Castillo de Los Condes de Chinchón

CHINCHÓN V

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Los Condes de Chinchón
Población:
Chinchón
Provincia:
Madrid
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
La localidad de Chinchón se sitúa en uno de los puntos más altos de la meseta entre el Tajuña y el Tajo. El nombre de la localidad proviene de la palabra “cincho” (aro de hierro), porque en un principio la población tenía más o menos esa forma. La historia de Chinchón arranca cuando Alfonso VI de Castilla el 6 mayo del año 1085 logra la conquista de Toledo y sus alrededores.

Ya en el año 1480 los Reyes Católicos autorizan a Don Andrés Cabrera a construir un castillo en Chinchón, por su intervención en la defensa del Alcázar segoviano y según anota Cantó Télez, en parte por el agradecimiento de la reina Isabel a la esposa de este. Doña Beatriz de Boadilla, quien fue víctima de un atentado por parte de un musulmán en la toma de Granada, al creerse este que era la propia reina.

Aunque es posible que el castillo de Chinchón pudiese existir anteriormente, ya que, en un documento fechado en la Ciudad de Burgos, a 7 de junio de 1475, firmado por el escribano Fernán Dálvarez, en nombre de los Reyes Católicos, se reconocen los servicios prestados a los Monarcas a los hermanos Francisco y Pedro Díaz de Ribadeneira en la defensa de la fortaleza de Chinchón contra sus enemigos en la guerra de sucesión entre los partidarios de Juana la Beltraneja y de su tía Isabel. Según esta información ya existía una fortaleza o castillo en la misma ubicación, que bien pudo ser construido por los Caballeros Quiñoneros, cuando llegaron a Chinchón a principios del siglo XIV, por lo que los Señores de Moya se pudieron limitar a restaurar y, posiblemente, ampliar la edificación ya existente.

Aquella fortaleza anterior y según cuentan algunos cronistas, debió ser de traza gótica, de tamaño más pequeño que el actual: “un baluarte cuadrilongo con cubos angulares a base de escarpas, a medio kilómetro escaso al mediodía de la población”. La primera constancia documental de la construcción de esta fortaleza está en un acta notarial de 26 de marzo de 1500, en la que se indica la presencia del Alcaide del castillo don Gonzalo Sánchez de Cortinas.

Además de la fortaleza, tenía a su alrededor una muralla almenada, también flanqueada por torreones, que cercaba el castillo por casi toda la parte superior (el norte, este y oeste), dejando en su interior el muro y torreones de la plaza de armas.

La vida del castillo fue algo efímero, ya que sería destruido el 21 de Enero del año 1521 después de un largo asedio, por los comuneros que llegaron desde Segovia, aprovechando que el recién nombrado por Carlos I, como primer conde de Chinchón, luchaba junto a su hermano en el Alcázar de Segovia.

El castillo fue totalmente arrasado y permanecería en ruinas hasta que el biznieto de don Andrés y doña Beatriz, lo volviese a reconstruir, entre los años 1590 y 1598, quien dice en su testamento que llevaba gastados 50.000 ducados sin haber salido de los cimientos.

Las tropas imperiales acantonadas en este pueblo en 1706, a las órdenes del Marques de la Mina y otros generales ingleses, desmantelaron la artillería y durante la Guerra de la Independencia, en 1808, fue incendiado y expoliado por la Brigada Polaca, al mando de un mariscal francés sustrajo todo el hierro de las ventanas.

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), las tropas francesas asolan el municipio, matando a un elevado número de habitantes. Por aquel entonces, el pintor Francisco de Goya era vecino de la villa, dejando reflejado en uno de sus grabados la tragedia. Concretamente, en el grabado número 37 de su serie Desastres de la Guerra, Goya escribió en el reverso “El de Chinchón”.

 

La tipología del castillo es la propia de las fortalezas de la Edad Media, adaptada al uso de la artillería.

Todo el castillo está construido de fuerte mampostería caliza, menos en las ventanas, todas cuadradas y en la puerta que son de piedra bien labrada y está rodeado de una escarpa que asciende hasta la mitad de su altura.

El interior del castillo está muy deformado debido a las grandes modificaciones que ha ido sufriendo a lo largo de su vida.

El castillo está formado por 2 cuerpos cuadrangulares unidos, siendo el mayor el cuerpo principal con unas medidas de 58 x 55 metros. Las esquinas están rematadas por fuertes torreones cilíndricos.

Las habitaciones principales estaban en la zona Noroeste de la fortaleza, donde también se encontraba la cocina, dotada de una gran chimenea. En esa misma esquina, estaría la torre del homenaje, dividida en 3 cuerpos y rematada con 4 capiteles de pizarra.

Cuenta con un patio central, bajo el cual hay diversas bóvedas con aljibes.

Bajo la plaza que precede al castillo se conservan las caballerizas que tenían capacidad para 200 caballos.

Los muros externos son de mampostería, mientras que los vanos y molduras son de sillería, todo ello usando como material piedras, argamasa y caliza concentrada. En la parte superior, llama la atención su cornisa de piedra labrada con forma de cordón.

La entrada se hace por el lateral Sudeste, siendo un arco de medio punto en un marco adintelado, los dos hechos de sillería. A su alrededor, existe un foso, salvado por un puente de un solo arco sobre el que descansa la pasarela levadiza. Tras entrar por la puerta, coronada por su espectacular blasón de los Condes de Chinchón.

Visitable:
No, sólo el exterior
Enlaces Relacionados: