Castillo de Los Condes de Benavente

PORTILLO II

Tipología:

Icono_Castillo
Nombre del Castillo:
Castillo de Los Condes de Benavente
Población:
Portillo
Provincia:
Valladolid
Estado:
Ruinas
Datos de Interés:
Considerada como una de las primeras fortificaciones señoriales de la escuela de Valladolid del siglo XV, fue construida en un momento de debilidad de la monarquía ante el poderío de los nobles.

La zona de Portillo es de origen remoto, ya se la menciona en las incursiones árabes por Castilla en el siglo X.

El castillo fue edificado en el siglo XIV, sobre una fortaleza anterior construida probablemente por el hijo de Alfonso XI de Castilla, el infante Tello.

A la muerte de Tello en 1370, el gobierno de la villa y el castillo queda en manos de, del hijo de éste, el duque de Medina Sidonia, Enrique II, pero por su temprana muerte en 1404, la villa de Portillo, su alfoz y el castillo revirtieron a la corona de Castilla, aunque por poco tiempo ya que, todo ello pasará a María de Castilla hija de Enrique III “El Doliente”, como parte de su dote. Ésta la vende a su hermano (1415), Juan II de Castilla, el cual, durante su turbulento reinado, la villa y su castillo, serán recompensa o prisión para los bandos enfrentados, pasando por las manos de Diego Gómez de Sandoval en 1429, a quien le es confiscado éste, en nombre del rey Juan II de Castilla. El 11 de septiembre de 1438 Juan II se lo confía a Ruy Díaz de Mendoza En el intervalo de 1448 a 1452 pertenecerá a D. Álvaro de Luna y el propio hijo de Juan II, el infante Alfonso.

El 30 de octubre de 1464 se hace cargo del castillo Juan Pacheco como tutor del príncipe y lo conserva hasta su muerte, el 4 de octubre de 1474, si bien el rey Enrique IV se lo había cedido el 13 de mayo de 1466 a Rodrigo Alfonso de Pimentel, conde de Benavente, recibe el castillo, ambos pasarán de un bando a otro durante las guerras civiles castellanas. A partir de ese momento y hasta el siglo XIX, en que pasa a la casa de Osuna, pertenecerá a la familia Pimentel.

La historia de este castillo es célebre más que por sus hechos de guerra por sus prisioneros, ya que fue prisión de Estado.

Entre sus “huéspedes”, Juan II, retenido en 1444 por los enemigos de Álvaro de Luna, escapó mediante soborno a un guardián. Don Enrique, hermano del Almirante D. Fabrique y de Suero de Quiñones fue prisionero temporal por conspirar contra el rey castellano. Pero sin duda el preso más conocido, fue Don Álvaro de Luna, mandado prender por Juan II y traído desde Burgos a Portillo. De aquí y tras 2 meses de estancia partió a Valladolid camino del patíbulo, para que en la mañana del 2 de junio de 1453 fue decapitado, en la Plaza Mayor de Valladolid.

 

El castillo se compone de 2 recintos defensivos separados por un estrecho pasillo o liza de no más de 5 metros en su parte más ancha.

-El recinto exterior (el más bajo), es de planta casi cuadrada de 50 metros de lado, flanqueado por gruesos torreones cilíndricos en sus esquinas y alguno intermedio. En 3 lados de este recinto se abrían 3 puertas defensivas por sendos torreones con matacanes.

-El recinto interior (el más alto), tiene una planta semejante al recinto exterior, tiene 36 metros de lado, con cubos circulares en sus esquinas, excepto en una de estas esquinas, en donde se ubica la austera Torre de Homenaje, de 28 metros de altura, de 13 metros de lado y con muros de más de 3 metros de espesor.

Durante el reinado de Enrique IV (1454-1464), se adosa a la fachada el cuerpo palaciego, manteniendo los escudos en los frentes de las ventanas y se eleva la torre con una gran sala abovedada, con arcos fajones ojivales, que, según la tradición, se encerró en ella a D. Álvaro de Luna poco antes de ajusticiarlo en Valladolid. Por encima de ella existieron 2 pisos más de madera.

En este segundo recinto se abre una puerta-arco que, mediante trazo desenfilado y después de rebasar un rastrillo y otros obstáculos, desemboca en el patio de armas. A este patio daban los aposentos palaciales.

En el centro de este patio existe un pozo que mandó construir el conde de Benavente, Rodrigo Alonso Pimentel, con una profundidad de 32 metros, al fondo del cual se llega mediante una escalera circular de 123 peldaños, repartido en 3 cámaras abovedadas de pequeñas dimensiones, con nichos excavados en sus paredes y cuya misión se ignora.

 

En 1945 el Histólogo D. Pío del Río Hortega, natural de Portillo, dona el castillo a la Universidad de Valladolid. En cuya torre del homenaje se realizan exposiciones temporales y durante los meses de verano se celebran actividades como “Portillo Medieval”, “Las Veladas musicales en los castillos” ….

Visitable:
Enlaces Relacionados: