las Españas y las tierras de costa, estas pasan a depender directamente de la corona. Por ello don Pedro Fajardo (hombre de armas al servicio de los reyes católicos), fue recompensado con el título de “Adelantado del territorio de Cartagena”. Como permuta por la plaza de Cartagena, don Pedro, es nombrado Marqués de los Vélez, don Pedro, se traslada entonces a tierras almerienses, donde fijará la sede de su nuevo señorío

El marqués, decidido a darle fuerza a su título nobiliario, contrajo matrimonio en segundas nupcias con doña Mencía de la Cueva, del linaje de los Duques del Infantado.

En el año 1506 comenzarán las obras del nuevo castillo sobre los restos de la antigua fortaleza musulmana del siglo X, que se situaba en esta colina como defensa del reino nazarí en la frontera con Murcia.

En el año 1512 don Pedro Fajardo visitó el castillo de la Calahorra, propiedad de la familia de su esposa. A su vuelta a Vélez-Blanco, decide el giro estilístico del “patio de honor” y cambia la idea inicial de construir un castillo de estructura gótica, e inclinarse por el estilo renacentista y dejar atrás los viejos tiempos medievales, aunque manteniendo algunas tradiciones hispanomusulmanas (el patio es irregular y la entrada lateral, propia de la casa musulmana), la obra del castillo finalizaría poco después del año 1515.

El castillo construido entre el estilo gótico y el renacentista, nunca tuvo enemigos de los que defenderse, debido a que la unidad peninsular ya había concluido y no hubo ninguna rebelión morisca, por lo que la familia de los Fajardo, residieron en el castillo plácidamente, al menos hasta finales del siglo XVII, cuando acaba su línea de sucesión directa.

 

En el castillo, que tiene una superficie de casi 2.500 m2, se usaron 2 tipos de sistemas constructivos, por un lado, la mampostería, predominante en los muros, por otro lado, el sillar presente en zonas angulares de las torres y en menores proporciones en tapial, para edificarlo con una planta poligonal, en torno a un patio.

Está formado por 2 construcciones unidas a través de unos arcos que protegen la pasarela de entrada donde en principio debió quedar el puente levadizo (que constituye la entrada al segundo recinto).

-El primer espacio situado hacia el sur y de planta rectangular, está levantado sobre la antigua alcazaba islámica, es una fortificación cuadrangular de formas extremadamente simples y cierto potencial artillero.

-El segundo es un palacio torreado que posee 7 torres, además de la torre del homenaje.

La torre del homenaje que fue un símbolo del poder del marqués sobre su señorío, mide alrededor de 30 metros de altura de base macizada en piedra y estructura por pisos. Contaba con escaleras desmontables en madera, que podían eliminarse en caso de peligro aislando su nivel superior como último lugar de defensa.

Otro detalle singular del castillo es su patio. El denominado “patio de honor” es un lujoso patio de mármol blanco de la vecina población de Macael, de planta alargada y algo irregular, donde destaca la rica decoración escultórica que presentan los intradós y las enjutas de los arcos rebajados, así como en las cornisas, los pilares de la balaustrada, los capiteles y sobre todo los marcos de ventanas y puertas. En ella abundan los grutescos, figuras fantásticas que combinan elementos animales y vegetales, propios del arte de la Italia del Quattrocento.

Este patio es una obra maestra del renacimiento que lució en el castillo hasta el año 1904, el duque de Medina Sidonia, propietario del por entonces arruinado y maltratado monumento, vendió el patio piedra por piedra y los relieves tablero por tablero al anticuario francés Godberg por 80.000 pesetas de la época, de la ciudad parisina, pasó a manos del multimillonario americano G. Blumental quien con ellos se hizo su propio palacio en su tierra, para finalmente, acabar en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York.

El ala sur de este patio presenta doble galería de 5 arcos rebajados de transición al renacimiento, con escudos de los Fajardo y los Cuevas en las enjutas.

Otro aspecto característico de este castillo son los 2 salones nobles, el del Triunfo y el de la Mitología.

-El interior del salón del Triunfo alberga maravillas, como sus frisos de 0,7 m. de alto por casi 6 de largo, con alusiones a las victorias de Carlos V sobre los ejércitos franceses de Francisco I y su coronación como emperador del sacro Imperio Romano

-El interior del salón de la Mitología, con una representación de la vida de Hércules y sus 12 trabajos.

Visitable:
Enlaces Relacionados: